domingo, 13 de agosto de 2017

Una pretemporada corta


Al igual que el verano en Cantabria la pretemporada del Racing ha sido algo extraña. No es que haya llovido ni que se haya pasado volando, pero sí ha sido corta y no especialmente luminosa. Ni mucho ni poco, aunque no ha faltado el "cole" en El Sardinero.

El Racing ha ganado tres partidos, empatado dos y perdido uno con 13 goles a favor y seis en contra. La imagen general ha sido bastante positiva. De hecho, en el único partido que se perdió, ante el Barakaldo 2-1, el conjunto santanderino mereció ganar. El entrenador, Ángel Viadero, destaca sobre todo que no haya habido que lamentar bajas: “Ha sido una pretemporada corta, pero buena. Sin sobresaltos en forma de lesiones y considero que llegamos al inicio de competición en buen estado”.

No ha habido ni partido de presentación, ni en Barreda –otro clásico– ni el tradicional enfrentamiento con la Gimnástica de Torrelavega. La temporada anterior terminó muy tarde y no había tiempo material para una pretemporada larga o con más alicientes para los aficionados. El césped maltrecho por el no concierto de Enrique Iglesias privó a los abonados de ver a su equipo en casa y gratis. El rodaje se hará en competición oficial y hay semanas de sobra para cohesionar a los nuevos, en Segunda B lo mejor es llegar en forma óptima a la recta final, a la fase de ascenso.

Los fichajes más destacados no han tenido ni un minuto. Ni Antonio Tomás ni Juanjo han podido “debutar” antes de la competición oficial, algo también bastante llamativo.


El Racing empezó ganando al Amorebieta 1-3, cayó en Barakaldo 2-1 tras una segunda parte de pruebas y debutantes jóvenes, empató a dos en Escobedo, goleó en Asturias a la selección AFE 0-5, empató ante el Sporting a uno plantando cara un rival de superior categoría  y cerró la pretemporada con un triunfo 0-1 ante el Cayón en un mero entrenamiento marcado por las bajas y porque los locales tenía encuentro oficial al día siguiente de la Copa Federación.

Ángel Viadero ha utilizado un total de 32 jugadores, aunque la idea de juego y el posible once tipo parecen ya bastante evidentes. Pocos canteranos, o jóvenes promesas incorporadas de otras canteras de Cantabria, han destacado especialmente. Quizá Saúl García haya sido el que más ha llamado la atención de los “nuevos”, aunque tampoco parece estar a un nivel como para tener muchos minutos en Segunda B. El resto ha sido todo lo viejo conocido.


La gran sorpresa de la pretemporada ha sido el hermano de Dani Aquino, Matías. En principio venía para el filial, pero sus cinco goles le han convertido en el mejor artillero de los bolos veraniegos y parece claro que se quedará con los “mayores” a falta de otros refuerzos. Ha pasado la prueba. Heber Pena, con dos tantos, ha sido el siguiente en la lista de goleadores. El resto han marcado uno: Dani Aquino, Badiola, Rozas, Óscar Fernández, Soberón y Regalón.

Viadero ha utilizado a los dos porteros Raúl Domínguez e Iván Crespo, con más protagonismo para el primero y descaso para el teórico titular. En la defensa han tenido minutos Camus, Regalón, Miguel Goñi, Puras, Gándara, Gonzalo, Julen, Borja Ares, Darío, Adrián Zorrila, Bolado y Valentín. El partidazo que se marcó el burgalés Gonzalo de la Iglesia en Miramar ante el Sporting ha sido de lo mejor de esta pretemporada. Parece formar una pareja muy sólida junto al andaluz Regalón. No ha podido jugar Córcoles por lesión ni un minuto de esta pretemporada.


En la media han jugado Sergio Ruiz, Quique Rivero, Borja Granero, Javi Cobo, Óscar Fernández, Heber, Pau, Saúl García, Víctor Badiola, Diego Rozas, Eduardo Martínez, Gonzalo Peña y Pablo Ruiz. Y en la delantera César Díaz, Dani Aquino, Soberón, Matías Aquino y Alejandro Cañizo.

Ya no hay más tiempo para pruebas, pero el Racing necesita menos experimentos y test que en los dos veranos anteriores. Hay continuidad con el entrenador y en la línea general de lo que se quiere. El objetivo inicial también es claro: el primer puesto del Grupo II. El técnico eso sí tendrá que dosificar a los de la temporada anterior e ir cohesionando a los nuevos poco a poco. “Estamos bien, los futbolistas de la pasada temporada han parado muy poco tiempo, así que tienen casi el mismo tono de competición de la fase de ascenso. Vamos a mantener lo bueno del año pasado, no tendría sentido cambiarlo, y esa base de seriedad, concentración, conceder pocos tiros al rival, salir con velocidad por las bandas… Y a todo esto que hacíamos muy bien se añade más circulación de balón por las características de algunos de los fichajes como Quique Rivero, Regalón o Gonzalo”, explica Viadero. La suma de Antonio Tomás seguramente añada también más capacidad de jugar el balón desde atrás y de cierta elaboración en la medular. A Juanjo le tocará dotar a la escuadra de más pegada o al menos abrir el camino a Dani Aquino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario