lunes, 10 de julio de 2017

El impulso de la ayuda al descenso


Elche, Mallorca, Mirandés y UCAM Murcia contarán con una inestimable ayuda para afronta su salida de la LFP: la millonaria ayuda al descenso: 1.250.000 euros. Un dinero que ayuda a reponerse de la caída al pozo de 2ªB y sirve para coger impulso para saltar de nuevo a Segunda.

Los euros no garantizan nada. De los cuatro descendidos de la campaña pasada solamente el Albacete logró recuperar la categoría. Ni Llagostera ni Ponferradina vivieron una temporada sencilla. En el caso del Bilbao Athletic, al ser un filial y además tan condicionado, el presupuesto no es tan trascendental. 
El Mallorca lleva 36 años sin visitar esta categoría de bronce y el Elche, 18. El Mirandés solamente cinco y a lo largo de su historia ha pisado más el fútbol modesto que el profesional. El UCAM es un nuevo rico recién llegado y creado. La pasada campaña fue el primer acercamiento a la Segunda de la joven escuadra murciana. Todos ellos deberán adaptarse rápido.
Cada uno de estos cuatro clubes recibirá 1.250.000 euros por barba. Parece poco comparado con lo que supone un descenso de Primera, que se paga con un mínimo de nueve millones más variables. Otros años esa ayuda para los que perdían la categoría de plata rondaba los 600.000 euros.
Estas ayudas al descenso se habilitaron con un fondo abastecido con el 3,5% de los ingresos por televisión que reciben los clubes y tienen el objetivo de evitar suspensiones de pagos o la generación de deudas adicionales tras el trauma que supone perder la categoría. El 90% del dinero es para los que bajan a Segunda y el 10% para los que abandonan el fútbol profesional.
El dinero se abona en cuatro mensualidades durante la temporada. El 25% del importe se abona el día 30 de octubre, la misma cuantía el 30 de noviembre; un mes después y en enero de 2018 el resto.
A diferencia de años anteriores esta cantidad no tendrá que ser devuelta. Algo que ocurría antes cuando un club lograba retornaba en una temporada a la LFP. Para cobrar la Comisión de Liga exige todo tipo de trámites burocráticos para poder saldar deudas con la propia Liga, resto de clubes, jugadores o con la Federación.
Con esta ayuda un club como el Mirandés tendrá un presupuesto para la plantilla deportiva de unos 1,8 millones. Bastante más que el Racing. El Elche, ahogado por pagos y deudas, tendrá algo más de un millón de euros, parecido a los cántabros. El Mallorca se gastó en la plantilla la temporada pasada 5,5 millones y espera reducir esos gastos en más de la mitad. El UCAM tendrá para la plantilla también en torno a los dos millones de euros.
Y con tanto dinero en Segunda B además hay que fichar menos y sin mínimo salarial: 22 fichas en la plantilla como máximo y seis de ellas deben ser tramitadas para menores de 23 años con al menos ocho licencias profesionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario