jueves, 29 de octubre de 2015

Y Qatar conquistó León

La Reconquista termina en el siglo XXI con el Reino de León (aunque sólo sea el estadio) en manos de Qatar. Ni en el Civilization pasan estas cosas… Las vueltas que da la Historia. En enero de 2011 la Cultural Leonesa estuvo al borde del abismo como tantos y tantos otros clubes españoles. La entidad bajó la persiana de sus categorías inferiores e incluso presentó los papeles de su disolución. Al club se le calculaba una deuda de unos seis millones de euros tras varias décadas en el pozo de la 2ªB y había dado con sus huesos en Tercera por una sanción administrativa. Un grupo de valientes idealistas salvó el math-ball e incluso lograron recuperar la categoría de bronce para un equipo que llegó a jugar una temporada en Primera División en los años cincuenta. Eran otros tiempos ya muy lejanos. Resucitaron el filial y volvieron a trabajar el fútbol de cantera, pero el lastre seguía ahí.

En julio de 2015 se vivió otra situación límite. A punto de disolverse, la institución consiguió un dinero sobre la bocina para evitar un nuevo descenso administrativo y la liquidación definitiva. La pasta procedía del Golfo Pérsico, 200.000 euros. Vivir en el alambre. Hubo un milagro, pero no cristiano. Una lotería, aunque con sus contrapartidas. Nadie regala nada. El resto del dinero para competir esta campaña sin apuros, 1.700.000 euros, lo están poniendo en sucesivos pagos los “benefactores” árabes. Ya nadie se queda sin cobrar. ¡Qué vivan los petrodólares o los gaseodólares! Ahora mismo el club está inmerso en una ampliación de capital que supondrá el desembarco definitivo de los nuevos propietarios. Qatar, un estado dominado por la familia Al Thani desde mediados del siglo XIX, apenas tiene poco más de dos millones de habitantes de los que menos de un 20% son realmente qataríes. La mayoría de sus habitantes son trabajadores procedentes de la India o Nepal y que no viven en muy buenas condiciones precisamente. Les tratan como ganado y se habla incluso de esclavitud. La monarquía absoluta de Qatar es bastante aperturista y no demasiada estricta comparada con otros emiratos vecinos… Comparados con el ISIS todos parecen amables. Pero tampoco hay que engañarse demasiado, Qatar es lo que es, aunque su publicidad sustituyera a la de Unicef en la camiseta del FC Barcelona. Es el país más rico del mundo si atendemos al PIB y tiene unas desigualdades sociales abismales. El cielo y el infierno sin el purgatorio de la clase media.

El dinero para salvar a la Cultural lo puso la Aspire ZoneFoundation, la AZF,  que aglutina a varias empresas, una de ellas la Aspire Academy. Es todo un conglomerado de empresas relacionadas con el deporte: Aspire Logistics and ASPETAR Qatar Orthopedic and Sports Medicine Hospital y unas cuantas sopas de siglas más. También incluye clubes de fútbol. Hace tres años compraron el Eupen KAS, un club belga que también estaba en quiebra. Milita actualmente en la segunda división, aunque tiene aspiraciones de ascenso (fue tercero la pasada campaña y se quedó a las puertas de subir a la Jupiler League). El equipo les sirve para probar en Europa a los muchos jóvenes futbolistas africanos que tienen en cartera.

Esta escuela deportiva de Qatar nació en 2004 vía decreto del Emir y se ha convertido en una de las más prestigiosas del mundo sobre todo gracias a sus modernas instalaciones de Doha y las inyecciones ingentes de dinero. Los jóvenes entran con 12 años y hasta los 18 se les forma académica y deportivamente en el mejor centro de alto rendimiento. El Aspire Zone es un complejo deportivo de 225 hectáreas ultramoderno donde entrena la élite del país y que ya ha acogido competiciones del máximo nivel. No hay nada igual en todo el planeta y no falta de nada. Pabellones, piscinas, pistas de entrenamientos, clínicas…


Aspire no era ninguna desconocida para los que siguieran un poco el fútbol internacional cuando llegó a León. Alguno de sus  embajadores internacionales permanentes quizá les suene: Raúl González Blanco, Messi o Pelé. Su sección de fútbol tiene además un marcado acento español. Su director general es Iván Bravo y muchos de los entrenadores y técnicos son de nuestro país. Roberto Olabe, ex portero de la Real Sociedad, es el director de fútbol, Félix Sánchez es el seleccionador Sub-19, Tintín Márquez, Juan Luis Delgado… Los entrenadores españoles son aproximadamente un diez o un quince por ciento del total de los técnicos porque hay prácticamente de todos los países.


La historia de cómo llegó el dinero árabe a León es de sobra conocida, como siempre en este país, lo importante son los contactos. Alguien conoce a alguien que abre tal o cual puerta. El gerente de la Cultural, y líder de una heroica junta gestora que trataba de salvar al moribundo club, Felipe Llamazares, había sido árbitro ACB durante muchos años y era una persona muy conocida en el ámbito del baloncesto nacional. El abogado canario José Lasa había jugado muchos años como base, en el Real Madrid y también en León y otros muchos clubes. Él era el hombre que representaba los intereses de Aspire en España y los qataríes buscaban un club de fútbol para comprar… Asistencia y canasta.

Una de las cuestiones que se suele pasar por alto es que la Academia se fundó para formar y educar exclusivamente a jóvenes deportistas masculinos. Nada de mujeres. Algo inaceptable en Occidente.

Aspire nació en 2004 vía decreto del Emir y con esa idea de escuela deportiva, pero en 2008 se incorporó a una unidad estratégica de negocios (SBU) y pasó a no depender directamente de la familia Al Thani. La idea original seguía siendo la misma, pero se internacionalizó y se dispuso a explotar el negocio a lo grande. Además de ayudar a jóvenes del país se empezó a captar talento deportivo en países en vías de desarrollo y potenciarlo. Los niños también estudian inglés, matemáticas, física, química, etc. con los mejores profesores y con la metodología más avanzada… Pero no todos llegan a la élite del deporte o reciben tantas atenciones. Los pocos qataríes del programa no tendrán problemas económicos en su vida, pero muchos otros de diversos países se quedarán por el camino. Solamente los dos mejores de cada escuela internacional acuden al centro de alto rendimiento de Doha. Por las diferentes sedes de la Aspire Academy han pasado estos años más de dos millones de chavales... Una cifra significativa del volumen de esta “fábrica” de deportistas de élite. En 2008 abrieron una academia en Senegal que es hasta el momento su franquicia más exitosa.

Aspire ZoneFoundation es una empresa y como tal persigue sus objetivos y quiere unos beneficios. Ellos se ocupan de la base. Otra empresa de Qatar, aunque en este caso pública, es QIA, Qatar Investment Authority, la propietaria del PSG y se mueve en el mercado de la élite y los mega fichajes de talonario. Este fondo de inversión fue fundado en 2005 para gestionar el superávit que generaba el petróleo y el gas natural del país. ¿Por qué esta locura inversora, tanto pública como privada, por el fútbol en Qatar? Los motivos son varios, aunque ninguno reconocido oficialmente. Unos económicos, como negocio futuro para cuando se termine el gas y el petróleo, otros políticos o publicitarios. El fútbol una manera de acercarse a Occidente de forma amigable y de diferenciarse de sus vecinos. En cualquier caso siguen una estrategia muy elaborada y recuerden: nadie regala nada.


El desembarco de AZF en la Cultural forma parte del Proyecto HOPE (Esperanza), que trata de ofrecer la experiencia en el fútbol profesional a los chicos cuando cumplen 18 años. Por este motivo tienen convenios con el Real Madrid, Villareal, Real Sociedad, Red Bull Salzburgo, el LASK Linz o clubes propios como el KAS Eupen. A veces, un convenio no es suficiente. Casi nunca. Lo que está haciendo esta empresa no difiere en nada de lo que hace la familia Pozzo (dueños del Granada, Udinese o Watford entre otros clubes) o Red Bull, que tiene ya clubes en Austria, Estados Unidos, Brasil, Ghana y Alemania. Mover futbolistas, mover dinero.

Aspire controla las selecciones inferiores de Qatar y necesita que esos jóvenes de 18 años compitan y entrenen con profesionales, pero en los últimos años dispone de una “cuadra” de cientos de jugadores de todos los países. Ya no es solamente la selección de Qatar… Es un negocio. Otra vez sale la palabra negocio. Como si fueran un superagente FIFA con miles de jóvenes futbolistas en cartera. Su programa 'Aspire Football Dreams' tiene un marcado carácter humanitario, por lo menos sobre el papel. Se puso en marcha en 2007 y ya alcanza a 18 países en vías de desarrollo de tres continentes: Asia, África y América Latina. Allí buscan niños futbolistas y les mejoran. Es curioso que un país como Qatar, con un respeto hacia los derechos humanos laxo dentro de sus fronteras, se preocupe tanto por ayudar al desarrollo en lugares tan lejanos. En el fútbol se mueve y se gana mucho dinero. El negocio que propone Aspire no es muy diferente del que hacen clubes y representantes, pero a gran escala. Y al igual que algunas agencias de representación han seguido el camino lógico: comprar clubes para colocar su mercancía.

Los éxitos en el fútbol qatarí gracias a la lluvia de millones no han tardado en llegar. En 2015 la selección Sub-19 de Qatar, formada íntegramente por estudiantes de Aspire, logró el título en el Campeonato de Asia de la categoría en Myanmar. Era la primera vez que el emirato ganaba este certamen. En la categoría Sub-16 lograron clasificase. Otro éxito. En atletismo también han logrado triunfos muy destacados, por ejemplo con el saltador de altura Mutaz Essa o el lanzador de martillo Ashraf El Seify, ambos en la élite mundial.

Todo es muy bonito y color de rosa sobre el papel, pero cualquiera puede ver el lado oculto de todo el entramado qatarí. El reverso tenebroso ya no lo es tanto y el escándalo de la FIFA ha puesto bajo el foco mediático la gran corrupción de los dirigentes del fútbol mundial. Qatar compró su Mundial de 2022, ya es algo obvio y demostrado, y al final, este tipo de academias del fútbol no deja de ser un negocio a largo plazo como lo puede ser fomentar el turismo o invertir en energías renovables. Aspire formó parte de esa trama corrupta que compró votos del Comité ejecutivo de la FIFA. A través de ella se invirtió dinero en países que luego votaron por su candidatura. Esa es una de las líneas de investigación, aunque por supuesto se niegue.

También se sospecha que los mejores futbolistas extranjeros del programa terminarán nacionalizados y formarán parte de la selección de Qatar en el Mundial de 2022. Pero ese tampoco es el objetivo, aunque seguro que habrá algunos casos. Por ejemplo, su selección de balonmano se “reforzó” con algunos nacionalizados, pero de un grupo previo de 28 convocados para el Mundial solamente había ocho extranjeros. La meta es elevar el nivel de los deportistas locales con los mejores técnicos, instalaciones y algún refuerzo, claro.

En el caso de la Cultural Leonesa, como club de prueba y ensayo, las dudas que se generan son las de siempre en este tipo de proyectos con posibles conflictos de intereses… ¿Interesa más formar jugadores de Qatar o ascender? ¿Deben jugar siempre los qataríes o los futbolistas locales? ¿Se cortará alguna vez la línea de crédito? ¿El programa sigue adelante si no se celebra el Mundial en Qatar? ¿Qué ocurrirá después de 2022?

El nigeriano Babalola en la Cultural
La Cultural ya está inmersa en el proyecto 'HOPE' (ESPERANZA) de Aspire. 'HOPE' se corresponde con las siglas de Habituating Overseas Professional Experience, algo así como adaptación a la experiencia profesional en el extranjero. Es un programa por el cual sus jóvenes pasan una temporada en clubes europeos entrenando o competiendo con la idea de que mejoren de cara al Mundial de 2022. Los dirigentes de la Academia consideran que la 2ªB es una categoría idónea para sus propósitos y por eso han adquirido el club español. Es una competición dura y exigente, con nivel, pero no profesional. La afición no va a protestar tanto si juega un chaval de Qatar de 18 años.

Esta campaña han llegado ocho jugadores de la órbita Aspire, todos menores de 20 años. La mitad se ha quedado en el filial, que milita en la Primera División Provincial, sexta categoría del fútbol español. Los otros cuatro tienen ficha con el primer equipo. Ninguno de ellos marca la diferencia en la categoría y les está costando tener minutos.

Los defensas qataríes Tameem Al-Muhaza y Sultan Al-Brake tienen 19 años y se proclamaron campeones de Asia en la categoría con su selección. Han jugado el Mundial Sub-20 en Nueva Zelanda y son también habituales del combinado olímpico, el Sub-23, que disputará el pre-olímpico asiático. En teoría, de lo mejorcito de su país. Al-Muhaza suele jugar de central, aunque en España le ubican en el lateral derecho; Al-Brake ocupa el carril zurdo. Ninguno de los dos es la galaxia perdida, pero sueñan con jugar la Copa del Mundo de 2022 y es posible que lo consigan si finalmente el Mundial se disputa en su país.

Más ha gustado en León el nigeriano Stephen Babalola, de 19 años. El típico futbolista africano, rápido y potente, más vistoso que otra cosa. El pequeño ecuatoriano Jhegson Sebastián Méndez, de 18 años e internacional con las categorías inferiores de su país es el otro joven talento captado por Aspire y enrolado en las filas de la Cultural. El sudamericano estuvo a punto de recalar en el LASK, de la segunda austriaca, también club satélite de la empresa qatarí, aunque finalmente se decantaron por darle una oportunidad en España. Todavía no ha tenido minutos. La Cultu puede ser un sitio ideal para colocar a los talentos captados en Latinoamérica. Allí los qataríes están invierto mucho dinero en buscar jóvenes futbolistas.

De momento, si el gran objetivo de Aspire es rodar y curtir a jóvenes futbolistas en la rocosa 2ªB española parece que están fallando. Sultan Hussain Al-Brake ha disfrutado de 175 minutos de juego. El nigeriano Babalola sí que jugó en los dos partidos de Copa del Rey y ha tenido algo de presencia en siete encuentros ligueros, pero sólo en tres fue titular: 233 minutos. Tameen ha competido en cuatro partidos, 324 minutos. Un balance pobre. El técnico Juan Ferrando asegura que a los jugadores que llegan de fuera se les da un cariño especial, pero los que tiran del carro siguen siendo los Santi Santos, Aketxe, Matador y compañía. El proyecto Aspire camina muy muy despacio. Un camello no atraviesa el desierto en un día.
Fran Díez
Las espectaculares instalaciones de la Aspire Zone

No hay comentarios:

Publicar un comentario