miércoles, 17 de mayo de 2017

Laffer y las entradas del Cerro del Espino


Quizá los aficionados del Racing desconozcan la curva de Laffer o no les suena de nada. Sería lo normal, pero debido al desorbitado precio de las entradas impuesto por el Rayo Majadahonda para el primer partido de la fase de ascenso a Segunda ante el conjunto cántabro se me ha ocurrido esta reflexión aplicando este concepto económico al caso.

La curva de Laffer no es ningún disparo de un delantero estadounidense, es una representación de la relación existente entre los ingresos fiscales y los tipo impositivos mostrando cómo varía la recaudación fiscal al modificar las tasas que se cobran a los ciudadanos.

En el contexto de un impuesto cualquiera, en el pasado, se tenía la certeza de que un tipo impositivo más alto suponía una mayor recaudación para el estado. Lo que a juicio de cualquier persona racional no tiene por qué ser cierto. Aunque hubo estudios previos relacionados con la visión de Arthur Laffer, fue este economista de Ohio el que fue capaz de plasmar otra realidad mediante una sencilla función:

Como se puede observar en la foto, si aumentamos el tipo impositivo de t1  a t2, la recaudación aumenta de r1 a r2, pero ¿Qué pasa si seguimos aumentando el tipo impositivo? El estado recuda menos debido a que los sujetos pasivos del impuesto, los ciudadanos, están desincentivados a consumir.

¿Se puede comparar este caso con el precio de las entradas del Rayo Majadahonda . Racing de Santander? Por supuesto que sí. No hay duda.

El equipo madrileño ha querido aprovechar la eliminatoria para poder recaudar mucho dinero a costa de la gloriosa y fiel afición del Racing de Santander. Han tasado las entradas del encuentro a un precio desorbitado para la categoría: 25 euros para la afición visitante. En Segunda B, en el resto de las eliminatorias, no hay nada similar y las tarifas oscinas entre los 10 y los 15 euros con la excepción de los filiales. El Barcelona B cobrará tres euros... ¿Ganará más la institución majariega con unos precios tan caros? Definitivamente, no. Aplicando la curva de Laffer a este caso obtendríamos algo así:



En mi opinión, el hecho de poner las entradas a 25 euros puede hacer que tan solo vayan en torno a 700 racinguistas y eso puede provocar que, como se observa en el gráfico, genere unos ingresos menores que incluso con el precio de una entrada a diez euros. Ambos clubes militan en la tercera categoría del fútbol nacional, una división no semiprofesional en la que esos precios no tienen cabida.

Además, la relación entre ambos clubes puede verse perjudicada y daña la imagen del Rayo Majadahonda. No creo que este precio le haya sentado nada bien al club cántabro, que trató de rebajar esos precios aconsejado algo más acorde a los otros partidos del play-off.  Personalmente me gustaría que no hubiese directivos del Racing en el palco del Cerro del Espino y que comprasen la entrada como cualquier aficionado racinguista. Un guiño a los seguidores y una reacción de protesta ante algo que debe ser reprobado. Además, no sería la primera vez que ocurre algo similar, existe un precedente la temporada pasada, y ante un situación similar se tomaron medidas de este tipo en el duelo ante el Racing de Ferrol en A Malata. Aquí dejo esta reflexión y esta petición.

Jorge Hernández

1 comentario:

  1. Magnífica reflexión. Usted tiene pinta de ser, como mínimo, Licenciado en Ciencias Económicas. El Viejo se lo merece, suerte!

    ResponderEliminar