domingo, 4 de octubre de 2015

El bueno, el feo y el malo: Sporting B - Racing


El bueno
Lo mejor fue el resultado. También el cachopeo, para los que tuvieron la suerte de quedarse a comer en Asturias. Y gracias. Este Racing gana sin convencer. Es como las patatas que acompañan al cachopo. Otro partido sin encajar un gol, con más suerte que otra cosa, y jugando muy poco. Las acciones aisladas y talentosas de Migue, Artiles o Iñaki, a eso se encomienda el equipo de Pedro Munitis, que tiene calidad de sobra. El tanto del Sporting B lo salvó bajo palos, muy atento, Coulibaly. Lo suyo es el antigol. Quizá hemos descubierto su verdadero puesto: lateral derecho. Ayudó mucho en las tareas defensivas a Francis… No escribo más, que me vengo arriba. ¡Couli, Couli!


El feo
Es una bestia bella o una bella bestia. De feo tiene poco, eso es evidente, podría ser hasta tronista. Alain Álvarez tiene más pinta de boxeador que de futbolista y es culpa del fotógrafo Nacho Cubero, que le subió al cuadrilátero para el diario As. El reportaje es absolutamente genial. Y está en racha, Cubero. Tanto que hasta gana títulos en el baloncesto regional como técnico. A Iñaki le metió en una cabina para cambiarse de Superman cuando acudió al rescate de su equipo. Eso es top. Miedo me da lo próximo, tendrá complicado superarse. El central asturiano, formado en Mareo, volvió a casa e hizo su mejor partido como racinguista hasta la fecha. No es que estuviera sobresaliente, pero cumplió. Le hacía falta. Necesita confianza. La mirada del tigre parece que ya la tiene.

El malo
Si Francis fuese un malo de película seguro que a punto de dominar el mundo se le venían abajo todos los planes. Se le caería el café sobre el botón rojo y el misil nuclear explotaría destrozando su base maligna. Los minions no le harían caso. Su gato le arañaría cada vez que le intentase acariciar… El andaluz sería un malo paródico, muy humano, pero torpón como Míster Bean. Se le coge cariño enseguida. Francis es un desastre. Parece gafado. Viéndole beber agua en la banda uno piensa que está ya más para los partidos de veteranos que para estas lides. El capitano es tan  buena gente como mal futbolista. A veces, cumple. Otras, como en El Molinón, da el cante.

Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario