domingo, 3 de septiembre de 2017

Racing 0 - Mirandés 1: Una caída peligrosa


El gran rival del Grupo II se llevó los tres puntos de El Sardinero ante un Racing que dejó más sombras que luces. Es cierto que el empate pudo ser un resultado más justo y que el árbitro se erigió en protagonista con varias decisiones inexplicables, pero el Mirandés ganó el duelo con un solitario gol de Cervero conseguido desde el punto de penalti. Eso ya no se puede cambiar.

El árbitro Daniel Palencia Caballero se llevó todas las quejas de la afición racinguista, no sin razón. Es el colegiado que abandonó un amistoso este verano... No quiere líos. Era la tercera vez que pitaba en El Sardinero y en las dos anteriores siempre había ganado el equipo cántabro. El colegiado de Hernani, como el capitán del Mirandés Gorka Kijera, no estuvo acertado. Pitó un penalti en contra de esos que no se pitan nunca y se creyó siempre engañado por Heber, cuando en realidad al gallego le cosieron a patadas o le agarraron de la camiseta delante del juez sin que éste se inmutase. Luego expulsó a Antonio Tomás y a Pinillos para rematar la faena. En una última acción del choque, Héber fue derribado sin contemplaciones justo al borde del área, aunque fuera, y Palencia Caballero le sacó amarilla al ferrolano pensando que se había tirado a la piscina. La guinda de un pastel revenido. En ese sentido, el Racing lo tuvo todo en contra.

Tampoco hizo grandes méritos para superar al rival y a la actuación arbitral el equipo de Viadero. Un Mirandés bien colocado, pese a los 17 fichajes de este verano, desarticuló al Racing cada vez que le presionaba arriba y dio la sensación de ser más equipo en muchas fases del duelo. El conjunto que entrena Ángel Viadero, y el propio técnico, salen tocados de esta derrota que se suma a la eliminación de Copa… Un doble resbalón peligroso. Los pitos en el estadio cuando el equipo era incapaz de superar la presión de los burgaleses y tenía que retrasar el esférico resultan elocuentes. Quizá no es todo tan grave, pero esto es fútbol, es pasión… Sensaciones.

Empezó bien el Racing con un pase entrelineas de Héber Pena al que no llegó Dani Aquino por poco y un disparo lejano de Granero desviado. El valenciano de cabeza en el minuto 13 estuvo cerca del gol.. Fue despertando el Mirandés y en el minuto 16 Cervero le ganó la partida a Gonzalo dentro del área y pudo rematar a gol. Iván Crespo se lució y evitó el tanto. El Racing pasaba apuros para sacar el balón jugado desde atrás en cuanto los burgaleses le apretaban un poco las tuercas. Todo transcurría en la banda de los banquillos con Héber, Borja Sánchez y Paris internándose una y otra vez.

Respondió bien en la escuadra santanderina en el minuto 20 con un magnífico centro de Héber al que llegó apurado Óscar en el centro del área. El de Renedo de Piélagos tocó lo justo, pero Limones se lució con una buena intervención.

Cervero seguía buscando su gol, va a uno por partido, y remató de cabeza pasada la media hora de partido tras un error de Regalón. El esférico se perdió lejos de la portería de Crespo, quizá porque el oventense no esperaba que le llegara el esférico. Javi Cobo contestó con un disparo que de nuevo rechazó Limones, aunque lo importante de esa jugada fue que Paris derribó a Héber sin balón en la banda... 

No coló el 'Hebernalti' está vez, pero en una acción el gallego se coló hasta la cocina y fue derribado dentro del área al filo del descanso. Dani Aquino probó fortuna con un disparo envenenado que se fue alto por muy poco... Tenía al gallego libre de marca, pero el murciano tenía ganas de probarse tras una primera parte de mucha brega y poco balón.

La segunda mitad comenzó con el Mirandés apretando. Julen Castañeda sacó la pierna para desviar un disparo de Yanis. Hubo dos saques de esquina consecutivos y en el segundo el árbitro paró el juego y señaló un penalti que nadie más vio… Podía haber pitado falta en ataque igualmente. Lo típico dentro del área.



Cervero transformó la pena máxima y se volvió loco. Fue a celebrar el tanto a la zona de La Gradona y llovieron botellas y vasos de plástico, sabe dios qué más. El asturiano se encorajinó y se golpeaba el pecho como un gorila retando al estadio entero… Es Cervero.



Estaba claro que el equipo que marcase un gol se llevaba los tres puntos. El duelo estaba muy trabado y las fuerzas iguales. El Mirandés tiró de oficio y empezó a controlar el juego. Las habituales pérdidas de tiempo y otras tretas. La gasolina del Racing se acabó enseguida. También las ideas. Los cambios de Viadero no ayudaron, movió jugadores de posición y sacó a Álex, Juanjo y Antonio Tomás… Ninguno de los tres están todavía al ritmo que exige un partido así.

Pese a todo, pudo haber empatado el Racing con un doble ocasión de Óscar Fernández que desbarató Limones. Al de Renedo solamente le faltó el gol para redondear una gran actuación. Dentro del área, con un disparo a la media vuelta, volvió a poner a prueba a un Limones que parecía de Novales… Con el pie tocó lo justo para desviar el esférico. En el rechace Rivero dispuso de otra opción de marcar, pero no era el día… Era ya el minuto 72.



Comenzaron los nervios, las precipitaciones, los balones colgados al área con todo a favor para los centrales rivales… El Mirandés ganaba tiempo con ese otro fútbol de pillos. En eso arrasó el equipo de Pablo Alfaro. Para colmo Antonio Tomás vio una roja directa por tocar a Limones antes de un córner…. El de Cartés picó como un novato. Y en una última internada de Héber, con el gallego sorteando rivales como bolos, le derriban fuera del área… y le sacan la amarilla al racinguista. No era el día, de un Racing que ya vive su primera crisis de la temporada y estamos en la tercera jornada. Esto se va a hacer muy largo.


Racing, 0: Iván Crespo, Córcoles, Julen, Regalón, Gonzalo, Borja Granero (Alex García, 55), Oscar (Juanjo, 74), Quique Rivero, Héber, Dani Aquino y Javi Cobo (Antonio Tomás, 68).

CD Mirandés, 1: Limones, Paris, Kijera, Israel Puerto, Melli, Albístegui, Rúper, Borja Sánchez (Igor Martínez, 57), Cervero (David Prieto, 86), Yanis y Antonio Romero (Pito Camacho, 81).

Goles: 0-1, minuto 50, Cervero de penalti.

Árbitro: Daniel Palencia Caballero (Comité vasco). Mostró tarjetas amarillas a los locales Julen, Álex García, Córcoles, Héber y roja directa a Antonio Tomás (91′). Por parte visitante a Paris, Borja Sánchez, Israel Puerto, Rúper y Pito Camacho. Perjudicó bastante a los locales.

Incidencias: 8.126 espectadores, unos 200 del Mirandés. Tarde muy calurosa por el viento sur, aunque terminó lloviendo.

2 comentarios:

  1. Volvemos a repetir el error de la fase de ascenso del año pasado : tienen que jugar ciertos jugadores " por nombre " no por mérito o porque estén para aportar nada al equipo. Que triste la típica frase de VIADERO : jugaran los que mejor estén, ya no se lo cree ni el mismo.

    ResponderEliminar
  2. Cuanto entrenador de sofá tenemos

    ResponderEliminar