lunes, 26 de febrero de 2018

Peor que en la primera vuelta


En los ocho primeros partidos de 2018 el Racing ha logrado solamente 11 puntos con tres victorias y dos empates. En los mismos partidos y ante los mismos rivales al comienzo de la temporada el conjunto racinguista obtuvo cinco más, 16, con cinco triunfos y un empate.

En la primera vuelta el Racing era cuarto y si contásemos solamente los puntos de esta segunda mitad de la campaña los santanderinos serían undécimos con la diferencia de goles negativa: menos tres goles. Unos resultados muy negativos.

El balance total deja al club racinguista cuarto. Es cierto que en las segundas vueltas los equipos de abajo se refuerzan, cambian y luchas más viendo las orejas al lobo del descenso más cerca o el caramelo de un premio para jugar la fase de ascenso ejerciendo de zanahoria delante del burro. Cada punto empieza a ser más complicado de conquistar.

Llama la atención el bajo rendimiento del Sporting B y el Mirandés en estos primeros ocho encuentros de la segunda vuelta. El Racing ha desaprovechado una ocasión de oro para dar un zarpazo en la tabla. Ahora tiene un comodín menos.


Atendiendo a los partidos de 2018 el Mirandés sería decimotercero, peor todavía quel Racing, con un balance de goles negativo de menos un gol, un poco mejor que el de los cántabros. El Sporting B sería cuarto con más cinco en el balance de tantos. El líder comienza a flojear, pero curiosamente mucho menos que los dos trasatlánticos del Grupo 2.

Leioa, Real Sociedas B y UD Logroñés han sido los mejores equipos en este arranque de la segunda vuelta. El calendario que tienen los santanderinos tampoco ayuda, especialmente a domicilio. En casa tendrán en teoría dos rivales asequibles, el CD Vitoria y el Amorebieta, pero fuera se medirá al Barakaldo -sexto mejor en 2018- y Burgos. Cuatro jornadas clave para ver si Carlos Pouso logra encontrar el puso al vestuario y al juego de su equipo.

El bagaje racinguista no puede ser más pobre. La temporada pasada solamente se perdieron cuatro partidos, dos en casa y dos fuera en la fase regular... En estos ocho primeros partidos de 2018 ya se han perdido tres. Un auténtico drama para el Racing en Segunda B, una categoría en la que el club está llamado a mandar como un grande. La campaña pasada el equipo cántabro fue el más fuerte actuando como local, algo que también se ha perdido en este curso. El 2018 se ha iniciado de la peor manera posible, aunque la derrota de Lezama podría haber supuesto tocar fondo, al menos en cuanto a resultados. La mejoría de ese inicio de la segunda mitad debería ser el camino para un Racing que pierde fuelle en la clasificación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario