martes, 28 de junio de 2016

Viadero: “Estoy ilusionado y responsabilizado"


Preguntaron más a Manolo Higuera que a Ángel Viadero, algo muy significativo. El Racing tiene nuevo entrenador, pero las cuestiones sobre la Agencia Tributaria, el convenio con ITM o el fracaso o no fracaso de la campaña recién concluida acapararon buena parte de los 25 minutos que duró la presentación del nuevo técnico.

Es un hombre de la casa, racinguista desde siempre, que conoce la categoría. Trabajador, serio y discreto. El cargo parecía un traje hecho a medida para el entrenador santanderino, llegó a decir el presidente. Tampoco buscaron mucho más. Todos desean que sea un hombre de consenso y que sea capaz de navegar en aguas turbulentas. Si su equipo comienza ganando partidos tendrá viento a favor…

Viadero volvió a pedir perdón a la afición del Burgos, algo que había realizado ya con una nota pública y dijo haber pensado mucho la decisión de abandonar un club en el que estaba muy a gusto. “Las cosas hay que pensarlas y no ha sido fácil tomar una decisión, pero una vez que se puso en la balanza el venir al Racing, al club en el que me he criado, conozco desde que era muy pequeñín y donde estuve como entrenador muchos años… La llamada del Racing pesó mucho. Sé que vengo a un club con dificultades y en una situación deportiva que nada tiene que ver con la que yo conocía cuando entrenaba al filial, pero volver al Racing me hacía mucha ilusión y es un reto que tengo ante mí muy atractivo. No digo que haya sido fácil decidir porque ha tenido su dificultad, pero estoy encantado. Muy ilusionado en mi primer día y también responsabilizado porque sé de la dificultad que tiene esto, y principalmente vengo con muchísima fuerza que es lo más importante”, disertó sobre su llegada envuelta en cierta polémica. Su carta de libertad con el Burgos le ha costado 30.000 euros.


El nuevo entrenador del Racing no es de dar grandes titulares ni de hacer bromas. Es un profesional meticuloso, aunque ha relajado su nivel de exigencia a la plantilla y a él mismo en los últimos años gracias al coaching. No todo es apretar, también hay que aflojar…

Evidentemente es pronto para hablar de fichajes, aunque han salido ya algunos nombres a la palestra, como el del portero Raúl Domínguez. Ejerciendo de director deportivo del Burgos ya había contactado con varios futbolistas y concertado hasta los amistosos veraniegos. Aquí prefiere darse un respiro y analizar la situación antes de tomar decisiones precipitadas. Hasta la llegada de un director deportivo será el entrenador el encargado de fichar y ha pedido máxima discreción en las negociaciones por el bien del club. “No tenemos ni prisa ni pausa. Queremos que cada jugador que se incorpore al Racing tenga su momento. No hay prisa en absoluto. Si empezamos sobre el  12 ó 14 de julio y no tenemos la plantilla hecha, no hay problemas. Esta es una parte crucial del campeonato, es cuando se eligen los soldados y sobre todo es importante elegir bien para que el año salga lo menor posible. Si no tenemos la plantilla hecha nos vendrá bien para ver el rendimiento de los chicos de la casa y si la tenemos, pues excelente. Pero no creo demasiado en eso, creo en los soldados y luego ya llegará la táctica y su preparación adecuada. Hoy en día los jugadores llegan en muy buenas condiciones”, declaró.

El Racing necesita regresar al fútbol profesional y esa parece la meta para Viadero y lo que se le va a exigir: “El objetivo es ascender. Fracaso es una palabra dura cuando todavía no hemos ni empezado. No será fácil, pero por supuesto en mi mente está el objetivo de ascender”.

El entrenador montañés quiere una plantilla corta de once, doce o trece jugadores profesionales y el resto completado con la cantera. “Mirar a la casa” y “cantera” se ha repetido varias veces a lo largo de su discurso. Las apreturas económicas tampoco les dejará mucho más margen. “No es el club del que yo me fui, entonces estaba en Primera y era una época más boyante en todos los niveles. Ahora he llegado a un club más humilde y en unas circunstancias muy difíciles y con un día a día complicado”, reflexionó.


Sobre la valoración de si era mejor que el club quedase encuadro en el Grupo I o en el II, Ángel Viadero no se pronunció con rotundidad. Conoce los dos y cada uno tiene sus cosas buenas y malas. La Federación es la que decide y cuadra el puzle de los cuatro grupos de 2ªB. “En ambos grupos pueden estar arriba dos o tres equipos, eso es lo que más miro. En cada grupo por lo menos habrá un recién descendido de Segunda A y enemigos fuertes. En el Grupo I hay situaciones diferentes con estadios más de capital de provincia y otros conceptos de juego. En el II quizá nos encontremos con una idea más cercana a la nuestra. Dependiendo de en qué grupo militemos quizá haya algún matiz en la plantilla porque las exigencias de cada uno son diferentes”, disertó.



El técnico, que es bastante frío delante de los micrófonos, se emocionó un poquito al ser preguntado por la afición. “Aluciné en Burgos. Eso es un patrimonio del club. No hay aficiones en esta categoría así y ojalá que siga apoyando así. Se te ponen los pelos de punta cuando levantan las banderas y cantan ‘La fuente de Cacho’, como pelean por el equipo hasta el último momento… Eso es lo que probablemente haya mantenido al club junto con la gestión de la directiva en la situación en la que ha estado”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario