domingo, 12 de febrero de 2017

Amigos para siempre


Los jugadores del Lealtad lanzando regalos a la grada, placas a tutiplén, fotos y aplausos… Faltó el ‘Amigos para siempre’ atronando por la megafonía, pero pusieron otra horterada, el 'Picky picky'. Esta hermandad cachopera con el Lealtad se nos ha ido de las manos, pero al menos no se llevaron ningún punto de unos Campos de Sport que se han convertido en el templo de la agonía. Otro 1-0 y gracias. No hubo victoria holgada ni goleada sino la ración de sufrimiento y cabreo acostumbrada. En teoría ambas escuadras no se volverá a cruzar en mucho tiempo… Pero solamente es una previsión, como esas que hacen sobre que el recibo de la luz bajará algún día.


El partido tuvo dos partes diferenciadas como esos chistes que tienen una noticia buena y otra mala. Por una vez el Racing marcó pronto y además el rival le dejó jugar… Se gustó el equipo cántabro exhibiendo todo su talento ofensivo pero con todo de cara para cuajar ese encuentro redondo que encandilara a su afición de una vez, el Racing se sumió en un descontrol individualista y absurdo, cayó en un inexplicable exceso de confianza. Afortunadamente, el Lealtad no mordió la mano amiga en un par de acciones… A los asturianos les faltó gol, el mal del modesto.


A los cinco minutos Santi Jara se fue de su par, un Belda reconvertido a lateral por las lesiones, y su centro chut lo atrapó Javi Porrón. El Lealtad estaba ordenado, esperando a dar un zarpazo que no llegó. Los asturianos saltaron algo derrotados al césped entre tanto homenaje. A la escuadra de Viadero no se la puede derrotar sin agresividad, sin presión y los maliayos dio la sensación de que daban por finiquitada su racha de diez partidos sin perder en un escenario de Primera. El Racing más ofensivo de la campaña, acumulando atacantes arriba, gustaba en la grada, pero sigue sin gol. Da gusto ver tanto talento ofensivo con un trío de delanteros de lujo en esta categoría asistidos por Santi Jara.

A los ocho minutos una pared de Dani Aquino con Carlos Álvarez desarboló a la zaga maliaya. El delantero ovetense quiso completar el triangulo y centró a Abdón, pero el balón se le fue largo. Tenía que haber disparado a puerta. Poco después un disparo de Aquino se fue a córner. El murciano no vio a Julen que le doblaba.


Y de ese saque de esquina llegó el único gol del duelo, en el minuto 11, y de una extraña jugada. Santi Jara botó el córner, Javi Porrón salió en falso y tras varios remates y rechaces el balón le cayó a Llorca, que pudo enviar el esférico al larguero con un barullo en el área considerable, el balón rebotó y botó dentro… O al menos así lo entendió el árbitro. No se puede considerar un gol de estrategia, una faceta del juego en la que el Racing estuvo muy poco afortunado. Todo se ponía de cara y la afición fantaseaba con esa goleada soñada en El Sardinero, con una victoria holgada y un partido con relajación y espectáculo que no llegó.

La réplica del Lealtad fue un remate flojo y desviado del veterano Valdo, de lo mejor de los asturianos. Los de Villaviciosa no ofrecían ningún peligro y dejaban jugar a los cántabros muy cómodos. Samuel Llorca estuvo a punto de marcar de nuevo rematando el balón colgado tras una falta lateral desde la izquierda. El central alicantino había tenido otra opción justo antes, pero que había quedado invalidada por fuera de juego. El Racing arrancaba aplausos de la grada triangulando, combinando y abriendo el balón a la banda, con los laterales subiendo.

A los 25 minutos Abdón le dio un pase espléndido con el exterior a Dani Aquino para que corriera la banda derecha –el murciano estuvo en todas partes menos en la izquierda– y el máximo goleador del equipo corrió hasta internarse en el área. Aquino cayó dentro del área y vio la cartulina amarilla… Tampoco pareció pena máxima.

Pasada la media hora una estrategia del Racing salió de manera horrenda. El balón se paseo de banda a banda, pero a Sergio Ruiz se le fue la fuerza en el golpeo y envió un melón a Julen… Inexplicable que no cuelgues balones al área de manera directa con un lanzador como Jara. Se fue durmiendo en los laurales el Racing… El árbitro perdonó una amarilla de libro a Cobo que agarró a Valdo por detrás. A sus 35 años el leonés colgó un centro magnífico a Robert en el minuto 40 que cortó Llorca enviando el esférico a córner.

La primera parte terminó con un intento de vaselina de Abdón Prat desde el medio campo y una buena ocasión para el Lealtad. No estaba el Racing para el All Stars. Una contra pergeñada entre Rubén Sánchez y Keko Roza terminó en saque de esquina gracias a la aparición oportuna y salvadora de Julen Castañeda. El balón de córner lo remató alto Omar. El Racing se había metido en un relajante spa mental… Pero tenía una ventaja muy corta.


La segunda parte fue un horror. Sobró. El Lealtad seguía muy tranquilo, salvo alguna gota de calidad de Valdo, pero mientras el Racing se confiaba los asturianos decidieron dar un paso al frente, aunque tardaron demasiado en descubrir que podían hacer daño a los montañeses. Los locales empezaron relativamente bien o al menos dominando al rival. Sergio Ruiz disparó altísimo desde la frontal. Un chut del Seis Naciones. Dani Aquino también probó fortuna con un remate que salió muy desviado tras una jugada individual de Santi Jara. Abdón remató fuera un buen pase de Heber Pena. El mallorquín había tenido otro acercamiento justo antes. De ese monologo racinguista no salió ningún gol… El partido se fue muriendo hasta que apareció el adversario. En el minuto 71 Rubén probó fortuna desde lejos y su disparo rozó el larguero. La ventaja seguía siendo mínima, pese al dominio

En una jugada larga del Lealtad el balón le llegó a Jandrín y tuvo en sus botas poner la igualada en el marcador, pero disparó al muñeco… Iván Crespo siempre bien colocado despejó el esférico. Los apuros de siempre de un Racing incapaz de controlar los partidos y rematarlos. En el córner de esa jugada Grande remató muy forzado en el al borde del área pequeña y el balón salió alto. El equipo se llevó una pitada considerable del público… Un toque de atención. En otro saque de esquina le hicieron un dos para uno a Heber en la esquina, lamentable la falta de atención de la zaga. Jandrín remató alto.

En una internada de Heber muy buena su centro atrás lo remató alto Dani Aquino. Era el minuto 77 y el Racing lo estaba pasando mal embotellado atrás. Un despiste de Mikel Santamaría puso el corazón en un puño a los racinguistas. El balón le cayó a Cris Montes, pero el central navarro pudo enmendar su error con velocidad. Era una sensación de agobio más que peligro real, tampoco hubo más ocasiones peligrosas salvo las que generaban los errores propios. Samuel Llorca que había tenido una buena actuación también tuvo su fallo, un clásico… El Racing tuvo una última ocasión a la contra, pero Óscar Fernández pecó de individualista… El de Renedo y Heber no bajaron a defender y el Lealtad dispuso de una última acción de peligro que se quedó en otro pequeño amago de infarto pero que dejó una sensación malísima en los espectadores. El Racing gana, la Cultural pierde, pero parece que los engranajes del equipo no terminan de carburar… Lo de ahora sirve para ganar 1-0 al Lealtad y del cómo no se acuerda nadie, pero en junio si te coge en este estado el Reus de turno te vuelve a destrozar y eso no se debe olvidar.

Fran Díez


Racing, 1: Iván Crespo, Córcoles, Julen Castañeda, Samuel Llorca, Mikel Santamaría, Sergio Ruiz, Santi Jara, Javi Cobo (Alberto, min. 57), Abdón Prats, Carlos Álvarez (Heber, min. 54) y Dani Aquino (Óscar Fernández, min. 77).

Lealtad, 0: Javi Porrón, Keko Roza, Álex Belda, Mendi, Omar, Alberto, Rubén (Cris Montes, min. 87), Llano (Muñiz, min. 82), Valdo (Jandrín, min. 62), Grande y Robert.

Gol: 1-0, min. 11: Samuel Llorca.

Árbitro: Gómez Landazábal (Comité Vasco). Amonestó a los locales Abdón Prats, Dani Aquino, Samuel Llorca y Julen Castañeda y a los visitantes Rubén, Álex Belda y Grande. No tuvo relevancia en el resultado.

Incidencias: 6.509 espectadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario