domingo, 17 de diciembre de 2017

Los dolores de Iván Crespo


A Iván Crespo le vendrá bien el descanso durante el parón navideño. El portero cántabro es pieza fundamental de este Racing y anda algo achacoso las últimas semanas.

En el partido ante la Real Sociedad B hubo que improvisar una especie de faja que le mitigara los dolores antes de comenzar el partido. En la fotografía se aprecia como se acerca al banquillo para que le ajusten el "invento". Incluso se avisó a uno de los porteros del filial, Rumenov, para que acudiera a El Sardinero por si acaso el dolor aumentaba y Crespo no podía llegar a iniciar el choque.

Una lesión del guardameta titular sería un varapalo tremendo ya que está lesionado el otro guardameta de la primera plantilla, Raúl Domínguez, que no estará disponible mínimo hasta febrero. Si Crespo sufre dolores, el dolor más grande del racinguismo sería perderle en estos momentos. Se dejaría toda la responsabilidad al joven Adrián Peón, que con 20 años todavía no ha debutado en la categoría. El hispano-búlgaro Iván Rumenov tiene 18. Ambos apuntan maneras, pero todavía no estarían preparados para saltar al ruedo en un equipo que necesita ganar todos los encuentros si quiere optar al primer puesto del Grupo II.

En las últimas semanas Iván Crespo ha entrenado a menor ritmo o directamente no ha participado en los partidillos o ejercicios. Está entre algodones. Entre otras dolencias sufre dolores en la cadera, en la cresta ilíaca, por lo que cada vez que se tira al suelo vive un auténtico calvario. El portero de Viveda ha disputado esta temporada 17 partidos. Ha jugado todo menos el encuentro de Copa y el de la segunda jornada en Gernika.

Después de ser el Zamora oficioso de Segunda B dos temporadas consecutivas, con el Lleida y el Racing, vuelve a figura entre los porteros menos goleados del Grupo II, solamente Saizar (Burgos) y Zubiaurre (Real Sociedad B) tiene mejor coeficiente que el cántabro.


A sus 33 años, justo los cumplió el día del empate a cero ante el Sanse, ha vivido unas últimas campañas intensas, la anterior jugó 42 encuentros como racinguista y con el Lleida que rozó el ascenso, 43. Pese a estar algo renqueante Iván Crespo está siendo uno de los jugadores más destacados del equipo, un auténtico seguro de vida en cada duelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario