viernes, 3 de junio de 2016

Competimos


Llevo toda la semana como si me hubiera atropellado un tranvía y en cierta medida eso es lo que le ha pasado al Racing: le ha atropellado un tranvía llamado Reus. Como a Gaudí, que murió aplastado por un tranvía y que curiosamente era natural de Reus. El catalán universal no puedo terminar su opus magna, la Sagrada Familia, lo contrario de Pedro Munitis que sí pudo completar su obra particular, su Sagrada Cagada del trivote en el centro del campo, poco decorativa y menos eficiente aun. El capricho de Munitis. Después lo remató con una rueda de prensa como una catedral o una basílica.

Hemos competido señores. Di que sí. Que nadie te quite la ilusión. Seguro que el Cádiz está temblando porque competir para nosotros significa que no contento con remontar, vas, y te llevas otro para Santander. Por no funcionar, no funcionó ni el streaming. No vi el partido. No vi la Champions. No vi la luz al final del túnel. Y eso que yo suelo ser de los creyentes. Estuve en la Nova Creu Alta de Sabadell viendo ganar al equipo local 2-0 al descanso y empatar en el 94. No creo en los milagros, creo en las probabilidades y en el ‘black swan’, o sea, lo altamente improbable. Pero a los 7 minutos me tuve que resignar: lo altamente improbable no es que el Racing remonte un 0-3…lo realmente imposible de concebir es que el Racing juegue. Un ‘black swan’ en toda regla. Una posibilidad entre más de un millón.

Mi más sincera enhorabuena al Reus. Hasta ahora tenían a Gaudí, a Buenafuente y a Borges…bueno, ese es el de las nueces. Ya tienen equipo en la LFP.

Ahora mismo no estamos para nada. Bueno sí, para chirigotas. Y nos tocó el Cádiz. Sabemos que han tenido un año difícil, que no llegan bien a esta eliminatoria pero que han solventado la papeleta con el resacoso Ferrol. Las celebraciones antes de tiempo generan monstruos impredecibles. Entre Kichis y flamencos anda el juego. Entre Teófilas y fobias. Hemos perdido el nombre en Reus, ahora tenemos que salvaguardar algo de dignidad y de orgullo.

Competimos. Pero de competir no se trata, sino de ganar y de ascender para despejar el futuro económico de este club. Se trata de dejar de inventar sistemas en el partido 39 de la temporada. Y de jugar sencillo, que como ya sabemos, es lo más difícil del futbol. No, no competimos, ni nos recuperamos…esos son mentiras piadosas.

Aúpa Racing pese a todo, pese a los tranvías y los sistemas tácticos que descarrilan por los bulevares del futbol moderno. Y si en lugar de retorcer las frases y los esquemas vamos a lo fácil. A ser lo que somos: serios, aburridos, contundentes, cántabros.

El incendio de Santander se inició en la Calle Cadiz. El incendio del Racing bien podría originarse ante el equipo gaditano. Para modernismos, los de Gaudí. Para el Racing, lo de toda la vida, raza cuando ya no queda calidad.

Pierre Mahe

No hay comentarios:

Publicar un comentario