lunes, 28 de septiembre de 2015

13.362 kilómetros


6.681 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta a Santander, en total 13.362. Esa es la distancia que recorrerá el Racing durante la temporada regular. Más kilómetros que el diámetro del planeta, 12.742. Si fuésemos en coche toda esa distancia llegaríamos desde la capital de Cantabria hasta Moscú, 3.860 kilómetros, volveríamos a casa y todavía podríamos ir otra vez. Tres trayectos y medio a la ciudad rusa. En tiempo son 129 horas y 46 minutos, como poco y sin contar paradas para comer o atascos de tráfico. Más de cinco días de autobús... Como en los viejos tiempos. Nada de vuelos chárter.

El desplazamiento más corto que afrontará el conjunto racinguista es el de Villaviciosa para jugar ante el Lealtad y los dos más largos son los de Vigo, los encuentros ante el Celta B y el Coruxo. Cáceres está un poquito más cerca de la capital cántabra que la ciudad gallega. Ninguna de las 19 salidas del año baja de los 150 kilómetros.

Aunque parezcan muchos kilómetros no lo son tanto en el ámbito del deporte. Un estudio realizado por Gopiliun servicio de búsqueda de viajes multitransporte, reveló que el Palermo hizo 48.228 kilómetros para disputar la Seria A del Calcio la temporada pasada. El Bastia, en Francia, recorrió 37.030 y el Celta de Vigo en España 30.956. La gran diferencia con la 2ªB es que en la categoría de bronce española no se coge ni un solo avión y en teoría los cuatro grupos reúnen a clubes con cierta proximidad geográfica. Los cuatro equipos madrileños de Primera División apenas hacen poco más de 15.000 kilómetros por temporada. Las ventajas de la centralidad. Si en 2ªB toca una escuadra de las Islas Canarias cambia bastante el kilometraje anual... Por cierto, según los análisis estadísticos de Gopili cuanto más largo es el desplazamiento del equipo menores son las posibilidades de ganar los partidos fuera de casa. Por supuesto, ayuda mucho viajar el día antes y hacer noche, aunque ante la Peña Sport no le funcionara al Racing lo de hacer el desplazamiento más cómodo.


En otras disciplinas deportivas sin tanta recompensa económica también se invierte mucho tiempo y dinero en viajes. Por ejemplo, el remero santanderino Miguel Ángel Ruiz Camus, en la bancada de Urdaibai estos últimos años. hace en torno a los 40.000 kilómetros al año entre regatas y días de entrenamiento en Bermeo yendo y viniendo desde Santander.


Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario