miércoles, 19 de abril de 2017

Un Caudal amonestado


El Caudal de Mieres se está jugando la vida y la permanencia, pero quizá más todavía la siguiente jornada en su estadio que este domingo en El Sardinero. Con 39 puntos la escuadra asturiana ocupa actualmente el puesto de promoción de descenso. Lejos del Hermanos Antuña a los mierenses les cuesta sumar puntos y la siguiente fecha reciben en su estadio al Palencia, justo el equipo que tienen por detrás en la clasificación a cuatro puntos. Su final es ante los palentinos y no con los cántabros.

El conjunto asturiano llega a los Campos de Sport de El Sardinero el domingo, con la baja importante del ex racinguista Óscar Pérez en el centro del campo por acumulación de tarjetas. El veterano mediocentro, de 35 años,  es una pieza clave para el técnico Iván Ania. En la primera vuelta estuvo especialmente motivado ante su ex equipo, tanto que terminó expulsado. En Santander la afición no le perdonó ser el capitán con Fabri y no terminó de encajar en un club envuelto en problemas.

El entrenador del Caudal tiene el dilema de arriesgar o no en Santander antes de enfrentarse al Deportivo Palencia. Hasta cinco jugadores de su equipo están a una cartulina amarilla de la sanción por acumulación... Y la siguiente semana disputan el partido más decisivo de la temporada ante la escuadra palentina.

Los cinco jugadores con riesgo de sanción son Colo, el lateral Pelayo Castañón, Iván Fernández, Quero y Jaime, un centrocampista que también es básico en el esquema de la escuadra asturiana.  Si ven una cartulina amarilla en Santander se perderán la final del Hermanos Antuña la siguiente jornada. Ania tiene su banda derecha al completo apercibida y titulares fundamentales en riesgo. Además de estos cinco jugadores está tocado y es duda para el partido ante el Racign, Roni, el delantero titular, que sigue convaleciente por una dolencia en su tobillo derecho. Lleva cinco goles y podría forzar para reaparecer frente a los cántabros, aunque no tiene sentido jugándose una final la semana siguiente.

El conjunto asturiano solamente ha perdido un partido en las últimas nueve jornadas, pero no gana un duelo a domicilio desde la jornada 13 en Estella. Para lograr la salvación debería ganar seis puntos de los 12 en juego sobre todo si los de abajo ganan. Si el Racing marca pronto, no parece probable que arriesguen mucho teniendo el encuentro ante el Palencia el siguiente fin de semana, un rival directo, en casa la siguiente jornada. Después visitarían Vigo para medirse al Celta B y cerrarían la campaña en Mieres ante un Pontevedra que podría estar todavía jugándose la cuarta plaza. Un calendario complicado. Su mal menor sería quedarse en la plaza de promoción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario