lunes, 15 de mayo de 2017

Iván Crespo: El primer Zamora del Racing


Iván Crespo ha repetido como portero menos goleado de la Segunda División B en la fase regular. Lo consiguió la temporada pasada con el Lleida y lo ha logrado ahora con el Racing. Es la primera vez en la historia que el club santanderino tiene a un portero como el menos goleado de la categoría ya sea en Primera, Segunda o Segunda B.

El guardameta de Viveda solamente ha encajado 20 goles en 36 encuentros con un coeficiente de 0,56. La temporada pasada encajó el mismo número de tantos con el conjunto catalán, aunque disputando un partido más. Dani Barrio, el cancerbero del Melilla, ha sido el segundo con un coeficiente de 0,62, 23 tantos en 37 duelos. Completaría el podio de esta temporada Unai Simón, del filial del Athletic, con 23 tantos recibidos en 29 partidos, 0,79 de coeficiente.

Se da la extraordinaria circunstancia de que en el Racing ningún portero había terminado la temporada regular como el menos goleado en ninguna de las categorías nacionales y eso que han militado en el conjunto montañés extraordinarios arqueros: Damas, Alba, Ceballos, Dudu Aouate, Ricardo…



En Primera y Segunda ningún portero racinguista lo ha logrado nunca de manera oficial. El Trofeo Zamora lo entrega el diario Marca  —desde 1959 en Primera y desde la campaña 85/85 en Segunda y desde entonces ningún arquero lo ha ganado militando en el Racing. Lo consiguió en la máxima categoría un cántabro, Paco Liaño, aunque con el Deportivo de La Coruña en la temporada 93/94 y compartido con Cañizares en la 92/93. Ningún racinguista lo consiguió en Segunda, ni Santamaría con la “defensa de los bigotes”. El Racing ha tenido máximos goleadores en las dos primeras categorías, pero no guardametas menos goleados.

Antes de que el diario Marca entregara su trofeo con una reglamentación y un galardón físico el portero que menos goles había encajado quedaba designado como el menos goleado, aunque hubiese jugado un único partido y de manera simplemente testimonial. El periódico instauró la normativa actual en la que los cancerberos tienen que haber disputado un número mínimo de encuentros, el 73% (28 partidos o más), y más de 60 minutos en cada uno de ellos. Un coeficiente entre los encuentros jugados y los goles encajados sirve de promedio para designar al mejor arquero.

El Racing tuvo un Zamora oficioso, pero no reconocido, en la temporada 1930/1931: Cristóbal Solà. Publiqué la historia por primera vez hace ya muchos años en el periódico ‘Fondo Norte’ y aparece reflejada también en el libro ‘103 anécdotas del Racing’. Con los criterios actuales el catalán hubiese ganado el Zamora con un coeficiente de 1,7, recibió 30 goles en 17 partidos, pero figura como portero menos goleado de aquella campaña Zarraonaindia, que solamente encajó 24 tantos pero en 14 partidos… Por tanto tiene un coeficiente de 1,92. Era el hermano mayor de Telmo Zarra y jugaba en el Arenas.

En Segunda B no hay nada oficial, ya que el diario Marca galardona a los porteros de Primera y Segunda, no a los de la categoría de bronce del fútbol español. Se trata de un reconocimiento honorífico que se recoge en varios portales de fútbol especializados en la categoría, muchas veces con datos incorrectos o criterios diferentes a los del Marca. La temporada pasada Óscar Santiago encajó solamente 15 goles en 26 partidos, pero no cumplió ese requisito del 73% de los partidos.

Si nos remontamos más atrás en el tiempo, con el Racing jugando en la tercera categoría del fútbol español, división que tampoco ha frecuentado demasiado, tampoco fue el equipo santanderino el menos goleado de la categoría o tuvo un portero con esa distinción.

Aplicar los criterios actuales a los guardametas resulta complicado por la falta de datos y por la disparidad de las competiciones. Hubo una Tercera con 15 grupos. Tampoco parece que los porteros racinguistas hubieran ganando con estos criterios de ahora un hipotético Zamora de entonces.

El prodigioso Racing de la campaña 69/70 que marcó 103 goles a favor y logró el ascenso a Segunda ante el Ilicitano encajó solamente 26 goles, pero el Langreo recibió 21 en otro de los grupos con Zabala bajo palos. El Lugo también logró encajar 26 tantos y otros dos equipos 27 tantos, Logroñés y San Sebastián CF. Corral recibió 18 goles en 28 partidos, un coeficiente de 0,64. El portero cántabro terminaría fichando por el Real Madrid junto con Santillana e Ico Aguilar.

La temporada anterior, también en Tercera, el Racing había encajado solamente 17 goles en las 38 jornadas aunque había terminado segundo por detrás del Bilbao Athletic y sin opciones de ascenso. José Antonio Illumbe había sido el guardameta titular, 14 goles en 31 partidos, 0,45 de coeficiente, pero el Orense recibió solamente 14 goles en 38, con Roca en la portería como habitual y Esnaola y Oñate en la plantilla. El conjunto orensano ganó 30 partidos y no subió… En aquella Tercera había 15 grupos debido a una reestructuración.

Por tanto, el único Zamora del Racing honorífico o no parece ser el de Iván Crespo, al menos por el momento, y es un Zamora de bronce aunque sería de justicia reconocer el de Solà en la máxima categoría.

Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario