viernes, 3 de febrero de 2017

Asalto a El Plantío


Será una guerra de trincheras. El domingo a las cinco de la tarde se enfrentan el mejor equipo de la segunda vuelta, el Burgos, contra el conjunto que más puntos ha logrado a domicilio, el Racing. Ángel Viadero regresa de visita al club que dejó plantando en verano cuando era su entrenador y director deportivo. En El Plantío le tienen ganas… Aunque sea comprensible lo que hizo ante la llamada del club de su tierra. Además, el conjunto castellano tentó a dos de los fichajes del equipo santanderino: Jagoba Beobide y Abdón Prats, que ya pasó por las filas de los blanquinegros. También es lógico que aceptaran la propuesta de un conjunto que aspira a ascender y no  la de otro que lucha por el descenso. Viadero también “robó” a los burgaleses a su segundo, José María Lana.


El técnico del Racing ha querido quitar hierro al asunto. Unos pitos más o algún grito no le va a influir. Es un entrenador curtido. "¿Especial? No. Todos los partidos son igual de importantes para nosotros. El Burgos ha ido de menos a más y es un equipo al alza que ha cuajado un mes de enero muy positivo, así que será un encuentro muy complejo. Nos jugamos tres puntos muy importantes. ¿El recibimiento? No pienso en ello", esquiva Viadero las manidas preguntas sobre el mal recibimiento que le tributará su anterior afición. “Allí hicimos un gran trabajo, con honestidad, ha sido la mejor clasificación de la última década del club, un quinto puesto y conservo amistades allí”, recordó el cántabro. “Lo otro va en el cargo, no va a afectar ni al equipo ni a mí”, matizó ante la insistencia de la prensa.


Ante el Racing de Ferrol Ángel Viadero apostó por Iván Crespo en portería, una defensa de cuatro con Córcoles, Llorca, Mikel Santamaría y Julen Castañeda; el doble pivote formado por Álvaro Peña y Sergio Ruiz con Jara por la derecha  y Heber por la izquierda; en la punta de ataque alineó a Dani Aquino y Carlos Álvarez. El técnico racinguista podría repetir el once titular aunque hay tres jugadores que tienen opciones de entrar de inicio: Israel Puerto, Javi Cobo y Abdón Prats. Esta semana se ha reforzado con mayor intensidad las acciones a balón parado, córners y faltas laterales, así como el juego por las bandas. “Hemos hecho hincapié en las acciones a balón parado porque  es un recurso que tenemos que aprovechar más aunque, últimamente, hemos hecho goles así”, relató Viadero.



El Burgos está especialmente motivado con la visita de un histórico y una gran entrada en El Plantío. “Ganar al Racing de Santander sería reivindicarse tanto como colectivo como de forma individual. Por nuestra cabeza no pasa perder este partido. Si sucede, que sea porque ellos han hecho méritos para ganarlo”, ha asegurado un “ilusionado” Manix Mandiola. El técnico vasco teje una telaraña en el centro del campo que impide jugar a sus rivales. Su equipo es correoso y aguerrido. Duro. Se encierra y presiona mordiendo. Nada de virtuosismo. La táctica funciona sobre todo en esta categoría. El césped de El Plantío está algo mejor, pero tampoco facilita una buena circulación de balón. “Estamos ganando sin jugar bien. El día que juguemos bien va a ser la leche”, bromeaba Mandiola. El técnico eibarrés no podrá contar con Prosi y tampoco están todavía al nivel dos de los tres refuerzos: Chevi y Popa. Sí que puede jugar el otro de los fichajes de invierno, el central vasco Odei. La única duda es la del espigado delantero madrileño Montero.



La presencia en El Plantío de aproximadamente dos mil racinguistas harán del encuentro algo muy especial. Los abonados del Burgos pasan por taquilla al ser día de ayuda al club. Habitualmente suelen acudir en torno a tres mil seguidores locales. Los aficionados del Racing han quedado en la estatua de El Cid a las cuatro de la tarde para ir desde allí andando hasta el estadio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario