domingo, 19 de febrero de 2017

Las sombras del empate


Las sombras siempre resultan un tanto inquietantes y hubo muchas en los Anexos del José Zorrilla. Demasiadas. Lucía el sol en Valladolid y en la grada hacía calor. Los más jóvenes se quitaban la camiseta como si estuviesen en El Sardinero, pero ya ni en casa ni a domicilio gana el Racing… El empate a uno supo a derrota. Un sofoco. Un decepcionante conjunto cántabro dejó escapar un triunfo que le pusieron en bandeja.


No se acaba el mundo por sumar un punto en un feudo donde casi todos los equipos del Grupo I han perdido, aunque resulta un pobre consuelo. Sobre el césped sintético pucelano se movieron esos futbolistas oscuros proyectados por el sol… Algunos son la sombra de lo que han sido en otros momentos de la campaña.

A los dos minutos un primer disparo de Samanes que se marchó alto presagió que no iba a ser fácil doblegar al Valladolid Promesas. Desde el principio buscaron más la portería rival y supieron también sobreponerse a todo lo malo que les ocurrió. Santi Jara replicó con un centro lateral desde la banda derecha. El partido comenzó muy vivo, pero se notaba que el Racing no estaba fino ni cómodo. Higinio se fue de sus marcadores como si fuese el mismísimo Messi y puso a prueba a Iván Crespo. El meta de Viveda despejó a córner evitando el gol del murciano. Otro murciano, Aquino remató mal un centro de Heber… En el duelo de delanteros pimentoneros venció claramente Higino Marín.


No estaba cómodo el Racng, aunque en una acción aislada, en un saque de esquina, Israel Puerto demostró que es un central con gol. El andaluz cabeceó el balón servido por Santi Jara. Al cuarto de hora el partido se ponía de cara.

En el minuto 21 se volvió a repetir la misma acción, de nuevo con el balón colgado perfecto por el manchego y el remate de Puerto, pero en esta segunda ocasión el debutante Tanis intervino para impedir el segundo tanto racinguista. Al equipo cántabro le cuesta un mundo marcar gol y raciona los que consigue hasta límites insospechados… Muchos racinguistas temían ya el sufrimiento que se avecinaba con ese 0-1, aunque lo normal hubiese sido otra cosa.

El Racing fue a peor. Se lesionó Córcoles y el partido cayó en un abismo de interrupciones, faltas y un árbitro fuera de sí repartiendo flyers de alguna discoteca de Aragón. En el minuto 38 un disparo de Manel Royo avisó del peligro local. El colegiado Herrero Arenas expulsó a Samanes por doble amarilla poco después. Su criterio para mostrar cartulinas fue un despropósito. Higinio en un contragolpe volvió a tener otra ocasión para los pucelanos. La escuadra de Viadero era una sombra desdibujada.


Con 0-1 y un hombre más el Racing debía encarrilar el choque. Incluso era posible soñar con obtener el ansiado triunfo holgado… Las noticias que llegaban de León situaban al conjunto santanderino líder… Lucía el sol en el Anexo.

En ningún momento dio la sensación de que el Promesas tenía un hombre menos. Anuar y Zambrano se hicieron con el control del partido. Higinio seguía troleando a los centrales del Racing. Un disparo del murciano, ya muy escorado, hizo intervenir de nuevo a Crespo.

La superioridad numérica del Racing no sirvió para disparar entre los tres palos, al equipo le cuesta mucho finalizar las jugadas, ni hablar de rematar los encuentros. No estuvo ni cerca el 0-2. Viadero dio entrada a Beobide por Heber y cambió el sistema buscando controlar más el duelo. No sirvió de nada. Un desdibujado Aquino se escoró a la banda y Sergio ocupó la media punta, una posición que se adapta muy bien a sus cualidades. Después entraría por el de El Astillero, Cobo.



El Racing jugaba con fuego a merced del rival, pese a tener un hombre más sobre el césped y llegó la tragedia en el minuto 75. Aquino cedió atrás el balón que se quedó en tierra de nadie. Allí lo recogió Mayoral que se internó hasta el área sin que Beobide cometiese falta y con un Mikel Santamaría reculando… Luego ya fue demasiado tarde. El internacional sub-19 regateó al Gudari y marcó un golazo por la escuadra. Al Racing le faltó intensidad, agresividad y oficio durante todo el choque y así se te escapa la victoria.

No hubo reacción. El árbitro se dedicó a sacar tarjetas fuera de control, incluso a un futbolista pucelano que calentaba en la banda y al segundo entrenador del filial. El empate, que quizá no era malo ante un equipo que va quinto y que apenas ha dejado escapar puntos de su deudo, dejó el sabor amargo de la derrota. Sembró el desasosiego y la duda. Los engranajes no terminan de transmitir movimientos de manera correcta pese a que la máquina sigue avanzando en pos de la liebre. Queda mucho y el Racing tiene calidad y talento para empatar o ganar los partidos, en muchas de las ocasiones, sin hacer los deberes.

Fran Díez
Valladolid B, 1: Tanis, Arroyo, Mario, Calero, Royo, Rai, Anuar, Dani Vega (Mayoral, min. 51), Zambrano (Miguel Mari, min. 67), Samanes e Higinio.

Racing de Santander, 1: Iván Crespo; Córcoles (Gándara, min. 38), Israel, Santamaría, Castañeda; Sergio Ruiz (Javi Cobo, min. 76), Álvaro Peña; Santi Jara, Dani Aquino, Héber (Beobide, min. 60); y Abdón Prats.

Goles: 0-1, min. 15: Israel Puerto cabecea un córner botado por Santi Jara. 1-1, min. 77: Jugada individual de Mayoral que regatea a Beobide y dispara a la escuadra con la zurda.

Árbitro: El colegiado aragonés Herrero Arenas expulsó Samanes en el minuto 40 por doble amarilla. También expulsó al segundo entrenador del filial y al jugador Corral, que calentaba en la banda, por protestar. Amonestó a los locales Mario, Royo e Higinio, y a los visitantes Córcoles, Santi Jara, Mikel Santamaría y Aquino.

Incidencias: Unos 900 espectadores en los Anexos, la mitad cántabros. La mejor entrada de la temporada en el campo. Paco Herrera, entrenador del Real Valladolid presenció el partido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario