domingo, 22 de enero de 2017

Un nuevo '9' en la ciudad


Nada dura eternamente y Pasarón dejó de ser inexpugnable. Un Racing bastante mejor que en las últimas semanas se impuso 0-1 con un tanto del debutante Carlos Álvarez en el minuto 75. La escuadra de Ángel Viadero llegó más a la portería rival aunque sigue con poca efectividad en el arco contrario y cometiendo errores graves en defensa.



La primera parte fue un toma y daca entre el cuarto y el segundo clasificado del Grupo I. El Racing salió mejor que en los anteriores encuentros, más intenso y espabilado tras el meneo recibido ante el Celta B en El Sardinero. Los cántabros llegaban más por las bandas y se buscaba esa verticalidad perdida, aunque los desajustes y los errores de traca atrás siguen poniendo los pelos de punta a los racinguistas.

Jacobo Trigo buscó con una volea la escuadra de la portería defendida por Iván Crespo a los seis minutos. El Pontevedra se mostraba muy serio y peligroso con sus armas. El partido comenzó de manera vibrante. Tres minutos después Javi Cobo remató de cabeza picando el balón un buen centro de Heber Pena.

En el minutos 19 un error clamoroso de Samuel Llorca propició un disparo de David Añón peligroso. El alicantino es el rey destronado de la zaga racinguista que vaga penando por el césped. El Pontevedra, pese a las bajas importantes, no le perdía la cara al duelo y aprovechaba sus opciones con inteligencia. En el minuto 26 un centro de falta lateral lo remató Peña en el segundo palo y aunque no iba entre los tres palos despejó un defensor gallego muy cerca de la línea de gol. No había ocasiones clarísimas, pero ambas escuadras se alternaban con buenos acercamientos.

En el minuto 41 llegó el susto. El árbitro asturiano Ruiz Álvarez acertó a señalar un piscinazo dentro del área del Racing. Era una acción muy complicada de apreciar, no era penalti aunque podía haber picado. El colegiado le sacó la amarilla a Mouriño y metió por unos instantes el miedo en el cuerpo a los racinguistas.

Lo peor del Racing en la primera mitad fue la pareja de centrales. Una vez más se erigieron en los mejores atacantes del rival. Al filo de cumplirse el tiempo reglamentario Mateo remató de cabeza en el área pequeña muy alto gracias a que le molestó su compañero Mouriño. Los dos centrales del Racing estaban descolocados de miranda.


Nada más empezar el segundo tiempo Dani Aquino hizo una de las mejores jugadas del encuentro. Una acción individual, regate y disparo con la pierna derecha… El balón golpeó la red por fuera muy cerca del poste después de tocase lo justo Edu. El murciano no estuvo tan brillante como en otras ocasiones, pero nunca desfallece en el trabajo.

El centro de la defensa montañesa seguía siendo un coladero. Si el equipo presionaba más arriba o subían los laterales dejaban atrás a dos centrales muertos. En el minuto 51 un disparo de Mouriño llegó tras quedarse Llorca y Santamaría como estatuas. Poco después una buena acción de Heber Pena terminó con el centro del gallego al primer palo donde estaba Aquino. El murciano no llegó a meter la cabeza por centímetros y hubiese sido gol. Un rebote en el centro del campo dejó a Heber Pena solo encarando a Edu, pero el ferrolando golpeó mal su intento de vaselina. No fue el día de Heber. La réplica la dio Añón enganchando una volea en el segundo palo que se marchó alta.

El conjunto que entrena Viadero achuchaba al Pontevedra entrando bien por las bandas, especialmente con los balones que colgaba Santi Jara. En el minuto 73 Mikel Santamaría remató mal en el corzón del área después de varios rechaces tras un saque de esquina. Poco después y fruto de ese acoso de los santanderinos llegó el gol. Varios rechaces en el área y entre una nube de rivales, el asturiano y debutante Carlos Álvarez golpea el balón ajustado al larguero para superar la muralla de futbolista. Tuvo el tiempo justo para levantar la vista y encontrar un hueco imposible. No puede haber mejor estreno ni en el cine.

Con el 0-1 llegó el sufrimiento y los típicos nervios. Tardó mucho en hacer los cambios Viadero e Iván Crespo tuvo que intervenir en un par de ocasiones para cortar el peligro. El equipo comenzó a temblar como un flan en un terremoto. El final agónico es seña de identidad de este equipo. El Pontevedra reclamó un posible penalti sobre Mateu, pero no se movió el marcador. El Racing sumó tres puntos de oro y experimentó una leve mejoría en ataque sobre todo gracias a dos nuevos: Jara y el goleador Álvarez. Lo de la defensa es otra historia digna de estudio científico.

Fran Díez


Pontevedra, 0: Edu, Miguel Loureiro, Bonilla, Portela, Bruno (Jacobo, minuto 78); Kevin, Jacobo Trigo, Abel Suárez (Álex Fernández, minuto 65), Añón, Mouriño (Álex González, minuto 65); Mateu Ferrer.

Racing, 1: Iván Crespo, Córcoles, Llorca, Mikel Santamaría, Julen Castañeda, Sergio Ruiz, Álvaro Peña (Mohamed Coulibaly, minuto 89), Santi Jara, Heber Pena (Alberto Gómez, minuto 87), Javi Cobo (Carlos Álvarez, minuto 59) y Dani Aquino.

Gol: 0-1, minuto 75. Carlos Álvarez tras una serie de rechaces el asturiano dispara alto superando a los defensores dentro de un barullo en el área.

Árbitro: Jaime Ruiz Álvarez (Colegio asturiano). Amonestó a los locales Mouriño, Loureiro, Alón, Bonilla y Álex. Por parte del Racing a Santi Jara, Mikel Santamaría y Aquino por protestar en el minuto 89. Muy bien. Acertó en un par de jugadas complicadas.

Incidencias: Pasarón. Césped en buen estado. Unos 4.000 espectadores. Pocos racinguistas, pero buen ambiente entre ambas aficiones. Hubo una fiesta previa al encuentro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario