lunes, 23 de octubre de 2017

El bueno, feo y malo del Racing 3 - Barakaldo 2


El bueno
Hace ya muchos años, en los tiempos en los que solamente existían dos canales de televisión, se generaba cierta expectación por conocer cuál sería el primer anuncio del año cada Nochevieja. Por supuesto, hubo publicidad en los nuevos videomarcadores del estadio, pero no llegó hasta el descanso…

El primer spot fue el del Kia Numar Motor, la empresa de José Emilio Criado siempre apoyando, cuando no sustentando, al deporte regional. Pero las dos pantallas gigantes no ocultaron el pobre juego del equipo, ni distraen de los problemas que padece este club, aunque den otro aire al partido y sean espectaculares. Quizá lancen publicidad subliminal y nos hagan creer que la gestión deportiva marcha viento en popa, pero no se lo cree nadie. Y fallaron hasta los videomarcadores, que sumaban goles de más o tardaban en actualizarse… En este Racing enloquecido ya uno no sabe si celebrar las derrotas o llorar las victorias, si mirar a las pantallas o cerrar los ojos para que pase rápido la temporada hasta el play-off. Ojalá los tres puntos sumados sobre la bocina ante el Barakaldo sirvan para remansar los ánimos, pero no parece probable. Con los videomarcadores, el cohete Óscar Fernández, el muro Iván Crespo, esos 20 buenos minutos del inicio de la contienda y los dos de locura final habrá que contentarse para pasar la semana.


El feo
El juego del Racing es como para encerrarse en el baño tal y como se encerró el Barakaldo en la cueva. Ese paso atrás y los cambios de Larrazábal, obligados por las lesiones o no, facilitaron la remontada racinguista. Me hizo mucha gracia la historia de un aficionado que se quedó atrapado en los servicios de Tribuna. No se perdió nada bueno de su equipo en esos 20 minutos. Los videomarcadores funcionan, pero el estado general del recinto deja mucho que desear. Los lavabos son una guarida digna de un Halloween espectral o no funcionan la mayoría de los altavoces de la sala de prensa…

El malo
Dani Aquino marcó el gol del empate y Borja Granero hizo un buen partido, pero a ambos se les fue la cabeza en esos minutos finales de desenfreno. El murciano dedicó varios cortes de mangas a un aficionado, pero en realidad era para todos… Cualquiera de los que estuvieron en el campo hubiese dicho a Dani Aquino que no estaban bien o que el equipo había defraudado a la parroquia. El delantero ha pedido perdón en redes sociales y lo hizo en el propio campo… pero todo esto refleja ese temporal que asola al racinguismo. Granero también tuvo gestos feos con el público y sus declaraciones al final del encuentro tampoco ayudan a despejar los nubarrones: “El que no crea que se aparte y que no moleste”. Los pitos de la grada escuecen. “Seremos más o menos brillantes, pero a mí me vale ganar. Me han pitado y he subido a Segunda y subimos sin dar un puto pase”, aseguró el capitán. Se puede jugar al fútbol sin combinaciones e incluso ascender sin aplausos, pero no parece el camino más llano.


Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario