domingo, 21 de agosto de 2016

Los buenos principios de Viadero


El primer partido oficial de la temporada siempre es especial, con los condicionantes, los nervios, la ilusión, las caras nuevas y las expectativas de esa jornada inaugural… Es tan especial ese estreno que el equipo cántabro llevaba 12 años sin vencer su primer compromiso liguero, pero el Racing que entrena Ángel Viadero resolvió la papeleta con solvencia ante un Deportivo Palencia lastrado por su tormentoso calvario institucional. Fue una victoria 1-0 con la seriedad de un equipo mejor construido que la temporada pasada.

En la primera mitad el dominio de los locales fue total ante un Deportivo Palencia que buscaba dejar pasar los minutos para ganar en confianza y tranquilidad. Algunos de los futbolistas casi se acababan de conocer sobre el césped. Otros se habían conocido literalmente en el vestuario. Los castellanos tenían solamente cuatro futbolistas en el banquillo, aunque esta temporada se pueden inscribir siete. Tremendo. Y bastante es que han llegado a competir… Toda esa superioridad resultó infructuosa y el Racing se fue calmando como un perro ladrador y poco mordedor.

En el minuto 15 un remate del albaceteño César Díaz aprovechando un centro de Julen Casteñada salió demasiado centrado y flojo. Lo atrapó sin problemas Carmona, el portero visitante. Un instante después la carrera del delantero manchego sirvió para habilitar un pase a Dani Aquino dentro del área. Iván Zarandona pareció derribar al murciano con la cadera. El colegiado vasco no señaló nada y en la repetición tampoco se advertía un posible penalti.

Enseguida comenzó a verse ese fútbol pastoso de la categoría, ese sopor de bronce… Da igual que el rival no pase del medio campo, resulta complicado ver algo parecido a un deporte vistoso. Le costaba elaborar a un Racing estático y sin demasiadas ideas. Un disparo lejano de Álvaro Peña y los primeros bostezos de la temporada.

No cejó en su empeño el equipo de Viadero. No cayó en la modorra de la tarde soleada de agosto. El técnico santanderino quiere soldados valientes que corran hacia las trincheras enemigas a pecho descubierto. En el minuto 27 César Díaz, muy escorado a la derecha, disparó cruzado y Carmona tuvo que esforzase para despejar el balón. Una pared entre Peña y Aquino dentro del área, la calidad siempre se entiende bien, y el posterior disparo en una posición acrobática del murciano hizo intervenir de nuevo al arquero palentino. El Racing insistía como el mar Cantábrico.

Justo después iba a tener premio esa constancia. Óscar Fernández robó un balón en el centro del campo, se fue para el centro, levantó la cabeza y metió un pase sensacional al hueco. El gallego Héber Pena mostró a El Sardinero su velocidad y de primeras habilitó un pase perfecto para que Aquino fusilara a Carmona a placer. Hubo que esperar 36 minutos para ver el primer gol de la temporada. El murciano se lo dedicó a su hijo, que seguro que también sale goleador, como el padre y el abuelo. Cuestión de genes.

El Palencia se descompuso por un instante. Otro centro al área de Aquino lo golpeó Sergio de cabeza y estuvo a punto de sorprender al arquero foráneo. El Racing siguió buscando el segundo gol antes de irse al vestuario. Parecía que iba a ser un trámite resolver esta primera jornada liguera, pero el racinguismo tiene que sufrir. Si no sufre un poco no es auténtico Racing.


Los segundos 45 minutos arrancaron con las mismas premisas que los primeros. El Racing buscaba con avidez el gol ante un Palencia ensimismado, todavía de fase de rodaje después de cuatro días entrenando con Óscar de Paula. Carmona evitó el segundo gol atajando un disparo de Óscar Fernández a bocajarro, pero que le cogió demasiado escorado. Le sigue faltando templanza con el gol al de Renedo. En el córner posterior anularon un gol a Mikel Santamaría por fuera de juego.

Al cuarto de hora hubo ya un pequeño susto. El Racing se adormilaba y Diego Torres, el delantero del Palencia, veterano de mil guerras, creó un par de jugadas peligrosas… Sin problemas para Iván Crespo, eso sí. Se hacía necesario rematar la faena, algo en lo que sufría el Racing de Munitis la campaña pasada y que parece que también debe estar en el ADN del club.

La escuadra local seguía mandando y en la banda izquierda Héber seguía colgando balones peligrosos. Uno lo remató César demasiado desviado. En otra acción el extremo gallego volvió a colgar el esférico, pero no llegó nadie. Tocarlo un poco era gol. Nada más salir al terreno de juego Coulibaly fue derribado en la media luna. El africano puede ser un buen revulsivo para Viadero. Fue Héber Pena el que disparó la falta directa de manera magistral, aunque el portero rival sacó una mano salvadora… En el posterior saque de esquina remató Coulibaly de cabeza con peligro. El acoso sobre la portería del Palencia era total y el público se lo pasaba bien. No faltó ni la roja a Córcoles… Un digno sucesor de los Arzeno, Merino o Txema. El alicantino marcó territorio y añadió un poco de folclore a la fiesta popular. Con un hombre menos se podía complicar el choque, pero tampoco parecía el Palencia un rival temible. Hubo más nervios que ocasiones reales de peligro.

En una contra el Racing pudo matar el encuentro, pero Coulibaly no leyó bien la jugada y no pasó a Goñi en el momento justo. Después resolvió Héber chutando cruzado cerca del poste derecho. El susto final del Palencia sirvió para recordar que en 2ªB nada será fácil, pero este Racing militar es un tanque, rápido y poderoso. La temporada ha empezado con buen pie, que no es poco. Hacía 12 años que no se ganaba en la primera jornada. Este Racing tiene buenos principios, empezando por los del entrenador.

Fran Díez


Racing 1: Iván Crespo, Córcoles, Mikel Santamaría, Borja Granero, Julen Castañeda, Sergio Ruiz, Peña, Héber Pena, Óscar Fernández (Pablo Goñi, minuto 86), Dani Aquino (Gándara, minuto 80) y César Díaz (Coulibaly, minuto 75).

Palencia 0: Carmona, Pablo Pérez, Héctor, Pelayo, Acoidán, Iván Zarandona, Ibón (Rodri, minuto 61), Durántez, Xavi Moré, Diego Torres y Asier Arranz (Inestal, minuto 85).

Gol: 1-0 Aquino a pase de Héber Pena (Minuto 36).

Árbitro: Iñaki Sáez de Adana Oribe (Colegio Vasco). Expulsó a David Córcoles por roja directa en el minuto 79 y amonestó a Héber con amarilla en el minuto 30. Por parte de los visitantes mostró amarilla al central Acoidán y al defensa Pablo Pérez.

Incidencias: 6.433 espectadores en El Sardinero. Se guardó un minuto de silencio obligado por la Federación en memoria del que fuera presidente de la FIFA Joao Havelange. Hubo largas colas en las taquillas antes del encuentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario