lunes, 4 de septiembre de 2017

El bueno, feo y malo del Racing-Mirandés


El bueno
A Jesús Reguillos Moya todo el mundo le conoce como “Limones”, aunque sea de Daimiel y no de Novales. El portero del Mirandés es un veterano de la Segunda B y fue el mejor de los rojillos en El Sardinero.

A Óscar Fernández le sacó tres balones clave. Ni peras ni manzanas, limones. El Racing tuvo más ocasiones, pero el Mirandés estuvo mejor posicionado, presionó más y creó peligro con un juego más fluido... Y eso que han fichado este verano a 16 futbolistas y están todavía en fase de construcción. Si el encuentro fue parejo ahora es mejor no pensar cómo será en la segunda vuelta.

El feo
Héber Pena fue el mejor jugador de campo, pero Viadero le cambió de banda para dar entrada a un Álex que jugó de mediapunta y luego de extremo zurdo A Javi Cobo le ubicó de mediapunta y posteriormente retrasó su posición… El torrelaveguense debió pensar que seguía en punta porque arriesgó con varios balones cerca de su portería que casi le queman. Dani Aquino jugó de ‘9’ y de segundo delantero. Rivero tuvo de compañeros a Granero, Cobo y Antonio Tomás… Juanjo entró por Óscar en una maniobra de contorsionismo táctico y antes de empezar Córcoles había sentado a Gándara. ¿Qué le ha pasado al inmutable Viadero?

El malo
La afición no tiene paciencia, pero sí buena memoria. Un sector del racinguismo no perdonó a Álex García unas declaraciones de hace once años y se llevó algunos silbidos. El centrocampista tampoco pudo callar bocas con una buena actuación. La grada de El Sardinero tenía la boca caliente, en la primera parte ya había pitado con ganas a un equipo que se quedó maniatado ante un Mirandés que asfixiaba la salida de balón racinguista. Los pases atrás no son pecado mortal en el catecismo del fútbol de toda la vida. No hay paciencia ni perdón. Mala señal para todos. Silbar a tu equipo en apuros y en la jornada tres será respetable, pero no parece muy coherente.


Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario