sábado, 12 de agosto de 2017

La cantabrización de la plantilla


El 43,3% de los futbolistas que actuaron la pasada campaña eran cántabros, aunque muchos de ellos tuvieron una presencia meramente testimonial en cuanto a minutos jugados. Este año la plantilla ha experimentado una evidente cantabrización y el porcentaje sube a más de la mitad.

Este regreso al Racing de futbolistas cántabros tiene su lógica y desde luego no tiene motivos políticos. Pueden ser más económicos, sentimentales, deportivos o de implicación... En ocasiones, meras casualidades.

Ya la campaña anterior se reclamó una mayor “cantabrización” de la plantilla, aunque es cierto que firmaron por el club santanderino los porteros Iván Crespo y Raúl Domínguez. Curiosamente ninguno de los dos fue canterano en el club verdiblanco.

Lo cierto es que en Segunda B militan bastantes jugadores de la región con calidad suficiente para fichar por el Racing, muchas veces aceptando ofertas menores por las ventajas de vivir en “casa”. Con futbolistas cántabros se suele conseguir mayor implicación, se genera muchas veces afición racinguista en sus localidades… Hay muchas ventajas en estas apuestas a lo conocido.

Fichajes extranjeros como Coulibaly, Botempo o Pumpido tienen siempre su riesgo y en la mayoría de las ocasiones necesitan su adaptación. Se evitan las "aves de paso", muy habituales en esta categoría y que obligan a reiniciar proyectos casi desde cero cada verano.

Este año las incorporaciones son mitad regresos y mitad importados. Juanjo Expósito, Quique Rivero y Antonio Tomás vuelven al Racing. El burgalés Gonzalo, el andaluz Regalón y el murciano Matías Aquino completan las novedades.


Contando a tres canteranos en una teórica plantilla del primer equipo (Miguel Goñi, Ares y Soberón, aunque pueden poner otros nombres y seguramente será un número mucho mayor los que logren debutar) tendríamos un porcentaje de cántabros del 60,8%. Sin esos tres canteranos el porcentaje bajaría un poco, aunque seguiría siendo superior al de la temporada pasada: 55%.

Históricamente esa cantabrización de las plantillas le ha salido muy bien al Racing. Bien fuera porque no había dinero para fichajes y se tiraba de la cantera o por el retorno de figuras en su ocaso para reforzar al equipo de cara a un ascenso, como fue el caso Quique Setién, Tuto Sañudo o Marcos Alonso, la idea ha funcionado en más ocasiones y esperan que lo haga de nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario