jueves, 20 de julio de 2017

Una pretemporada de incertidumbres


No terminan de despejarse las dudas en el Racing, que vive una pretemporada plagada más de incógnitas que de ilusiones. Para completar esta fiesta de la confusión en la RFEF reina el caos absoluto.

La detención de Ángel María Villar ha puesto patas arriba el fútbol español, especialmente la Segunda B, que depende de este estamento en exclusiva. Pese a que la investigación policial sigue su curso la Federación tiene la intención de sacar el calendario de la categoría de bronce la semana que viene con la misma propuesta de grupos que realizó la Comisión de 2ªB, aunque no se celebre la Asamblea General, que estaba programada hoy, ni se apruebe en ella esa composición de grupos.


A los problemas generados por la investigación de corrupción en la Federación Española de Fútbol se suman las miserias propias. En el club todo parece ser improvisado, se tapan algunos agujeros sobre la marcha para que surjan nuevas vías de agua.

Nada se sabe de la solución final para el embargo de la Agencia Tributaria ni de cómo el Grupo Pitma pasará a tener más del 51% de la SAD. Quizá lo más importante para el futuro a medio y largo plazo.

No hay ninguna transparencia sobre las compensaciones recibidas por el club por permitir la celebración del concierto de Enrique Iglesias (tampoco desde el Gobierno)… Ni sobre qué ocurrirá con el césped dañado. Algunos abonados se habían ilusionado con tener gratis con el carnet un partido de presentación ante el Sporting de Gijón, que finalmente parece que se ha trasladado nada menos que a 193 kilómetros, a Luanco.

Tampoco la lentitud y escasez de fichajes ayuda a motivar a la masa social, que ha visto como desaparecían algunas opciones de descuento para jóvenes con lo cual no se mantenían los precios del año pasado. Otro aspecto que no ha sentado bien. Se han ido futbolistas importantes y la impaciencia es uno de los rasgos distintivos entre unos aficionados que sufrirán la tercera temporada consecutiva en Segunda B. Algo inédito en la historia del club.

En las taquillas la campaña de abonados comenzó entregando papeles a mano por falta de plástico para realizar el carnet y el sistema en línea dejó multitud de incidencias (algo también lógico al tratarse del primer año que se ponía en marcha). Se iban improvisando apaños como el de ampliar el descuento por el pronto pago tres días, pero solamente vía on line ya que el plástico volvía a escasear.


Hoy se presentan las equipaciones para esta campaña en un acto exprés que también ha tenido polémica. El presentador, el actor Javier Cifrián, declaró públicamente que no compraría acciones del Racing durante la ampliación de capital, otro detalle que ha sentado mal a otro sector de los aficionados. Seguro que cuando empiece a rodar el balón las aguas podrán volver a su cauce después de algunas semanas de cambios y adaptaciones en el club.

No hay comentarios:

Publicar un comentario