martes, 10 de noviembre de 2015

Contra el césped artificial


Jugar en un campo de hierba artificial no resulta sencillo para futbolistas acostumbrados al césped natural. De hecho, para las escuadras locales supone una gran ventaja que queda reflejada en los datos de esta temporada. De los 18 partidos disputados sobre este tipo de superficie en el Grupo I de la Segunda División B solamente ha ganado un club visitante y fue además el más potente: el intratable Racing de Ferrol, líder hasta la fecha. Los equipos con hierba artificial han marcado 26 goles como locales y solamente han recibido seis en lo que va de campaña. Un balance significativo de lo mal que lo pasan los visitantes.


En el grupo en el que está encuadrado el Racing tres escuadras disputan sus encuentros en campos de hierba artificial: Guijuelo, Izarra y Valladolid B. En otros grupos hay muchos más estadios sin hierba natural, por ejemplo en el Grupo III hay hasta nueve, muchos de ellos sin homologar o muy antiguos. Los cántabros jugarán el domingo sobre hierba artificial por primera vez esta temporada ante el conjunto chacinero. En el campo municipal de Guijuelo se instaló el césped sintético en 2011 y no tiene ya nada que ver con la moqueta que tenía antes, más cerca del cemento que de una alfombra verde. Es un terreno de juego con homologación UEFA por lo que el Guijuelo podría jugar en Segunda División con este césped. El bote es muy similar al de la hierba natural, aunque no sea lo mismo, claro. Eso sí, es bastante corto (104 x 68), tres metros menos de largo que El Sardinero, aunque igual de ancho. De momento, el equipo salmantino es el único de los tres conjuntos con campo de hierba artificial que ha perdido como local. Les ganó el Racing de Ferrol 0-1 y fue después de no haber perdido en los cinco encuentros anteriores en casa. Los gallegos tuvieron además mucha fortuna para vencer en un encuentro que dominó el conjunto salmantino,

El filial del Valladolid disputa sus encuentros como local en los anexos del José Zorrilla. Allí siguen invictos: tres victorias y tres empates, con ocho goles a favor y tres en contra. En invierno es una plaza complicadísima donde resulta muy difícil no quedarse petrificado por el frío.... Si llueve es todavía peor porque el balón no tiene un comportamiento ni parecido al que debería tener en un terreno de juego que no es de los última generación... Por supuesto, no es un césped con homologación UEFA, un certificado que exige que el bote del balón sea adecuado, y además sus dimensiones son pequeñas. Buenos equipos no han ganado allí: Guijuelo (0-0), Cultural Leonesa (0-0), Coruxo (0-0) o Tudelano (3-2).

La grada tiene una capacidad para 1.500 espectadores y solamente en casos muy excepcionales juegan en el José Zorrilla, por ejemplo lo hicieron ante el Real Oviedo la campaña pasada. No parece probable que el Racing se libre de jugar en el Anexo el 13 de marzo.


El Izarra saca mucho partido de su campo, Merkatondoa es un auténtico fortín. El club navarro ha ganado cinco partidos allí y empatado uno, ante el Somozas (0-0). ¡Nadie le ha marcado en casa en lo que va de temporada! Su balance es de ocho goles a favor y ninguno en contra en seis partidos. Ganar en su feudo, de momento, ha resultado imposible, aunque es cierto que de los gallos de la categoría solamente ha pasado por allí el Logroñés de Pouso, que cayó 1-0. El Compostela y el Tudelano también perdieron con el mismo y exiguo resultado. 

El estadio se inauguró en 1928 y se remodeló en los años ochenta. Fue en el verano de 2009 cuando se sustituyó la hierba natural por la artificial y se mejoraron todas las instalaciones del club navarro. No es un césped sintético de tanta calidad como el de Guijuelo, además el campo del Izarra sí es muy estrecho y pequeño, 102 x 65 y saben aprovechar esa ventaja adaptando su juego a ese terreno. El Sardinero tiene 105 x 68 metros. En su 'caja de zapatos' el equipo de Estella no tiene nada que ver al que vimos en Santander actuando como visitante.

Fran Díez


No hay comentarios:

Publicar un comentario