viernes, 23 de junio de 2017

Una temporada a la hoguera de San Juan


En la hoguera de San Juan se quema todo lo viejo, la temporada que se acaba, el fiasco de Guijuelo y la paparda ante el Barcelona B. El Racing quiere resurgir de las llamas tras quemar la traca y llegar al Mini Estadi como un Ave Fénix redentor.

Es casi imposible, una gesta épica pero el Racing buscará un 0-4 que le permita ascender de categoría o un 1-4 que prorrogue la batalla 30 minutos más. El 1-5 o el 2-5 también valen. “La idea es pelear en Barcelona hasta el último suspiro”, asegura Ángel Viadero. “El objetivo es meter cuatro goles pase lo que pase pero tampoco hay que descuidarse en defensa. Si no encajas y los logras asciendes, así que no recibir tiene importancia aunque tengo claro que encajar un tanto no será una tragedia ni un desastre”, explica el preparador santanderino.

Pero no será una carga de caballería heroica y valerosa, un suicidio a la desesperadas, habrá ataque pero con control y medida... Viadero no quiere revoluciones ni partidos locos, quiere que su equipo haga bien lo que sabe hacer. No encajar y marcar más de cuatro goles por si acaso. La única novedad en el once titular será la presencia del asturiano Carlos Álvarez en la punta de ataque ante la ausencia por sanción de Abdón Prats. El reaparecido César Díaz tendrá más minutos a lo largo del partido. El técnico santanderino también ha ensayado un 4-3-3 por si hiciera falta algo más de presencia arriba. Álvaro Peña, una de las más que probables salidas del verano, podría ocupar la media punta con Granero y Boebide por detrás y con otros tres hombres por delante. Es una de las medidas desesperadas por si los minutos transcurren sin que caigan los goles del lado cántabro. “El 1-4 de la ida nos dejó muy heridos, era un resultado que no esperábamos, todo lo que pasó en el partido a partir de nuestro gol fue negativo, pero a medida que ha ido pasando la semana hemos recobrado la fe y hemos ido recargando el depósito de energía y optimismo”, asegura Viadero.


El entrenador racinguista considera que “el fútbol es impredecible y somos un buen equipo que en 90 minutos se juega un ascenso. No nos hemos rendido nunca, hemos dado la vuelta a resultados adversos y contamos con jugadores con experiencia que saben que una jugada cambia todo. Somos conscientes de que tenemos que hacer un encuentro completo a nivel individual para que repercuta en el colectivo. La gente va con el Racing porque cree que es capaz y nosotros vamos a poner toda la energía y capacidad para revertir la situación”.

Ángel Viadero explicó que “enfrente vamos a tener a un conjunto que es especialista en controlar el balón pero nosotros hemos tratado de sacar una idea futbolística para obtener la remontada, sea a 90 o 120 minutos. Las arengas, el coraje, el orgullo… son intrínsecos al juego pero hemos trabajado esta semana, principalmente, el aspecto futbolístico. Nos hemos centrado en una idea, en saber qué tenemos que hacer para remontar, conscientes de que hay que meter cuatro goles como mínimo. Para lograrlo el Racing tiene que hacer un partido completo, casi brillante y eso se consigue con mucha inteligencia y mucho fútbol”.

Además de la baja por lesión de Córcoles hay varios jugadores con molestias: Llorca, Julen Castañeda y Beobide entre otros. Lo normal a estas alturas de campaña. El sábado el equipo realizará un último y suave entrenamiento para viajar en avión a Barcelona desde Bilbao. Será el único desplazamiento aéreo de esta temporada.



El partido arranca en el Miniestadi el domingo a las 20:15 horas. El encuentro se emite en directo en la web del Racing, en Barça Tv y Esport 3. El Ayuntamiento de Santander instalará una pantalla gigante para seguir el duelo que ambiente racinguista. En el recinto culé habrá una buena entrada, cerca del lleno —15.276 espectadores— con unos mil aficionados cántabro. A la hora del partido en la Ciudad Condal se superarán los 30 grados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario