martes, 14 de febrero de 2017

Un césped a estrenar


El Valladolid B todavía no conoce la derrota en su nuevo césped artificial. Se instaló estas navidades y solamente se han disputado sobre esta superficie sintética tres encuentros: Coruxo (2-0), Arandina (1-0) y Guijuelo (1-0). Es un césped de última generación y no tiene nada que ver con el antiguo, que se había quedado obsoleto y dificultaba mucho el juego por el bote del balón.


Ahora el campo principal de los Anexos del José Zorilla luce un tapete de última generación de césped artificial con un bote similar al de la hierba natural. El aspecto y el tacto de la nueva superficie es lo más parecido que hay en el mercado a la hierba natural. Nada que ver con lo que había anteriormente. Ha costado cerca de 400.000 euros y el club ha tenido el apoyo del Ayuntamiento y una firma comercial. El viejo césped artificial se donó a una fundación y será reutilizado en Guinea Ecuatorial gracias al exfutbolista Benjamín Zarandona.

El Racing se salvó de jugar allí la temporada pasada y excepcionalmente se abrió el estadio, pensando en que habría un desplazamiento masivo de hinchas cántabros que no se produjo. Este año será la primera vez que el primer equipo santanderino quede relegado a los Anexos. No tiene ninguna pinta de que haya en los últimos días una compra masiva de entradas en la capital cántabra. Y eso que el Promesas es quinto en la tabla, a trece puntos del Racing, pero a uno solo de la cuarta plaza. Es el partido de la jornada en el Grupo I de Segunda B, pero ni eso anima al racinguismo. Para que fuese rentable abrir el estadio o por motivos de seguridad se calcula que se deberían vender unas 1.500 entradas. Al filial pucelano suelen acudir unos 300 o 400 hinchas locales como mucho.

Rubén Albés, el entrenador del Valladolid B, valoró así el nuevo césped tras su estreno: "El campo está muy bien, pero requiere adaptación. Poco a poco volveremos a sentirnos en casa". De momento, su equipo, que tuvo entrenar en Tordesillas un tiempo mientras se instalaba el césped, ha ganado todos los encuentros sobre esta superficie. "El balón va más rápido y el campo es algo más pesado, de hecho algunos jugadores han terminado con más fatiga, pero pronto lo haremos nuestro e irá mucho mejor todo. Lo de la velocidad de la pelota es positivo porque nos permite desbordar al rival más fácil. Es una cuestión de aclimatación", matizó Albés. Este tipo de campos requieren de un periodo de uso para que se asiente el caucho y las hebras plásticas. El problema suele ser el viento, que si sopla con fuerza dificulta mucho el juego. Le pasó al Guijuelo en la última jornada disputa allí.

Este nuevo césped sirve también para los entrenamientos de la primera escuadra pucelana y desde luego mejoran mucho las instalaciones para todas las categorías inferiores. En La Albericia se espera tener renovados los Campos 3 y 4 en marzo. La superficie que se instalará no tiene nada que ver con la que se encontrará el Racing en Valladolid el domingo... Lo de allí ha costado tres veces más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada