martes, 5 de julio de 2016

ITM ya trabaja con el Racing


Todavía no está firmado el famoso convenio de patrocinio, pero la empresa ITM trabaja ya codo con codo con el Racing como si ya estuviera dentro del accionariado de la entidad. La compañía de Cartes colabora activamente en la confección de la campaña de abonados, los nuevos carnets lucirán publicidad del grupo, y tratando de que se puedan renovar los asientos a través de internet. Su implicación con el equipo de fútbol es total… Otra cuestión es que toda la operación del convenio de patrocinio esté estancada a consecuencia de diversas causas.

En toda la maniobra de salvación del Racing el Gobierno de Cantabria desempeña una labor vital. Siempre ha sido así. Como explicábamos el martes 28 de junio, la postura del Ejecutivo sigue siendo la misma: apoyo total, pero dentro de la legalidad y de la disponibilidad económica… El equipo de Gobierno se había comprometido de palabra a poner cuatro millones de euros a lo largo de una década en publicidad, aunque en este caso deberían ser adelantados en 2017. 400.000 euros, una cantidad aceptable y dentro del mercado. La misma cifra que cuando se iba a firmar el convenio directamente entre el club y el Gobierno de Cantabria, aunque ahora ya el dinero no saldría de la Sociedad del Año Jubilar.

Mientras la operación se alarga la deuda del Racing con la Agencia Tributaria sigue subiendo a una velocidad de vértigo por intereses y sanciones de impago. La última cifra oficial son los 9.763.479,89 euros. No hace tanto tiempo eran “solamente” 8.993.307,11 euros en la última lista negra de morosos. Los intereses de demora, un 20%, se quedan en la Hacienda regional y cuando se salde la deuda, al levantar el embargo, el 50% del montante se ingresaría directamente en las arcas cántabras. Ahora mismo casi cinco millones. Firmar el convenio no se puede retrasar mucho más sin que se desemboque en una situación agónica, aunque el presidente Miguel Ángel Revilla haya regateado hoy a todos los defensas asegurando que “no sigo el tema, sé que sigue habiendo conversaciones, pero no sé cómo van”. Al final, los problemas siguen siendo los mismos que ha habido desde el principio: matices jurídicos, avales y dinero. Siempre dinero con una pizca de desconfianzas mutuas.

Y aunque la afición sigue planificando sus viajes y el club sus fichajes, lo cierto es que a medio plazo sin levantar ese embargo de Hacienda, la existencia del Racing estaría en gravísimo peligro teniendo en cuenta que a final de año se añadía una nueva losa: los primeros pagos del concurso de acreedores. Demasiado peso para flotar en 2ªB.

No hay comentarios:

Publicar un comentario