miércoles, 23 de agosto de 2017

La dificultad del campo


Los desplazamientos son más cortos, pero el Racing se encontrará con dificultades jugando a domicilio, especialmente a causa de los terrenos de juego en los que juegan sus rivales. La primera salida será ya para disputar los tres puntos sobre hierba artificial.

Urbieta no es un campo pequeño en cuanto a dimensiones: 105 de largo por 65 de ancho, igual de largo que El Sardinero aunque con tres metros menos de ancho que el terreno de juego de los racinguistas. El césped es de última generación.


El Ayuntamiento de Igorre se gastó 220.000 euros en 2015 en renovar la instalación. La anterior superficie sintética tenía más de diez años y estaba muy deteriorada. El retorno del club a Segunda B animó al Consistorio con la inversión. Es un campo con la homologación FIFA 2 Star.

El terreno de juego no será problema para el Racing, aunque deberán adaptarse. Paco Regalón hablaba hoy sobre este aspecto del duelo: "En estos partidos hay que remangarse y apretar todos. Tendremos que adaptarnos de El Sardinero a otros campos, pero el míster ya nos ha hablado de lo que nos vamos encontrar. Hay que cambiar el chip y darlo todo".


El recinto tiene capacidad para poco más de 2.000 espectadores. Puede entrar más gente aunque en malas condiciones de comodidad. La entidad tiene unos 800 abonados y se espera que asistan unos 500 racinguistas, así que en las pequeñas gradas de Urbieta las fuerzas estarán igualadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario