domingo, 18 de junio de 2017

La estrechez de los plazos


El reloj del ascenso en los despachos sigue corriendo y cada vez se estrecha más el plazo límite. Es una auténtica carrera contra el crono, aunque todavía hay tiempo.


En este caso el partido también podría tener su prórroga. Toda la documentación debe obrar en poder de la LFP el 30 de junio, pero seguramente el Racing necesite ampliar el margen y es algo posible. La asociación que preside Javier Tebas otorga prórrogas si es consciente de que puede darse algún retraso burocrático. En este caso el club santanderino quedaría a la espera del certificado de estar al corriente de pago con la Agencia Tributaria, aunque ese papel todavía se podría lograr dentro del margen establecido.

A lo largo de la próxima semana debería haber ya un movimiento definitivo con la firma de contratos publicitarios en soportes del Racing. Si el Ejecutivo cumple su compromiso el Grupo Pitma levantaría el embargo total con Hacienda adelantando unos 8,5 millones de euros. De momento, un último problema técnico en la contratación ha retrasado unos días la firma. La relación contractual con el equipo de fútbol debe realizarse a través de una sociedad pública, una subcontrata. Todo el asunto se maneja con pies de plomo en el Gobierno de Cantabria. Es un caso muy complejo jurídicamente y que tiene puestos sobre él mil ojos. Este mismo lunes se debatirá en el Parlamente con motivo de una pregunta de Podemos sobre el patrocinio al equipo de fútbol.

La opción de que el Grupo Pitma se lance a la piscina sin ese pequeño flotador publicitario prometido por el Gobierno del PRC-PSOE de momento no se contempla, aunque la empresa cántabra perdería el dinero adelantado hasta la fecha, más de un millón de euros.

En el Gobierno se vive todo el proceso con cierto pánico. El 'Caso Racing', con la compraventa del club al delincuente internacional Alí Syed llevó a los tribunales a los exconsejeros y pesos pesados de la política regional Ángel Agudo y Javier López Marcano. Uno de los apéndices de ese proceso sigue todavía abierta y esta misma semana ha desembocado con la llamada a declarar ante el juez de los tres últimos directores de deportes del Gobierno. El Racing no justificó correctamente una subvención anual de dos millones de euros en la etapa Penía-Harry. Y aunque este asunto no tiene nada que ver con el proceso actual la incertidumbre pesa en los mandatarios regionales.

Esta obra de ingeniería financiera con la que el economista Ángel Agudo dio un balón de oxígeno al Racing y a la constructora cántabra Ascán ha terminado en desastre pese a que se aseguró en su inicio que no costaría un euro a las arcas públicas. El 15 de junio de 2017 el Gobierno de Cantabria autorizó a la Oficina de Proyectos Europeos (OPE), antiguo CEP, a ceder gratuitamente a la Fundación Real Racing Club la marca y derechos federativos del equipo, una vez extinguido el pasado 20 de marzo el contrato que los vinculaba a esta empresa pública desde 2006.


El Racing debía abonar al Instituto Cántabro de Finanzas (ICAF) un canon anual de dos millones de euros, la subvención que recibía, por el uso de la marca y los derechos federativos que se dejó de pagar al no recibir el aporte público en el último año de presidencia de Ángel Lavín alias Harry. Esta recuperación de la marca Racing también era un paso necesario para lograr la firma del nuevo contrato publicitario que debe ser ratificado en el Consejo de Gobierno del próximo jueves. Después apenas quedarían ocho días para poner en marcha la maquinaría financiera, levantar el embargo con la Agencia Tributaría y obtener su certificado de conformidad entre otros muchos requisitos exigidos por la LFP el 30 de junio, así que este organismo podría conceder un poco más de tiempo al club cántabro si atisba visos de que se trabaja en la línea correcta para cumplirlo todo. Nadie entendería que si se logra el ascenso en el terreno de juego el Gobierno de Cantabria dejase escapar ese logro deportivo, e inyección de millones vía derechos televisivos, por no poder formalizar ese contrato publicitario en tiempo y forma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario