domingo, 11 de junio de 2017

Racing 4 - Villanovense 0: Sí que se podía


¡El Racing lo hizo! Hacían falta tres goles y no encajar y marcó cuatro a un Villanovense que no fue tan temible lejos de la asfixiante Extremadura. Ahora todo es pasado y el domingo que viene visita El Sardinero el filial del FC Barcelona. El racinguismo vibró como hacía años que no lo hacía y las gradas del estadio fueron batidas por las olas que generó una afición entregada.


Esta vez no había césped seco e irregular ni temperatura abrasadora. No hubo paparda ni colapso, el conjunto racinguista hizo un partido serio muy en su línea: correoso, efectivo y letal. El Racing tuvo viento a favor para navegar como si fuese la Copa del Mundo de vela.



Empezó el partido con mucha intensidad, faltas del Villanovense, nervios e imprecisiones de los dos. El Racing apretaba pero sin disparar entre los tres palos. De ese dominio local, más de empuje que de otra cosa, llegó el primer tanto. Jagoba Beobide recogió un rechace en la frontal tras una falta lateral y abrió la lata sin que Wilfred pudiera evitarlo. El balón tocó en un defensa y en el larguero para meterse dentro. El medio centro de Azpeitia fue clave durante el choque y no solamente por el tanto. Con Aquino maniatado por Pajuelo rompió las líneas enemigas internándose conduciendo un balón que robó y distribuyó con experiencia y sabiduría… Jagoba Beobide pareció un auténtico mariscal en la media.

Los santanderinos siguieron empujando, aunque la escuadra extremeña mantenía el orden… Y frenaba en falta las embestidas de Granero, Heber o Aquino. Un Córcoles renqueante tuvo que dejar su sitio a Gándara antes del terminar el primer tiempo. También Pajuelo tuvo que ser sustituido por lesión y eso lo notó mucho el conjunto pacense. Aquino se libró de su sombra.

El Villanovense no salió de sus dominios, ni se acercó a la portería de Crespo y sufría muchísimo a balón parado… El partido se les iba a hacer muy largo en la segunda mitad con el 1-0. Se hicieron pequeños en un escenario grande.

A los dos minutos de reanudarse la contienda el colegiado anuló un gol a los visitantes. Botó una falta lateral Jesús Rubio y remató el gigantón Rojas, que había entrado por Pajuelo, a gol. Parecía fuera de juego y así lo decretó el árbitro. Fue su único acercamiento con un remate entre los tres palos. Escaso bagaje.

Abdón Prats probó fortuna con un centro-chut que atrapó Wilfred sin problemas. La eliminatoria seguía abierta. Hubo unos minutos malos del Racing en los que Valverde dispuso de un par de acciones peligrosas. Un disparo que rebotó en Mikel y que originó un córner y una semi-chilena posterior que se perdió fuera.


El Racing pareció aletargarse un instante con un juego más plano, pero seguía teniendo muchos puñales para clavar en la espalda extremeña. Una buena internada de Heber terminó con el balón en las manos de Wilfred y con Abdón al acecho. Era el minuto 59.

El conjunto que entrena Viadero seguía con ese dominio “silencioso” hasta que una buena combinación en la banda izquierda entre Heber y Julen dejó al lateral zurdo solo delante de Wilfred y el defensa resolvió como un delantero. El partido era para guipuzcoanos… Los dos primeros goles llegaron desde las botas de jugadores de allí. Era el minuto 74 y el Racing tenía empatada la eliminatoria.

El Villanovense se vino abajo con el 2-0, auténtico plomo en los bolsillos. Tres minutos después un buen servicio de Jara en una falta lateral encontró la cabeza de Abdón Prats que remató de una manera perfecta. El balón parado fue decisivo, uno de los puntos débiles de los de Villanueva de la Serena. Llegó un cuarto gol en el minuto 81, una contra en la que Santi Jara condujo el balón pegado al pie hasta los dominios de Wilfred y finalizó con arte manchego. El Racing pudo incluso haber marcado algún tanto más… Pero era el momento de que la grada hiciera la ola, de que reapareciera César Díaz y de disfrutar… Los racinguistas habían visto el abismo desde muy cerca. El próximo domingo viene de visita un peligroso Barcelona B sin tiempo para fiestas. El ascenso está a dos partidos y no podía acabar de una manera tan triste ante un modesto conjunto extremeño, que ha tenido mucho mérito en llegar hasta donde ha llegado.

Fran Díez


Racing, 4: Iván Crespo, Córcoles (Gándara, 41), Julen, Samuel, Mikel, Jagoba Beobide, Santi Jara (César Díaz, 89), Granero, Abdón Prats (Álvaro Peña, 86), Aquino y Heber Pena.

Villanovense, 0: Wilfred, Iván Pérez, Candelas, Javi Sánchez, Morgado, Pajuelo (Rojas, 45), Valverde, Curro, Carlos Fernández, Jesús Rubio y Andújar (Mustafá, 75).

Goles: 1-0, minuto 27: Jagoba Beobide con un disparo desde la frontal; 2-0, minuto 74: Julen Castañeda tras combinar con Heber; 3-0, minuto 77: Abdón Prats de cabeza en una falta lateral botada por Jara; 4-0, minuto 81: Santi Jara en jugada personal.

Árbitro: César Soto Grado (Comité Riojano). Mostró tarjetas amarillas a Granero, Aquino y Gándara por parte local y a Jesús Rubio, Morgado, Iván Pérez, Mustafá, Javi Sánchez y Rojas, por parte visitante. Anuló un gol por fuera de juego al Villanovense.

Incidencias: 18.323 espectadores. Excepcional ambiente. Chema Puente y El Malvís de Tanos actuaron antes del inicio del partido. Al descanso se sorteó un coche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario