jueves, 28 de septiembre de 2017

Mejor o peor plantilla que la temporada pasada


Es una conversación recurrente entre los aficionados racinguistas estos días. ¿Se tiene una plantilla adecuada? ¿Es mejor grupo que el que inició la campaña pasada a las órdenes de Ángel Viadero? Los resultados y el tiempo lo dirán y las opiniones son subjetivas, pero analizamos las altas y bajas que ha experimentado el Racing.


Sin contar el mercado de invierno, que cambió radicalmente la plantilla de la temporada pasada, las altas y bajas son casi hombre por hombre, puesto por puesto: nueve altas y nueve bajas. Dos centrales, Regalón y Gonzalo, sustituyen a los dos que se fueron: Samu Llorca y Mikel Santamaría. El juvenil Juan cumpliría con la función testimonial que tuvo en defensa Camus.

Antonio Tomás ocupa la plaza de Álvaro Peña, actualmente jugando en Segunda División, y Quique Rivero la de Alberto, que se marchó al Caudal. Álex García Peña llenaría el sitio de Coulibaly y Juanjo Expósito el del onubense Caye Quintana. Dos jóvenes como Josemi y Laro Setién han dejado sitio a otros dos: Matías Aquino y Víctor Badiola.

Cada uno puede valorar hombre a hombre, puesto a puesto, si se ha ganado o perdido, pero las notas llegarán a final de temporada. Es complicado juzgar, o muy fácil, sobre el papel. En algunos aspectos se ha mejorado y en otros se habrá perdido potencial. Es un equipo diferente todavía por ensamblar.


Llama poderosamente la atención que todos los fichajes que llegaron con la temporada comenzada no han continuado. Ninguno de los seis. En algunos casos el club lo intentó sin éxito, como con Abdón Prats, y en otros no hubo interés, pero la sensación que se deja es de haber fallado o de haber sido un proyecto cortoplacista, que buscó parches.


A las altas y bajas hay que sumar los futbolistas que continúan en el plantel, un total de 17. Algunos canteranos como Goñi y Somavilla, que tuvieron minutos la temporada pasada, han perdido todo el protagonismo.

La plantilla con sus nueve altas y nueve bajas sigue teniendo los mismos problemas que la temporada pasada. El lateral izquierdo no tiene relevo, hay escasez de centrales, ningún mediocentro es defensivo y falta un nueve goleador. Fueron cuestiones que se resolvieron en el mercado de invierno pasado, pero como indicamos ninguna de esas piezas ha continuado en el equipo racinguista con lo cual muchas de esas debilidades siguen latentes.

Para el centro de la zaga se puede utilizar el parche de Granaero a la espera de que Javi Gómez esté completamente recuperado y pueda tener una oportunidad de demostrar que tiene hueco. Para el doble pivote en teoría se suple a un jugador de las característitas de Beobide con cantidad: Antonio Tomás, Rivero, Cobo, Sergio, Granero... Pero ninguno de ellos es un eje defensivo de ese perfil, son más similares al de Álvaro Peña. Por lo menos, hay dónde elegir.

En cuanto al delantero centro se ha visto que Juanjo se emplea más como mediapunta alternándose con Dani Aquino a lo largo de los partidos. El murciano vuelve a tener que fajarse como '9', un puesto en el que rinde menos. Tampoco Caye Quintana era un delantero centro puro... El de Ontaneda aporta un trabajo sucio importante, pero no está teniendo esa finalización que tenía Prats y no la tendrá.

Sin entrar en la batalla de mejores futbolistas y peores, la plantilla sigue adoleciendo de males muy similares a los que tuvo al inicio de la campaña pasada y que solucionaron el mercado de invierno. Al menos se ha ganado en experiencia con la llegada de hombres como Rivero, Antonio Tomás, Álex o Juanjo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario