lunes, 17 de julio de 2017

Cambio de césped


Todavía retumban los berridos y gallos de Enrique Iglesias en los Campos de Sport de El Sardinero. Muchos años atrás su padre no desafinó tanto en el mismo escenario, para que luego le achaquen que no cantaba… Y lo sabes. Los sonidos se los lleva el viento, pero la huella del concierto en el césped quedará más tiempo. La polémica, para siempre.

La resaca del artista residente en Miami dejó papeles, vasos de plástico, colillas y todo tipo de residuos sobre el verde. Tacones clavados en el terreno de juego y hasta algunos desalmados arrancando trozos de césped por diversión y burlándose del equipo de local antes del concierto. El Racing contaba con ello. Por eso no se cubrió con una lona u otro sistema la hierba natural. En el concierto de Scorpions en El Malecón sí que se protegió con un hule azul.

Al equipo santanderino le viene bien reacondicionar su terreno de juego, algo que llevaba pendiente desde hace mucho tiempo, sustituyendo los tapetes. Se había llegado a un acuerdo con la organización privada del evento. Ahora bien, no hay mucho tiempo para arreglar el terreno de juego. El césped deberá estar listo para el 9 de agosto, en esa fecha se disputa el encuentro de presentación ante el Sporting de Gijón. La competición arrancará la segunda quincena de ese mes y al conjunto santanderino le puede corresponder iniciar la liga en casa. En este sentido hay tranquilidad absoluta porque desde que la empresa Agrocampo cuida del césped nunca ha estado mejor con menos medios.

No ha trascendido oficialmente lo que ha percibido el club de fútbol del promotor por permitir el concierto en el estadio municipal, pero condicionado al uso exclusivo del Racing desde que la entidad cediera los terrenos de su antiguo estadio, pero se incluye un nuevo césped valorado en unos 80.000 euros y otros 125.000 más como compensación por las molestias causadas. Desde el Gobierno de Cantabria se obstinan en mantener el secretismo en torno a todo lo que lleve la etiqueta de jubilar. Eso en pleno siglo XXI y con la exigencia de transparencia para toda administración pública trabaje o no con entidades privadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario