viernes, 25 de septiembre de 2015

El sobrino


En el Izarra juega el sobrino del Cuco Ziganda, que siempre solía marcarle gol al Racing cuando militaba en el Athletic. Cinco tantos endosó a los cántabros jugando con los leones desde 1994 a 1997. Afortunadamente, Mikel juega por delante de la defensa o de central y no suele anotar goles, así que no continuará el legado familiar. El sobrino del actual entrenador del Bilbao Ahtletic lleva ya ocho temporadas en el club de Estella. Tiene 31 años y el fútbol es para él un hobby, aunque tarde 50 minutos en coche para ir a entrenar todos los días y otros tanto de vuelta. “Soy todo lo contrario a mi tío, lo mío es secar a los delanteros rivales, aunque algo de olfato goleador sí que me ha dejado. Cuando era juvenil o más joven jugaba más adelantado, de mediocentro o mediapunta y solía marcar de vez en cuando, aunque no como un delantero”, recuerda.

Mikel Ziganda siempre ha estado muy unido a su tío, que le dio muchos consejos y al que admira profundamente. Se formó en la cantera de Osasuna, pero nunca dio el salto al fútbol de élite. Su apellido desde luego es una marca en el fútbol navarro. “Claro, me ha marcado a veces para mal y otras muchas para bien, pero cada uno es uno mismo… Lo otro es solamente un apellido”, explica.

No es el único sobrino que tiene el Cuco Ziganda en el mundo del deporte. Su sobrina Carlota, prima de Mikel, es una de las mejores golfistas nacionales. En su primer año como profesional logró la Orden de Mérito, algo que solamente había logrado Laura Davies en la década de los años ochenta. En su primer año como profesional fue la jugadado europea que más dinero ganó en premios, nada menos que 251.289 euros. Bastante más que los poco más de 80.000 euros que se gasta el Izarra en sus futbolistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario