miércoles, 11 de octubre de 2017

Un filial en tierra enemiga


El CD Vitoria 1945 es el filial del Eibar, un club guipuzcoano, pero juega sus partidos en otra provincia: Álava. En territorio enemigo.

Gracias al apoyo del club armero el CD Vitoria logró el verano pasado el ascenso a Segunda División B por primera vez en su historia. Ganaron en la última eliminatoria al Atlético Astorga.

El Eibar B sí que había tenido un paso efímero por la categoría de bronce del fútbol español en las temporadas 2000/01 y 2001/02 antes de desaparecer en Tercera División en la campaña 2011/2012 por motivos económicos. Con el Eibar en Primera el conjunto armero necesitaba un conjunto filial y llegó a un acuerdo con el CD Vitoria. Después del ascenso el club azulgrana ha ampliado su acuerdo hasta 2023.

Este éxito deportivo no ha sido acogido con la misma alegría en Vitoria que en Eibar. El ascenso lo consiguió jugando en la hierba artificial de Arrate (Nanclares de la Oca, Álava) y también en Ipurúa la fase de ascenso, pero esta temporada ha pasado a hacerlo en la ciudad alavesa, en las instalaciones públicas de Olaranbe, de hierba natural. Ahora el CD Vitoria es visto como un club foráneo y esto es una cuestión espinosa que no ha sentado bien en la afición babazorra. Rivalidades muy directas.
El Alavés llegó a mostrar su malestar mediante un comunicado en el que lamenta que “el filial armero vaya a jugar en un campo pagado por vitorianos y alaveses”. Esto originó un agrio cruce de declaraciones.
Las instalaciones de Olaranbe cuentan con cuatro campos,
dos de hierba natural y dos de césped sintético.

“Orgullosos de nuestro nombre y nuestra ciudad queremos jugar en Vitoria, representarla en los campos de 2ªB y atraer visitantes”, anunciaba la cuenta oficial de Twitter del club filial. Las respuestas de los aficionados vitorianos no se hicieron esperar. El filial del Alavés no pudo lograr el ascenso a Segunda B lo que incrementaba el enfrentamiento. Al CD Vitoria se le ve ahora como tener al enemigo en casa.
El CD Vitoria fue un equipo convenido del Alavés hasta octubre de 2014. En ese momento el conjunto babazorro decidió dar por finalizado el acuerdo y pocos meses después se convirtió en filial armero. Ahora juega donde lo hace el Aurrerá, un club que sí tiene firmado convenio con el Alavés.

Las relaciones entre el Eibar y el Alavés han vivido un momento de crisis debido a este “proceso” de migración de recinto deportivo y no parece que se vaya a solucionar fácilmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario