martes, 5 de septiembre de 2017

Las nuevas restricciones a la foto con los niños


Realizar a un niño o una niña la habitual fotografía en los Campos de Sport de El Sardinero se ha vuelto una misión casi imposible repleta de obstáculos y burocracia kafkiana. Algún padre ya ha sufrido esta nueva normativa impuesta por el club, realmente restrictiva.


En la primera jornada se advirtió de que era el último día en el que se podían llevar menores a realizar este ritual de la fotografía con el primer equipo, un momento visto durante décadas en todos los estadios. Anteriormente se acudía a uno de los accesos acordado–la puerta donde se ubican las ambulancias, la más cercana a la rotonda de Galicia en la esquina suroeste– con los niños media hora antes de iniciarse el partido y allí ya se hacían cargo de todo.

El pasado domingo ante el Mirandés el Racing puso en marcha una nueva forma de gestionar este asunto de la foto oficial antes del comienzo de los encuentros. Algunos padres ya se vieron sorprendidos por este medida... Ahora hay que rellenar una instancia administrativa. Ante la escuadra burgalesa no hubo ni un niño. Ni uno.



La primera restricción significativa es que solamente pueden participar en la foto los niños de entre dos y 12 años que sean abonados. Básicamente, nada de bebés o niños que no puedan andar todavía.. Antiguamente sí se hacía en ocasiones gracias a alguna empleada del club que se hacía cargo del bebé o con la complicidad de algún fotógrafo o incluso eran los futbolistas los que sostenían al retoño.

El club no matiza si los niños han de ser accionistas o si ello sirve como alternativa al abono. Quedan excluidos, por tanto, los no abonados, niños que podrían llegar a serlo atraídos por los colores verdiblancos a partir de esta experiencia... O que son todavía muy pequeños para acudir cada dos domingos a El Sardinero, pero sus padres les compraron acciones. O meros "simpatizantes", con su carnet a través de la Fundación, posibles futuros clientes. La cantidad de fotos por temporada se limita a dos, lo que sólo parecería razonable si hubiera saturación de niños en cada encuentro…

Para poder acceder al campo y obtener la foto es obligatorio pedir cita previa. A partir de ahí se entra en una lista de espera y en caso de existir mucha demanda es posible que pasen varias semanas y partidos desde el día de la inscripción hasta el momento en el que finalmente se tome la foto con el equipo. Lo cierto es que, y sobre todo con los más pequeños, no siempre es fácil saber si un niño podrá acudir a un partido determinado, lo que complica todavía más la solicitud.



Los padres del niño deberán indicar si desean que se les imprima copia de la foto oficial con el equipo en el mismo momento en que presentan la solicitud y pagarla por adelantado. Hasta ahora, los padres podían pasar por la tienda del Racing, ver la foto y adquirirla si ésta era de su agrado. No es fácil que todos los niños a la vez miren al frente en una instantánea conjunta…

Por su parte, el Racing se reserva el derecho a cancelar la cita ya pactada para realizar la fotografía en cualquier momento, incluso el mismo día del partido “por razones organizativas, deportivas, de seguridad u otras causas, por ejemplo, climatología”.

Una de las novedades más llamativas es que el Racing se reserva el derecho “de establecer un precio por este servicio, el cual deberá ser satisfecho en el plazo y forma que se determine”. Es decir, el Racing podría llegar a cobrar a los niños que accedieran al campo a retratarse con los jugadores de su equipo. Hay que recordar que antes eran los voluntarios del Racing los que coordinaban y acompañan a los niños, de hecho la solicitud se debe dirigir al mail voluntarios@realracingclub.es, aunque ahora depende ya del responsable de seguridad. En principio seguirán siendo voluntarios los que acerquen a los chavales al posado con el once, aunque el otro día no hubo ninguno.

Continúa en vigor la exigencia en cuanto a la vestimenta de los menores: “los niños no podrán portar o exhibir camisetas, bufandas u otros elementos que no sean distintivos oficiales del Real Racing Club de Santander”. Esta medida se tomó hace años en Primera División, para evitar que en encuentros ante clubes como Real Madrid y Barcelona, el césped de El Sardinero se llenara de pequeños aficionados del equipo rival con sus camisetas del conjunto visitante. Igualmente, sigue sin permitirse el acceso al interior del estadio a los padres.

Con la solicitud de la foto se ceden todos los derechos de imagen de la misma al Real Racing Club de Santander, S.A.D. Esta nueva normativa parece muy compleja y restrictiva, aunque tenga su razón de ser... Ya lo decía Jesucristo: "Dejad que los niños se acerquen a mí". De momento, el Racing parece que no le hace mucho caso.

8 comentarios:

  1. Fomentando el racinguismo entre los pequeños. Bravo.

    ResponderEliminar
  2. Estaría bien saber cuantos de esos niños han ido o van a la academia del racing o van a los entrenamientod cuando empieza la pretenporada,no vaya a ser que se la sude el racing y sean los padres quien quieran dar por culo por una foto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si así fuera, si fuera capricho de sus padres abonados, están en su derecho. ¿Dar por el culo por una foto? No entiendo...

      Eliminar
    2. El club está en derecho de poner las restricciones que crea oportunas,el hijo que cumpla las restricciones que pone el club que los padres rellenen el formulario y punto

      Eliminar
    3. Es exagerado, el club puede hacer lo que quiera y sus clientes pueden quejarse también... Que alguno no haya comprado la foto o lo que sea no da derecho a este esperpento!

      Eliminar
    4. El Club puede hacer o que quiera y yo como accionista y cliente abonado puedo protestar.
      Esto es como las cafeterías que no dejan entrar niños; están en su derecho pero claro... que no se quejen si pierden clientes o les critican.

      Eliminar
  3. Que digan quién ha sido el inventor

    ResponderEliminar
  4. Vaya risa me a dao leer al personaje que lleva el Twitter de remitió sport tavern hablar de vergüenza ajena por esta decisión,que mire su lista de precios a ver si también le da vergüenza ajena y los baja que esta en un barrio de clase baja no está en el sardinero

    ResponderEliminar