jueves, 26 de octubre de 2017

El "maldito" curso de la vida


Esta temporada en el Racing se ha producido el retorno de algunas viejas jóvenes promesas como Juanjo, Álex García o Antonio Tomás. Los tres regresaban al club del que fueron “canteranos” tras un largo periplo por varias categorías del fútbol español e incluso con escalas en el extranjero.

Junto a ellos, en la plantilla, se encuentran algunos de los jóvenes talentos actuales como Óscar Fernández, Sergio Ruiz o Javi Cobo con la esperanza de labrarse también una larga carrera en el fútbol profesional. Son jugadores de gran calidad en la Segunda División B, quizá con las mismas buenas condiciones que tenían los tres anteriores a su edad, y esto hace que nos preguntemos si no podrían ser también jugadores en Primera División… O por lo menos, se merecerían una oportunidad para demostrarlo como la que tuvieron en su día Juanjo, Alex y Antonio Tomás… ¿Su potencial es menor? ¿Por qué estos últimos jugadores sí pudieron alcanzar la máxima categoría del fútbol español y los canteranos del Racing actual no sueñan con ello ni de lejos? ¿Existe tanta diferencia de calidad entre ellos?


La respuesta la podemos encontrar en la perspectiva del curso de la vida, un enfoque interdisciplinario aplicado en estudios sobre el desarrollo de la familia. Se trata de una visión que permite analizar la evolución de las familias y de cada miembro, enfatizando el papel jugado por transiciones y oportunidades vitales influenciadas por el contexto histórico.

Los jugadores del club son un miembro más de la familia racinguista por lo que trataremos de explicar sus oportunidades vitales a lo largo de su trayectoria futbolística, que está influenciada también por el contexto histórico que les ha tocado.

Las opciones de vida de cualquier individuo están supeditadas a las oportunidades y limitaciones de la estructura social y cultural en la que actúan. Un ejemplo sencillo sería comparar las oportunidades de trabajo de aquellas personas jóvenes que se incorporaron al mercado laboral entre 1997 al 2007, frente a las personas jóvenes a las que les tocó llegar al mercado laboral entre 2007 y 2017, quienes encontraron drásticamente reducidas las oportunidades de empleo, salarios más bajos y en muchas casos como única vía de lograr un trabajo: la emigración. Eran un contexto respecto a las oportunidades de trabajo de la década anterior totalmente diferente.


La perspectiva del curso de la vida nos explica que debemos tener en cuenta el tiempo histórico y el lugar, el momento en el que vivimos, son vidas vinculadas o interdependientes, y la acción humana. Utilizando la mayoría de estos recursos los aplicaremos en las trayectorias de dos racinguistas. Juanjo y Óscar, para comparar sus carreras profesionales. Uno jugó en Primera y el otro lo tendrá muy complicado para alcanzar la élite.

Juanjo Expósito nació en 1985, debutó con el Real Racing Club en mayo de 2005 en un partido contra el Albacete Balompié de Primera División. Juanjo logró debutar en la máxima categoría con 19 años, si bien en la temporada 2007/2008 fue cedido al filial del Sevilla, que militaba en la Segunda División en aquel momento. El de Ontaneda marcó siete tantos en 34 encuentros en la categoría de plata, pero el premio gordo le llegó con el debut en el primer equipo. El 12 de enero de 2008, debido a la ausencia de los jugadores que se encontraban con sus selecciones jugando la Copa de África el cántabro se hizo un hueco. Salió desde el banquillo en el minuto 56 para suplir al uruguayo Chevantón, que no tuvo su día. Los andaluces perdieron 2-0 en San Mamés añorando las bajas de Kanouté, Keita y Arouna Koné.

Tras un breve retorno al Racing al comienzo de la temporada 2008/2009, Juanjo militó en otros clubes de la Segunda División. Fue cedido al Deportivo Alavés hasta el 30 de junio de 2009 y al Córdoba Club de Fútbol… Y ya en 2010 rescindió el contrato con la entidad santanderina para fichar por la Unión Deportiva Salamanca (2010/11), el Deportivo Numancia (2011-2013), SD Ponferradina (2013/14), CD Tenerife (2013/14), U.E. Llagostera (2014-2016), y Unión Deportiva Almería (2016/17), para retornar al principio de esta campaña al Racing tras este largo viaje por equipos de la Segunda División.


El canterano Óscar Fernández González nació en 1995; comenzó a jugar en el C.D. Vimenor, después en el Atlético Perines y en la temporada 2014/15 se incorporó al Real Racing Club. Llegó tarde la órbita racinguista. A sus 22 años Óscar no ha logrado, todavía, debutar en Primera División. Sí logró debutar en Segunda División ante el Club Deportivo Leganés, cuando tenía 19 años, la misma edad que tenía Juanjo cuando debutó en Primera. Paco Fernández le dio entrada en un par de encuentros, en el minuto 85 y en el 73. Al técnico asturiano le había gustado en pretemporada y le dio la alternativa.

¿Cuál es la gran diferencia entre los dos jugadores independientemente de su calidad? Basándonos en el tiempo histórico, el lugar, y el momento de la vida, la gran diferencia de ambos jugadores es en la categoría en la que milita el club más importante (o de más nivel) de la región, que es al mismo tiempo en el que juegan. Mientras que Juanjo al nacer en 1985 su “juventud” futbolística la alcanzó mientras el Racing militaba más o menos cómodo en la Primera División, a Óscar le está tocando vivir la larga travesía por el desierto racinguista, de la Segunda a la Segunda B en su temprana etapa de jugador, y este año por tercera temporada consecutiva. Además, en el caso de Óscar no solo se ha visto repercutida su carrera profesional debido a la situación de su club, sino también a la “acción humana”. La campaña pasada se vio lastrado por una serie de lesiones, que es un elemento que puede llegar a cortar una carrera profesional de golpe.

Por suerte, a pesar de pasar una temporada regular en la 2016/17, este año está volviendo a demostrar su calidad, y dando muestras de lo que es capaz de hacer en el campo, pese a algún leve contratiempo físico. Si bien el debut de los jugadores canteranos en el primer equipo está muy vinculado, también, al juego que practique el entrenador, en el sentido de si es favorable o no de apostar por los canteranos, como fue el caso de Nando Yosu, Manolo Preciado o Quique Setién cuando entrenaban al Racing.

Si comparamos el número de futbolistas cántabros que han debutado en Primera División en los últimos años, podemos observar como su número está relacionado con el posicionamiento del primer equipo de la Comunidad Autónoma en la máxima categoría, salvo excepciones como la del portero castreño Iago Herrerín, ya que los debuts de los futbolistas cántabros en Primera se han reducido drásticamente según ha descendido el equipo categorías.

Uno de los grandes cambios que se produjo en los estudios sobre la Historia de la familia apareció en los años sesenta del siglo XX, cuando la familia dejó de ser analizada como una célula aislada y estática, y comenzaron a estudiarse no solo las relaciones familiares, sino también las relaciones con el entorno. Por ejemplo, los contactos o padrinos. En el caso de Juanjo, su tío pertenecía al mundo de fútbol lo que siempre motivará una mayor exposición, pero también visibilidad de su capacidad. Del mismo modo, el jugador no es una célula aislada, leemos sus estadísticas: goles marcados, partidos jugados, remates… pero sus trayectorias tienen luces y sombras.

Una gran carrera profesional no solo se debe a la calidad que posee un jugador, muy importante, sino también a las oportunidades vitales que se le presentan en su vida profesional. En la serie de mexicana de ficción ‘Club de Cuervos’, uno de sus personajes, tirando de filosofía barata, no para de repetir que la suerte se debe a cuando la oportunidad se cruza con la experiencia, y esto por ejemplo fue lo que ocurrió, en parte, con Canales. Sergio Canales es un futbolista que ha logrado desarrollar una gran carrera profesional, el canterano del Racing logró una gran oportunidad de reivindicarse en el fútbol, al más alto nivel, gracias, entre otras buenas actuaciones esa campaña, a los dos goles que le marcó al Sevilla el 9 de enero de 2010. Ese partido centró la atención de los medios y de un grande del fútbol español, el Real Madrid, equipo que le fichó para sus filas apenas pasado un mes de ese encuentro. Un solo partido puede originar un fichaje y que cambie de golpe la trayectoria de un futbolista. A pesar de no tener suerte en el equipo merengue, Canales está logrando desarrollar una más que digna carrera profesional en la élite, en el Valencia o en la Real Sociedad, y eso que como a Óscar Fernández le han perjudicado una serie de lesiones que probablemente no le han permitido demostrar todo su potencial.

Esperamos que Óscar, Sergio, Javi Cobo…. y otros canteranos logren debutar en Primera con el Racing, sin embargo, de momento les espera el barro de la Segunda B, ya que su destino sigue ligado, y marcado, por la suerte del Racing, tanto a sus papardas como a sus tardes de gloria, pues eso, vinculados al maldito curso de la vida.

Doctora en Historia Moderna

1 comentario:

  1. Sensacional publicación.

    Da gusto leer algo así en un medio deportivo.

    ResponderEliminar