lunes, 16 de octubre de 2017

El bueno, feo y malo del CD Vitoria-Racing


El bueno
Un punto y gracias. Un cero en goles y en el examen de recuperación… Suspenso mayúsculo. Igual con un trabajo extra pueden aprobar en junio.


Queda el consuelo de la derrota del Real Unión en Villaviciosa que permite al Racing mantener la cuarta plaza en la clasificación. Cachopo al rescate. Aferrarse a eso como la chica del Titanic a la tabla. Un espejismo en un Grupo II de escaso nivel. El Racing no está bien y se palpa desde la pretemporada. El ascenso está frío. También perdió el Sporting B y empató el Burgos, en el que por fin debutó el gudari de cristal… Podemos consolarnos con esas migajas o venirnos arriba con la presencia de Iván Crespo bajo palos, el mejor portero de la categoría.

El feo
Las palabras no se llevan las crisis como hace el viento sur con el humo. El viernes Ángel Viadero aseguraba que todo iba bien y que los datos de su equipo empezaban a ser muy buenos y bla, bla, bla… Entiendo que un entrenador tenga que motivar a los suyos y que no se puede poner la venda antes de hacerse la herida, pero al final la caída es más fuerte y son ya 400 golpetazos seguidos. El sábado después del partido ya mencionaba la cruda realidad: “No estamos en un buen momento y lo sabemos. Tenemos que hacer más cosas en ataque. Resetear y buscar alternativas a nivel ofensivo. Los jugadores no encuentran los caminos y nos frustramos todos”. Nada que ver con el discurso del viernes: “10 puntos de los 12 últimos disputados y sin encajar un gol son datos ya muy nuestros y que son importantes. No creamos ocasiones de gol, pero tampoco los rivales. Está todo muy igualado y mientras que esas pocas ocasiones nos valgan para ganar… Los buenos equipos son eso, no encajan goles y tienen un buen porcentaje de acierto arriba”. Queda feo de un día para otro.

El malo
A este paso lo único que funcionará en este club apocalíptico serán los videomarcadores. Cuando se acabe el mundo seguirán emitiendo papardas. Al desastre deportivo se suma un incidente extradeportivo que deja la imagen del club por los suelos en todo el país, por mucho que algunos quieran adornarlo con flores en la batalla campal. Una nave a la deriva en mitad de la tormenta con las velas en llamas y toneladas de explosivos en la bodega. Todo va bien, vamos a chup... señor Lobo.

Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario