domingo, 12 de noviembre de 2017

Racing 1 - Lealtad 0: Sidra dulce, manzana amarga



Aseguran los expertos que el secreto de la mejor sidra asturiana está en una variedad de manzana amarga, la más escasa. El Racing fue dulce con un toque espumoso en la primera parte y amargo en la segunda mitad. La combinación de sabores es mejor en el orden inverso. Menos mal que el trago del Lealtad está bebido y son tres puntos más en el casillero racinguista pese a ese mal sabor de boca que deja el triunfo en su mordisco final.

Empezó muy bien el Racing, dominaba y tenía la pelota. El conjunto de Viadero por fin embelesaba a la grada. No era el equipo ramplón y previsible de otras tardes en las que no sabía qué hacer con el balón. Todo salía bien y el esférico llegaba una y otra vez a las bandas, especialmente a un Heber que desbordaba siempre a Keko. El gallego se sacó un zurdazo tremendo que solamente un paradón de Tejero impidió que terminase en gol al cuarto de hora. El Racing era dueño y señor del duelo y Heber Pena brillaba más que las pantallas gigantes de El Sardinero.


Poco después lo intentaba con otro disparo Dani Aquino, pero su chut se fue un poco desviado. Olía a goleada. Una internada de Álex García dentro del área y el posterior pase atrás fue otra de las acciones de mayor peligro en el área asturiana. Los racinguistas no cesaban de botar saques de esquina o de probar fortuna con disparos desde la frontal. En uno de los córners Aquino remató a gol, pero el pequeño lateral Keko sacó el balón bajo la línea de gol para compensar todo lo que hacía sufrir Heber.

En el 35 Antonio Tomás probó fortuna desde lejos, pero Tejero atrapó en dos tiempos un disparo muy centrado. La sensación de peligro a favor del Racing era constante y abrumadora. A punto de cumplirse el minuto 40 y con un Racing volcado en ataque, Heber se fue de todos en una jugada maravillosa y cedió atrás a Dani Aquino. El murciano bien situado en la frontal colocó el balón justo en donde nadie podía atajarlo. Fue el único tanto del choque. Era un gol psicológico que parecía presagiar esa ansiada goleada en la segunda parte tal y como estaba transcurriendo la contienda… Por fin, parecía que habría un triunfo cómodo en El Sardinero para el Racing.



No ocurrió nada de eso. Ni goleada ni dominio racinguista. El conjunto local no perdió los tres puntos de milagro. El Racing fue el día y la noche en una mitad y otra. Todo lo que había hecho bien se tornó en sufrimiento.

Nada más empezar Iván Crespo tuvo que intervenir para evitar el gol visitante tras un rechace que dio en la espalda de Granero. El portero cántabro se tiró providencial a los pies de Montero para evitar un gol cantado. El Lealtad comenzó a meter atrás al Racing con balones largos que cada vez llevaban más peligro.

La sustitución de Antonio Tomás por lesión desarmó el castillo de naipes racinguista. El mediocentro de Cartes es la pieza que sostiene todo, el equilibrio defensivo y el jugador sobre el que pivota la escuadra de Viadero sin que lo parezca. Un nervioso Jerin fue el encargado de sustituirle sin ningún éxito.

En el minuto 61 Jorge Fernández puso el corazón en un puño al estadio con un disparo cruzado. Tocaba sufrir de lo lindo. Un Racing sin fuerzas esperaba su ocasión a la contra mientras sufría horrores en defensa. Ni un pase llegaba a su destino. En el minuto 88 el Lealtad tuvo su ocasión de oro para haber firmado las tablas. Un pase diagonal de Álex Blanco lo deja pasar Granero molestado por Montero y Jorge Fernández desde atrás con todo a favor envía el balón fuera. Córcoles que llegaba desde atrás molestó lo justo al asturiano. Hubiera sido un jarro de agua fría, tanto como la lluvia incesante sobre la capital cántabra. El Racing, con varios jugadores exhaustos físicamente, terminó pidiendo la hora ante un Lealtad que venía en cuadro… Le faltaba hasta un jugador para completar la convocatoria de 18.

Fran Díez


Racing, 1: Iván Crespo, Sergio Ruiz, Alex García (Córcoles, 69), Gonzalo, Borja Granero, Antonio Tomás (Jerin, 59), Oscar Fernández, Javi Cobo, Heber, Dani Aquino (César Díaz, 76) y Pau Miguélez.

CD Lealtad, 0: Tejero, Keko, Mauri, Mendi, Omar, Alex Blanco, Nacho López (Medori, 82), Rodri (Agus Porto, 83), Montero, Jorge y Robert (Cueto, 82).

Gol: 1-0, min.39: Dani Aquino culmina con un disparo una gran jugada de Heber Pena.

Árbitro: Pablo Brea Peón (Comité gallego). Mostró tarjetas amarillas a Alex García y César Díaz, por parte local, y a Jorge, por parte visitante. Muy desacertado, pese a que no fue decisivo.

Incidencias: 7.327 espectadores. Tarde fría y lluviosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario