miércoles, 30 de agosto de 2017

Leioa 2 - Racing 1: De la manera más tonta


Minuto 89, 1-1, dos jugadores rivales expulsados. El Racing no ha jugado bien, pero el árbitro le ha regalado un penalti y la contienda está empatada con una prórroga por delante para culminar la tarea. Todo se te ha puesto a favor. Eres el club grande de la categoría… ¡Y la cagas! Es la paparda. La derrota inesperada y ridícula, condena eterna del racinguismo.


No fue un naufragio total como la eliminación ante el Laredo hace tres temporadas, tampoco el Leioa era un club de Tercera, pero la sensación de impotencia vivida ante el Barcelona B hace pocos meses en la fase de ascenso volvió a ser una bofetada de realidad para un racinguismo que sueña con volver a ser algo en el fútbol profesional, pero se da de bruces con mil dificultades.

Todo comenzó a torcerse desde el inicio de la tarde-noche. A las numerosas bajas por lesión se sumó Borja Granero en el calentamiento. Al valenciano, que iba a jugar de central, se le inflamó un poco la rodilla y se optó por alinear a Juan Gutiérrez, un defensa del juvenil que tiene 17 años. El otro central, Gonzalo, abandonaría el encuentro a causa de un golpe en la cabeza… Una conmoción, igual que la que sufrió todo el racinguismo con la eliminación copera.

Desde el inicio el Leioa llevó la voz cantante del choque. Goti desde la banda derecha del conjunto vasco puso el primer centro peligroso en el área. Era el minuto dos y Raúl Domínguez atrapó el balón. Leandro y Goti no dejaban de internarse por esa zona desbordando a la zaga racinguista. Pintaba mal el cuadro.

En el minuto 10 el cántabro del Leioa, Leandro, remató de cabeza un balón que estuvo muy cerca de terminar en gol. El Racing estaba muy espeso y trabado. El centro del campo, con Rivero bajando a recibir y Cobo y Sergio por delante no funcionaba. No tardaría Viadero en abandonar el 4-3-3 y regresar al 4-4-2. El Racing lo intentaba con alguna contra, que no se llegó a culminar correctamente, pero no lograba un juego fluido. En el minuto 21 Iturrioz, el portero local, intervino para atrapar un remate de Gándara dentro del área tras un barullo.



El equipo cántabro tenía muchos problemas defensivos en las acciones a balón parado. Yurrebaso realizó un primer remate de cabeza que salió desviado, pero en el minuto 28 en un saque de esquina que señaló el árbitro por error, ningún racinguista tocó el balón, llegó el gol del Leioa. Undabarrena de cabeza no perdonó a una zaga verbiblanca sin intensidad. El Racing no estaba cómodo, la chispa de Heber, alguna aparición de Óscar y poco más. La derrota momentánea era merecida.


Nada más comenzar la segunda mitad Óscar Fernández probó a batir a Iturrioz con un chut raso. El guardameta vasco atrapó el esférico. Estaba el duelo muy trabado, igual de feo que el día lluvioso, más de noviembre que de agosto, cuando apareció un Heber muy insistente. El gallego no faltó a su cita con el “Hebernalti”, especialidad de la casa. El extremo del Racing tiene esa facilidad para recortar al rival, es imparable salvo con falta y sabe caer como nadie… El árbitro no dudó, aunque no parecía pena máxima. El ferrolano transformó el penalti en gol. Se había hecho lo más complicado: igualar la eliminatoria incluso sin merecerlo. Los locales se quejaron mucho del arbitraje del riojano Ángel Hernández y no sin razón.




El partido se volvió loco. La locura de la Copa. El Leioa pudo marcar de nuevo en el 73 en una ocasión doble. Óscar probó con el disparo otra vez y el balón se fue cerca de la escuadra.. Matías Aquino desquició a los rivales y embarró la contienda… Generó la expulsión del aguerrido Alain y hubo momentos de engarrada en el cuerpo a cuerpo.

Y con todo a favor tras la expulsión de Goti, aunque había que disputar la prórroga, llegó la gran cagada. Javi Cobo haciendo una falta innecesaria, la mala defensa del balón parado –constante durante el partido– y la poca fortuna del portero. Undabarrera remató dentro del área pequeña, clavó un puñal en el pecho de los racinguistas... ¡Vaya manera más tonta de despedirse de la Copa! Para el Leioa fue una victoria épica, para el Racing una derrota humillante para olvidar cuanto antes.


SD Leioa, 2: Iturrioz, Luca, Morcillo, Córdoba, Alain, Undabarrena, Leandro (Óscar García, 71), Nico, Yurrebaso (Magdaleno, 89), Yosu Camporro (Aitor Aspas, 65) y Goti.

Racing, 1: Raúl Domínguez, Gándara, Gonzalo (Córcoles, 66), Juan Gutiérrez, Julen Castañeda; Sergio Ruiz, (Matías Aquino, 59), Quique Rivero, Javi Cobo; Óscar Fernández, Héber y Pau Miguélez (Badiola, 86).

Árbitro: Hernández Lorenzo (Comité riojano). Expulsó por doble amarilla a los locales Alain Álvarez (minuto 76) y Goti (minuto 86). Amonestó a los vizcaínos Luca, Morcillo, Córdoba y Yosu Camporro, así como a los verdiblancos Gonzalo, Pau Miguélez y Matías Aquino. No fue decisivo, pero perjudicó bastante a los locales.

Goles: 1-0. Minuto 28. Undabarrena tras un saque de esquina; 1-1. Minuto 70. Héber de penalti; 2-1. Minuto 89. Undabarrena.

Incidencias: primera eliminatoria de la Copa del Rey, disputada en Sarriena a partido único. Terreno de juego pesado a causa de la abundante lluvia caída en Leioa. Unos 200 racinguistas.

2 comentarios:

  1. El primer gol del Leioa tendría que haberse anulado por falta a Gonzalo. No se aprecia bien en el video pero el que casi remata le empuja por la espalda y le tira...

    ResponderEliminar
  2. No estoy seguro, no se ve bien. Lo que está claro es que el penalty es de risa..., ¡menudo piscinazo!

    ResponderEliminar