jueves, 20 de julio de 2017

Locuras de talonario en 2ªB


El sueldo mínimo en Segunda División para un futbolista profesional es de 77.500 euros anuales. En Segunda B no hay mínimo salarial, tampoco máximo. Cada temporada un pequeño puñado de futbolistas supera esa cifra más de plata que de bronce en el tercer peldaño del balompié nacional. Esta temporada parece que será muchos más de lo habitual.

El diario La Opinión de Murcia revelaba hoy que el defensa Pedro Orfila cobrará esta temporada en el Real Murcia 100.000 euros con opción a otra campaña más. El zaguero asturiano había interesado al Racing, pero el club cántabro no pudo competir con esas cifras exageradas para la Segunda B. La temporada pasada el Lorca llegó a pagar casi 150.000 euros al defensa internacional chileno por media temporada. Le salió bien y ahora el conjunto del ex seleccionador chino pertenece a la LFP.

Este verano el Murcia está tirando de talonario, pese a tener una deuda con Hacienda mayor que la del Racing. El portero Biel Ribas, que se presentó junto a Orfila, cobrará 85.000 euros, casi el doble de lo que percibía en el Cartagena. El delantero Sergi Guardiola o el lateral argentino Fede Vega también cobrarán una cantidad anual similar en el conjunto murciano. No hace mucho un buen jugador de Segunda B solía ganar en torno a 50.000 euros. El mercado se ha disparado, aunque otros grandes de la categoría como la Ponferradina, Racing, Mirandés o el UCAM están siendo contenidos en el gasto.

El nuevo inversor del Real Murcia, Raúl Moro, ha optado por esa política de dispendios desde el pasado mercado invernal. El empresario cacereño acumula más de un pufo en su historial y desde luego se puede ver todo esto con cierta desconfianza.

Dentro de las investigaciones sobre la trama de corrupción de Villar está apareciendo constantemente el nombre del fallecido Jesús Samper. El que fuera presidente del Real Murcia murió en 2015 y mantuvo una estrecha relación personal y comercial con el dirigente de la Federación Española. Muchos ojos están ahora puestos en el Real Murcia. Un sector de sus aficionados también temen otra debacle si no se logra el ascenso esta campaña.

El delantero canario Airam Cabrera vuelve al fútbol español
atraído por el dinero del Extremadura

El Extremadura, también con un grupo inversor detrás del que poco o nada se sabe, es el otro club que ha elevado el listón del mercado tirando de talonario. El delantero tinerfeño Airam Cabrera cobrará 120.000 euros esta campaña. Kike Márquez unos 80.000 y Pardo algo menos. Tampoco les ha temblando la mano para llevarse a algunos de los futbolistas más importantes del Villanovenese mejorando sus salarios de manera ostensible: Rubio, Valverde y Candelas.

Murcia y Extremadura no son los únicos que está fichando pagando por encima de la media habitual. En el Elche el delantero Beja cobrará unos 150.000 euros y otros de sus fichajes también tendrán honorarios de Segunda, como el extremo exracinguista Collantes, que llega procedente del UCAM después de ocho temporadas en la categoría de plata.

Lo recordaba Ángel Viadero, entrenador del Racing, en su primera rueda de prensa de la temporada: "Hay equipos que son más poderosos en lo económico y bastante clubes de la categoría manejan presupuestos bastante mayores que el nuestro, tenemos el nombre del club que es un atractivo, pero hay otros clubes que están disparando el mercado". Muchas de las entidades que la temporada pasada realizaron un gran gasto en jugadores luego no entraron ni en la fase de ascenso, así que siempre gusta recordar que el dinero no lo es todo. 

1 comentario:

  1. En el Racing un jugador mediocre como Granero, que lleva dos temporadas con lesiones graves de larga duración, cobra 90.000 euros (tengo entendido), así que..., cada uno pague lo que quiera/pueda. El Racing también tuvo las ayudas al descenso el año pasado y no fue capaz de ascender.

    ResponderEliminar