domingo, 15 de enero de 2017

Temporal gallego destroza al Racing


Los aficionados del Racing se marchaban abatidos del estadio. Entraron soñando con alcanzar el liderato y sufrieron una derrota dolorosa. Padecieron esa impotencia de ver en casa que un rival es muy superior a los tuyos. El partido terminó 0-1 y no hubo ni opción de rascar un punto. El Celta B puso en evidencia los problemas que arrastra hace tiempo la escuadra que entrena Ángel Viadero. Ante el Deportivo Palencia no se notan tanto, pero cuando enfrente hay un adversario poderoso… El baño está asegurado. No estuvieron bien los futbolistas y tampoco su entrenador. Día aciago. No llovió durante el partido ni hubo temperaturas bajas, la ola de frío fue de otro tipo diferente, pero dejó a los racinguistas igual de congelados.


En el primer minuto un mal pase de Llorca que acarreó la posterior falta de Israel Puerto, que se llevó la primera cartulina del partido, anunció ya lo que iba a ser el partido… Un sufrimiento tremendo. La defensa menos goleada del Grupo I es una caja de bombas a la que no hay más que aproximar la cerilla. La trabada de la zaga fue monumental tanto en defensa como sacando el balón jugado desde atrás. Ellos mismos son el peor rival de los racinguistas.

La posesión del balón fue gallega y lo más importe: las mejores ocasiones de gol. Tener el balón no es algo que necesariamente le vaya mal al conjunto que entrena Viadero. Lo dijo Luisito, el entrenador del Pontevedra: “Este Racing es repliegue y contragolpe”. Puede quemar la traca y ganar el partido en una acción aislada de calidad… Y eso pudo pasar en una primera parte de dominio vigués y con una última acción local que casi supone el 1-0. Pero si no entran las mejores ocasiones y no juegas a nada, lo normal es que pierdas.

El Racing estaba muy estático y torpón iniciando el juego. Borja Iglesias sacó el primer disparo aprovechando esos regalos de sus adversarios inexplicables. La mejor ocasión del Racing llegó en un centro de Santi Jara a balón parado, que peinó Dani Aquino para dejar el balón a Llorca dentro del área pequeña. Su remate lo atrapó Néstor, aunque antes había señalado el auxiliar fuera de juego Samuel Llorca creaba peligro en la portería rival y en la suya propia… Un error del alicantino al cuarto de hora dejó el balón muerto en tierra de nadie. Llegó antes Iván Crespo que el jugador gallego. La mejor delantera del Grupo pasaban por encima de la defensa menos goleada.


El Celta B no sacó partido del descontrol racinguista. En el minuto 17 un centro chut de Hicham terminó estrellándose en la base del poste con Iván Crespo ya batido. La línea defensiva había vuelto a derretirse como la nieve a nivel del mar. Las ocasiones foráneas llegaban trenzando jugadas… Las del Racing eran bien diferentes. Un pelotazo de Israel Puerto dejó el balón cerca del área rival, la presión de Aquino hizo dudar a Samu que de cabeza trató de ceder a su guardameta y casi hace gol. Néstor estuvo ágil y paró el remate-centro. El centro del campo estaba perdido.

Hicham, internacional sub-21 con Marruecos, volvía loca a la zaga del Racing. Desbordó a Samuel y su centro le llegó franco a Borja Iglesias, al que Puerto no cubría bien…. El Racing estaba desarbolado por el temporal gallego. El disparo de Iglesias lo despejó el arquero cántabro. Si atrás se sufría, en ataque costaba un mundo llegar al arco rival. Sergio Ruiz era el único que intentaba cosas…

Otro error de un desafortunado Israel Puerto casi le cuesta al Racing el primer gol en contra, pero el disparo final de Brais rebotó en el otro central racinguista. Y otro disparo más, muy lejano, de Brais se fue alto lamiendo el larguero. El Celta B daba un buen meneo al Racing.


Cambió todo a punto de cumplirse el tiempo reglamentario. Un buen centro de Santi Jara en el 45 lo atrapó Néstor en el corazón del área. Todavía hubo tiempo para otro balón colgado al área de Julen y otro centro más del guipuzcoano que remató Caye Quintana de cabeza hacia atrás… Se fue por el poste izquierdo del portero gallego. La ocasión más clara del los racinguistas llegaba al final de una primera parte muy floja de los cántabros, siempre a merced del filial vigués. Dos minutos salvables.

La segunda mitad comenzó con un disparo de Borja Iglesias en una contra que atrapó Iván Crespo y un caño de Hicham a Samuel Llorca… Mala pinta tenía el partido. Los visitantes era muy superiores. Así que no fue extraño que llegara el primer gol del Celta B. Un balón largo al espacio de Castellano, un buen movimiento de Borja Iglesias mal defendido por el Racing y finalización perfecta del máximo goleador de la historia del filial vigués. Este tanto le deja también como Pichichi en solitario del Grupo I. Lo merecía el filial gallego ante un Racing atascando y miedoso. Era el minuto 53 y el marcador no se movió más. 0-1.


Reaccionó Viadero sustituyendo al mejor jugador sobre el césped, Sergio Ruiz, para dar entrada a Cobo. Hombre por hombre. Se llevó una pitada considerable. Su primera pitada por un cambio. Y bastante merecida.

La reacción del Racing no terminó de llegar nunca o fue tan tímida que el rival ni se dio cuenta. Lo más destacado fue una falta directa de Dani Aquino muy bien lanzada que despejó un volador Néstor. ¡Y era ya el minuto 61!

El Celta B se limitó a controlar el partido dando un pasito atrás y buscando un contragolpe letal. En el segundo cambio de Viadero, el onubense Quintana se llevó otra sonora pitada. Quizá un Javi Cobo por Quintana para tratar de ganar el centro del campo hubiese sido más lógico. O al menos así lo entendió una gran parte de la afición.

Fue incapaz el Racing de llegar a la meta rival salvo en acciones a balón parado. Los jugadores del filial comenzaron a caerse al suelo como bolos y la desesperación comenzó a cundir en la grada. El último pase siempre era malo. No había remates o disparos a puerta. Un drama.

En una contra estuvo a punto de llegar el segundo. El disparo final de Brais lo atrapó muy bien en dos tiempos Crespo cuando parecía un gol cantando. Ese apretón final de los racinguistas no sirvió en esta ocasión. Lo extraño fue que no cayera el segundo gol gallego. Lo intentó Brais con un disparo que se fue alto… El Racing estaba roto. Y terminó dejando una sensación de insuficiencia lamentable.

Los problemas que arrastra el Racing sirven para vencer al Palencia, pero cuando enfrente hay una plantilla igual o mejor que la de los santanderinos el panorama cambia. Con lo que hay no es suficiente. La Liga sigue siendo muy larga, una carrera de resistencia, pero ya se ha escapado muchísimos puntos de El Sardinero.

Fran Díez


Racing, 0: Iván Crespo, Córcoles, Julen Castañeda, Samuel Llorca, Israel Puerto, Sergio Ruiz (Javi Cobo, min. 55), Santi Jara, Álvaro Peña, Caye Quintana (Coulibaly, min. 71), Héber y Dani Aquino
.
Celta B, 1: Néstor, Kevin, Caste, Samu, Alende, Borja Fernández, Mera (Agus, min. 71), Brais (Joao, min. 90), Borja Iglesias, Gus e Hicham (Ros, min. 87).

Goles: 0-1, minuto 53: Borja Iglesias.

Árbitro: Rezola Etxeberría (Comité Vasco). Amonestó a los locales Heber e Israel Puerto y a los visitantes Borja Iglesias y Alende.

Incidencias: Se guardó un minuto de silencio por el reciente fallecimiento Manuel Fernández Mora, el segundo entrenador que más partido ha dirigido al Racing a lo largo de su historia, y por el exfutbolista verdiblanco Félix López Rico. 6.778 espectadores en las gradas

No hay comentarios:

Publicar un comentario