miércoles, 25 de enero de 2017

Las minutas infladas de Berdejo


El abogado Juan Antonio Berdejo era el hombre fuerte del Consejo de administración del Racing durante la etapa de Ángel Lavín alias Harry. Era el Consigliere del presidente. No se movía un papel sin su asesoramiento o aprobación. Oficialmente fue secretario externo del consejo. El llamado juicio de las minutas infladas de Berdejo quedó visto para sentencia el martes y el juez Javier Gómez Hernández decidirá sí el Racing tiene que pagar o no más dinero al letrado. En unos 20 días emitirá su veredicto.



El que fuera consejero del Racing y manager deportivo del club durante una breve etapa, Manolo Saiz, volvió a declarar en la última vista, al igual que ha hecho en otros juicios y públicamente, que era Berdejo el que hacía y deshacía en aquellos meses. "Era el que ordenaba todo. Así lo viví en el tiempo que estuve", afirmó tajante. Nada nuevo ni desconocido.



Berdejo facturaba al Racing unos 5.000 euros al mes, una iguala. Una especie de sueldo que ha negado Harry Lavín empeñado a calificarlo como "variables". Cobraba por asesorar y por actuar por lo que al margen de ese pago casi fijo podía ganar mucho más. Llegó a cobrar unos 290.000 euros con la entidad en un estado tan precario que no podía pagar ninguna nómina. A parte de ese dinero se encargan diversos trabajos a otros muchos abogados. Una vez fuera del club Lavín, Berdejo giró facturas por valor de unos 400.000 euros. Durante el juicio los peritajes del Colegio de Abogados de Madrid y Cantabria han rebajado la cantidad a 122.000 euros IVA incluido.

El Racing, representando por su presidente Manuel Higuera, pide pagar cero euros a Berdejo al considerar que son facturas indebidas o que ya se han cobrado. Durante el juicio se han ido detallando algunas de ellas, que resultan surrealistas. Reuniones a las que asistían dos abogados en representación del club y pretenden cobrar ambos más de 1.500 euros cada uno. O actuaciones que no conducían a nada y suponen en gastos miles de euros. Papeles sin firma de abogado y fundamentos jurídicos y una largo etcétera.


Lo más llamativo de la vista ha sido la reaparición pública de un chulesco Ángel Lavín. Para el expresidente que dejó el Racing al borde de la liquidación todo estaba bien cuando se fue del club o le echaron: "A los trabajadores se les adeudaba alguna nómina y a algunos futbolistas ninguna. Todo se iba a solventar". Se le olvidó contar, el juez cortó la pregunta por no venir a cuento, que la plantilla se negó a jugar un partido de Copa por los impagos y sus mentiras. "Nosotros presumimos de haber las cosas bien, con criterio", llegó a aseverar Harry sin ningún pudor. El esbirro de Francisco Pernía mantuvo más de un encontronazo con Manuel Higuera a lo largo de una declaración de casi dos horas.

El abogado y exjugador del Racing José María Ferrer también tuvo un agrio cruce verbal con Higuera, que le recordó al final de su intervención que había perdido los dos juicios en los que se habían enfrentado como letrados. "Soy amigo y compañero de Berdejo", comenzó diciendo un Ferrer que quiso dejar claro que no era socio del ex secretario del Consejo racinguista, que solamente comparten despacho pero que facturan de manera independiente y que "no está ni mi nombre en la placa del portal". Posteriormente, el abogado detalló que había "un mural enorme con todos los casos abiertos" y dio  la alineación de abogados que trabajan en ellos. "Se intentaba que el 90% de los casos del Racing los llevaran otros abogados y había unos criterios de distribución", explicó.

El Racing gastaba más en letrados que en futbolistas porque han cobrado muchísimos abogados además de Ferrer y Berdejo. "Berdejo pensaba en el mejor profesional para llevar un tema y en el mejor precio. Él solamente llevó los marrones que no podía encargar a nadie. Asuntos que no puedes dejar a un amigo", relató. Harry contó que recurrieron a que Berdejo llevara casos cuando "no había más dinero". Pelos de punta con una actuación muy complicada de justificar, especialmente con las vaguedades del supuesto empresario de Suances.

Al finalizar la vista, Manuel Higuera consideró que ya era hora de terminar un juicio que se había alargado muchísimo: "Creo que a lo largo de este proceso ha quedado demostrada la mala fe de Berdejo y se ha demostrado su condición de semiadministrador del club de facto. El juez tiene material para resolver sin olvidar la importante rebaja que se ha logrado con los peritajes, de 400.000 euros a 120.000".  

No hay comentarios:

Publicar un comentario