sábado, 30 de enero de 2016

Un pistolero con silbato


Josep Subirats Matamoros. Apunten el nombre y recen para que no sea protagonista. Los apellidos son de árbitro, de eso no hay duda. Es su primera temporada en 2ªB y tiene 29 años. De momento, en la categoría de bronce desenfunda muy rápido la tarjeta y muestra casi seis por choque. Ha apuntado ya 39 cartulinas amarillas, que incluyen tres dobles que desembocaron en rojas.

Ha arbitrado siete partidos esta campaña, dos en el Grupo I, con tres victorias para el equipo local, un empate, y tres triunfos foráneos, así que no es un colegiado casero. Este será el partido más importante de su carrera, con unos 7.000 espectadores en el estadio y mucha presión. Lo más destacado que había arbitrado hasta la fecha había sido un Teruel-San Luqueño de los cuartos de final de la fase de ascenso a 2ªB.

Ese factor humano del árbitro puede decidir un partido tan disputado. Para el Racing el encuentro es casi una final y debe tener en cuenta esa faceta tarjetera del colegiado catalán. El UD Logroñés es el equipo del grupo que menos tarjetas recibe, menos de una por envite. Todavía no le han mostrado una sola roja a sus jugadores. El equipo que entrena Pedro Munitis es el undécimo en ese apartado estadístico con algo más de tres cartulinas por partido. El pistolero ha llegado a Las Gaunas, así que hasta el pianista debe ponerse a cubierto. Eso sí, como les mostramos en el gráfico muy pocas de las tarjetas han sido por algo que no haya sido una entrada.


Josep Subirats Matamoros, nació en Alcanar (Tarragona) el 28 de febrero de 1986. Es el menor de tres hermanos y fue jugador en varios clubes modestos de la zona. También estuvo un tiempo entrenando en el fútbol base. Trabaja en el sector de la seguridad privada, algo que podría explicar esa vena autoritaria y tarjetera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario