lunes, 27 de febrero de 2017

El bueno, feo y malo del Racing-Osasuna B


El bueno
Se logró la ansiada goleada reclamada por el pueblo soberano, pero parece que ni con ella se alcanza la unanimidad. Fue un 4-1 para la esperanza después de tocar fondo.

Los goles a pares dejarán seguro un poso positivo para subir la autoestima de un equipo que sigue sumando números admirables al mismo ritmo que recelos un tanto exagerados, aunque tengan su justificación y base. El ‘9’ Abdón Prats desatascó un choque empantanado y hasta Dani Aquino puso fin a una sequía goleadora crónica, aunque fuese con riego artificial. El murciano fue generoso dejándole la opción de conseguir el hat-trick al mallorquín, pero éste erró la pena máxima. No hay celos en el ataque verdiblanco. El sol vuelve a salir con Nando Yosu y Preciado sentados en un banquillo de nube. Quedan 11 jornadas de la fase regular, un equipo titular, y el Racing tendrá el suyo engrasado para entonces.

El feo
Y la ganadora es ‘La La Land’. La gala del Racing-Osasuna Promesas también tuvo su error garrafal. Al descanso algunos anunciaron ya como vencedora a la escuadra navarra, pero tocaba remontada y giro de guión. Los haters salieron en tromba reclamando la cabeza de Viadero y ya después resulta difícil la conciliación racinguista. Perder ante el filial rojillo de esa manera infame hubiera sido para meter a alguien en la cárcel, aunque en este país resulta complicado encarcelar a ciertas personas… El racinguismo debe tener un poco de calma con estos altibajos colectivos e individuales mientras se estabiliza el paciente.

El malo
Viadero sigue con su puzle. Resulta complicado encajar las piezas hasta completar el maravilloso paisaje del ascenso. Volvemos a las piernas cambiadas, los conciertos desafinados de teclas, los pelotazos mikelistas y los experimentos extraños. A punto estuvo el técnico de pasar a la defensa de tres con Santi Jara de mediapunta por el centro… El manchego hubiera orbitado por las tres zonas del campo como un planeta en busca de estrella. La sustitución de Gándara por Heber quedó abortada por el primer tanto de Abdón Prats, la delgada línea roja que marcan los goles. El éxito y el fracaso en el fútbol están igual de cerca y lejos que en la vida.

Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario