lunes, 29 de mayo de 2017

Seroncete, la mascota del Villanovense


Seroncete es un lobo de felpa que acaba de nacer, aunque le vean así de grande y amenazante. El Villanovense estrenó su mascota ante el Fuenlabrada en esta misma fase de ascenso, así que el lobezno vivirá su segundo partido el domingo ante el Racing.


La verdad es que la mascota da un poquito de miedo y se aleja del canon de Disney, pero siempre son un buen atractivo para los niños y dan animación a los partidos. Seroncete mirará a los aficionados racinguistas como sabrosas ovejas.

Meterse dentro de Seroncete tiene más mérito que ascender a Segunda. Imaginen lo que será vivir el Villanovense-Racing del domingo en la provincia de Badajoz. No habrá saunas finesas tan asfixiantes. El domingo a las seis de la tarde el parte meteorológico anuncia 31º y una mascota tiene que estar lista una hora antes del duelo fijado para las siete. Será un milagro que sobreviva. "¡Seroncete, hidrátate!", podría ser un cántico desde la grada.



El Racing ya no cuenta con mascota desde la trágica muerte de la vaca Tula en una parrillada del clan de Harry y compañía. Se usó el traje en un pabellón de Comillas posteriormente, aunque nadie tiene muy claro dónde fue a parar o si se pagó por completo... Quizá algún día nos encontremos a la vaca de felpa como parte de una despedida de soltero en Gijón o en León. 

El club santanderino podría volver a tener una mascota diferente, nunca sería Tula ligada a la penosa gestión anterior, pero no parece que sea una realidad a corto plazo y siempre animados por la opción de que un patrocinador pueda financiar el proyecto, que además podría acompañar a los jugadores en las visitas a los colegios y a los eventos publicitarios. Sardi, la mascota del Mundial de vela, fue un éxito, aunque hoy reposa varada para siempre en el Museo del deporte de Santander. El Racing volverá a tener mascota con el Grupo Pitma, pero hay otras urgencias.

Uno de los apodos que reciben los futbolistas del club extremeño es el de los lobos y a los habitantes de Villanueva se los conoce como los serones, gentilicio no oficial, así que no ha habido que pensar mucho la mascota: un lobo que se llame Seroncete. Los serones los usaban los agricultores de la zona para transportar sandías y melones típicos de la zona en sus burros.





Es muy llamativo que en el escudo del Villanovense aparece una sirena con un balón en las manos… Para una mascota sería un traje poco manejable a la hora de correr la banda con la bandera en la mano. Según una leyenda local en la comarca de La Serena habitaban estos seres mágicos, pero en agua dulce ya que el mar queda bastante lejos de Extremadura.

La sirena aparece también en el escudo de la localidad. Incluso hay quien asegura que el nombre de esta población era en realidad Villanueva de la Sirena. Incluso estas fantasías se apoyan en una pintura rupestre encontrada en el cacereño Parque de Monfragüe en la que se puede entrever uno de estos seres mitológicos con muchísima imaginación. Así que las sirenas parecían campar por los ríos y embalses extremeños a sus anchas hace miles de años...

Otra versión con menos fábula asegura que efectivamente llegó al pueblo una sirena, pero de madera. Podría pertenecer a la proa de un barco y formar parte de un botín obtenido por navegantes extremeños durante sus viajes a América... Suena más creíble.

En cualquier caso nos declaramos muy fans de la sirena guardameta y del lobo más valiente del mundo. Deseamos a Seroncete un poco de fresquito el domingo.

1 comentario:

  1. Efectivamente, la sirena está relacionada con Serena. Pero históricamente Extremadura ha sido una tierra de conquistadores de las américas. En Villanueva de la Serena nació Pedro de Valdivia, conquistador de Chile. Al margen este famoso conquistador, otros marineros no tan conocidos de la localidad partieron al nuevo mundo. Se cree que a su regreso, estos marineros traían riqueza, joyas, oros etc... y cogieron como agradecimiento el símbolo de la sirena, ser mitológico muy representativo de la mar que tal regalo les dío. Sin hablar del reconocimiento que se encontraron a su llegada. Es chocante que una ciudad sin costa, sin playa, tenga por símbolo una sirena, pero aquí tenéis la explicación. La ciudad fue cambiando de nombre a lo largo de los siglos, La Sirena - La Serena. Paralelismo.
    Hay otra leyenda más. La pueden leer aquí: http://littlemarworld.blogspot.com.es/2015/12/la-leyenda-de-la-sirena-mural.html

    ResponderEliminar