domingo, 16 de abril de 2017

El bueno, feo y malo de Aranda


El bueno
Abdón Prats lleva 10 goles en 915 minutos, prácticamente uno por partido. Solamente se ha quedado sin marcar en cinco encuentros de los doce que ha disputado con la camiseta del Racing. Tener un ‘9’ goleador de garantías es fundamental y el conjunto cántabro lo encontró en el mercado de invierno.

Los refuerzos invernales han sido determinantes esta temporada. Abdón, Carlos Álvarez y Santi Jara suman 15 goles desde que llegaron. Podríamos añadir también otro de Israel Puerto en Valladolid, que llegó un poco antes de la apertura de la ventana de incorporaciones. El 28,3% de los goles del equipo los han marcado fichajes de inverno el 30,1% con el de Puerto  y el 33,9% llevan la firma de Dani Aquino… Menos mal que llegó el inverno para el Rey del Norte.

El feo
Lástima que el Racing se haya topado en el Grupo I con otros dos colosos: Celta B y Cultural. Es el feo de la campaña. Los tres equipos tienen potencial sobrado para ascender a Segunda División y presentan números de récord. Lo habitual otros años sería que el conjunto cántabro estuviera ya preparando la fase de ascenso y no envuelto en una cruenta batalla por la primera posición. Este grupo, llamado tradicionalmente gallego, es mucho más fuerte que en otras temporadas y seguramente más potente que otros… El Burgos marca ahora mismo la fina línea del descenso y tiene una plantilla apañada y un buen técnico. El Somozas, ya descendido matemáticamente, ha sido capaz de vencer al cuarto, el Pontevedra de un Luisito enfurecido... El Zamudio o el Eldense de los escándalos, colistas de otros grupos de Segunda B, no han dado tanta guerra. 

El malo
¿Pinchará el Celta B? Esa es la gran pregunta hasta final de temporada. Un empate, un ligero percance, es totalmente posible. Así lo creo y espero. Lo complicado es seguir encadenando victorias, pero este Racing es capaz de lograrlo, de ganar al Caudal, al Guijuelo, a la Mutilvera y al Izarra y batir todos los récords de la categoría. En cualquier caso, la escuadra montañesa llegará en un buen momento de forma y con una capacidad competitiva a prueba de bombas a la fase de ascenso. Los gallegos no fallarán en Aranda, pero quizá sí en su feudo ante el Boiro la próxima jornada o ante el Caudal. Tal vez en la última salida a Guijuelo. La fe no debe perderse, no hay más que recordar la temporada pasada cuando el Racing de Ferrol tropezó ante un Atlético Astorga descendido. Y de fe y de angustias y calvarios este club nos ha enseñado más que cualquier Semana Santa.

Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario