miércoles, 24 de mayo de 2017

Una eliminatoria de rebajas


No sólo la tienda oficial del Racing parece de rebajas, también la eliminatoria ante el Rayo Majadahonda. El 1-3 del partido de ida está dando una semana de tranquilidad deportiva a los racinguistas.

La renta obtenida en Madrid parece suficientemente amplían, aunque el mensaje de todos los futbolistas es de que no se pueden relajar ni confiar. El recuerdo de Guijuelo sigue presente. Julen Castañeda ha sido el último en incidir en esa perspectiva: “Tenemos que ir a por todas en Los Campos de Sport a pesar del buen resultado conseguido en el Cerro del Espino. Vamos a salir a hacer nuestro trabajo. Ellos van a venir sin miedo, a jugar el balón e ir al ataque, así que nosotros tenemos que estar bien ordenados atrás y aprovechar los contragolpes que podamos armar con los espacios que dejen”.

Ángel Viadero contará con toda la plantilla para el partido del domingo a las seis a excepción de César Díaz. El manchego ya entrena al mismo ritmo que sus compañeros, pero hasta la siguiente eliminatoria no se le podrá volver a tramitar la ficha federativa. En el entrenamiento del miércoles Israel Puerto y Abdón Prats han realizado ejercicios al margen del grupo, aunque ambos parece que podrían jugar ante los majariegos. El central andaluz sigue pendiente de evolución, pero una ecografía descartó una posible rotura de fibras.


El entrenamiento del jueves en El Sardinero podría dejar alguna pista de lo que trama Ángel Viadero para el encuentro ante el Rayo. Tampoco es que el técnico sea dado a revolucionar el once, pero hay algunos jugadores más o menos tocados o que quizá necesitan un reposo. Prats y Aquino podrían volver a formar pareja de ataque y Granero y Jagoba podrían juntarse en el doble pivote. Esto dejaría en el banquillo a un Álvaro Peña que prácticamente lo ha jugado todo en liga y Copa desde que comenzó la temporada.

Si los mensajes en el Racing son de confianza y de ganas de rematar la faena sin cometer errores desde Madrid el lema que transmite el conjunto majariego es algo parecido al “sí se puede”. Antonio Iriondo, el entrenador del Rayo, aseguró que “no era por meter miedo, pero que habían ganado al Mérida 0-4”. El técnico está convencido de que ganarán en El Sardinero y eso que las bajas le obligarán a reestructurar su once inicial.

Sergio Oliva, el capitán del equipo de Majadahonda, también dijo “creer en la remontada”. Lo cierto es que los rayistas ya han cumplido con creces los objetivos de la temporada e incluso han hecho caja con los santanderinos. Ahora vendrán a disfrutar, pero conscientes de que el Racing manda en su casa. Los aficionados cántabros han preparado un recibimiento al equipo y una fiesta previa al partido, con cortero desde la Fuente de Cacho, que impresionará seguro a los visitantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario