martes, 3 de octubre de 2017

Los filiales mandan


Los filiales mandan en Segunda B y tienen un peso muy marcado en la categoría en los últimos años. Ahora mismo, después de siete jornadas, ocupan cinco de las 16 plazas de ascenso, el 31,2%.

Son equipos B muy reforzados, generalmente con el dinero de sus clubes matriz de Primera División. En el Grupo I las dos primeras plazas las ocupan dos filiales gallegos: el Deportivo Fabril y el Celta B. El Cerceda, club que ejerce de filial del Lugo, es quinto con los mismos puntos que el cuarto. Y sexto es otro filial: el Atlético de Madrid B. Sorprendéntemente, el Real Madrid Castilla está lejos de las posiciones punteras, es decimotercero con ocho puntos. Último es el Valladolid B, que tras cuatro temporadas en Segunda B consecutivas afronta un cambio de generación traumático y tiene una plantilla muy joven.

En el Grupo II el Sporting B, recién ascendido, está siendo la revelación y es tercero. Sobre el papel eran los filiales del Athletic y la Real los que partían como posibles clubes B con opciones de pelear por el ascenso… Tampoco les va mal, octavos y novenos a tres puntos del Racing, que es cuarto. El Osasuna B, en puesto de promoción de permanencia, y el Vitoria, filial del Eibar, decimoséptimo, están en ciertos apuros, pero son filiales más típicos y menos “hipervitaminados” de fichajes foráneos.

En el Grupo III también hay un filial entre los cuatro primeros, el Villarreal B es  tercero, y otro en los puestos altos: Valencia Mestalla. Peralada, filial del Girona, o el Llagostera, entidad ahora convenida con el Valencia, están en zona roja, pero ambos son también filiales atípicos por otros motivos.


En el siempre potente Grupo IV el Granada B es cuarto, pero tiene mérito meterse en esos puestos. También es uno de esos equipos B repletos de futbolistas fichados por todo el mundo: brasileños, ecuatorianos, chilenos, africanos… El Córdoba B se mantiene fuera de las posiciones de descenso y sí está en ellas el Las Palmas Atlético.

Parece que una campaña más no faltarán filiales en la fase de ascenso. En la última década siempre ha habido alguno en la fase de ascenso. La temporada pasada fueron tres los que la disputaron con el ascenso del Barcelona B. Se quedaron en el camino Celta B y Valencia Mestalla.

Repasando los últimos diez años ha subido un filial seis veces, nunca dos en la misma temporada. La media de equipos B clasificados para la fase de ascenso ha sido de 1,7. Siempre hubo uno como mínimo y el máximo fueron tres, caso que se dio en dos temporadas.

La temporada 2015/2016 fueron también tres: Real Madrid Castilla, Villarreal B y Sevilla Atlético. Este último ascendió. En la campaña anterior se clasificaron dos Bilbao Athletic y Almería B y subieron a Segunda los vascos.

Tenemos que irnos hasta la temporada 2013/2014 para encontrar una fase sin ascensos de filiales. Solamente participó en ella un filial: Las Palmas Atlético. En la 2012/2013 tampoco hubo ascensos del equipos B con el Bilbao Athletic y Levante B jugando el play-off.

En la temporada 11/12 se clasificó el Real Madrid Castilla y ascendió. La campaña anterior también había disputado fase de ascenso sin éxito. El Sevilla Atlético también participó del play-off. Eb ka 2009/2010 el Barcelona B fue el único filial y subió de categoría. En las dos anteriores también hubo un único equipo B en la fase: Villarreal B y Deportivo B. El primero subió en la 2008/2009 y el segundo se quedó en la división de bronce en la 2007/2008.

No hay comentarios:

Publicar un comentario