jueves, 10 de agosto de 2017

Sin fútbol televisado... De momento


Los aficionados del Racing se habían acostumbrado a seguir todos los partidos de casa vía streaming. Un lujo para los racinguistas que viven fuera o incluso para los que siendo abonados preferían en ocasiones quedarse en casa debido a las condiciones meteorológicas u otros compromisos. Esta temporada las transmisiones de televisión en 2ªB están en serio riesgo de no poder realizarse.


La empresa Holastream todavía no sabe si ofrecerá de nuevo los encuentros de casa del Racing a diez días de que se dispute ese primer compromiso del equipo santanderino. El proyecto está parado debido a una nueva normativa de la Federación Española de Fútbol que se comunicó el pasado día 27 de julio y que atiende al Real Decreto-ley de 30 de abril del 2015, vigente esta temporada. Al igual que hizo la LFP con la Primera y Segunda División, la Federación quiere vender de manera conjunta los derechos del fútbol televisado de 2ªB y Tercera, ya que ostenta los derechos de explotación comercial de estas competiciones, y prohíbe expresamente a los clubes explotar este negocio de manera individual.

En la circular se indicaba que se negociaba con estos derechos, pero no ha vuelto a haber noticias a punto de arrancar la competición y no existen indicios de que vaya a haber novedades al respecto: “Se está llevando a cabo la comercialización conjunta de los derechos audiovisuales de ambas competiciones en aras a mejorar las condiciones económicas de los clubes participantes en las mismas y en los intereses generales del fútbol no profesional”. La Federación tiene otros problemas más graves dentro y se respira dentro cierto caos.

Todo puede cambiar de un momento a otro, pero a día de hoy sería inviable para el Racing o cualquier otro club de Segunda B y Tercera televisar sus encuentros de casa. La norma de la RFEF es prohibir esta práctica y comercializar de manera conjunta todas las transmisiones deportivas de ambas categorías con 440 clubes afectados. Una manera de la RFEF de poner freno a lo que intentó hacer ProLiga, una asociación de clubes que trató de plantar cara a Villar y que aspiraba a ser una LFP de los modestos.



Esta medida perjudica claramente a los clubes que ofrecían ya estos servicios de pago por visión o que recibían pequeñas cantidades de sus canales autonómicos. La televisión gallega no podrá ya ofrecer partidos en vivo tampoco la ETB, aunque no estaba prestando demasiada atención al fútbol de bronce, algo lógico con cuatro equipos en Primera División. A causa de este motivo será complicado ver por la tele o por la pantalla del ordenador al Racing esta temporada, ni los de fuera ni los de casa.

La compleja situación en la que está sumida la Federación a causa del escándalo y paso por prisión de su ya expresidente, Ángel María Villar, ha motivado que este plan se haya estancado en gran medida. No  hay nuevas comunicaciones al respecto, solamente la circular que restringía la práctica.

Las nuevas normas, aplicadas de manera unilateral por la Real Federación Española de Fútbol dejan al fútbol de Segunda B sin cobertura televisiva en directo… De lo escaso a la nada. El escrito federativo impide claramente a los clubes de estas dos categorías negociar individualmente al margen de la colectividad: “Lo cual se indica para general conocimiento e igualmente a efectos de que todos los afiliados se abstengan de negociar, suscribir o ejecutar cualquier tipo de acuerdo sobre la materia, todo ello en cumplimiento de la normativa vigente y a fin de no incurrir en responsabilidades patrimoniales no deseadas que perjudicarían los intereses conjuntos del fútbol no profesional”.

La medida perjudica al Racing, que seguramente recibiría muy poco dinero de este concepto en una hipotética negociación colectiva, y además le prohíbe sacar provecho de estas emisiones. Clubes como el santanderino, el Real Murcia, Recre o Cartagena tienen mucho más tirón que la media en estas categorías y el reparto no haría justicia. Los equipos de comunidades autónomas con televisión pública son también los más afectados y pierden dinero desde el primer momento.

En cualquier caso, a diez días del primer partido, los equipos no tienen tiempo ya de negociar nada y las plataformas televisivas cuentan con muy poco margen para tratar de sacar provecho de un fútbol modesto al que la Federación explota hasta límites insospechados y sobre todo maltrata de forma injustificada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario