miércoles, 7 de febrero de 2018

Poca pausa, mucho Pouso


“No quiero un momento de pausa”, fue una de las primeras instrucciones de Carlos Pauso en el césped. El técnico vasco quiere que su Racing sea muy intenso. Tanto como lo es en el entrenamiento.


Pese al intenso frío hubo más aficionados de lo habitual en las instalaciones Nando Yosu de La Albericia para seguir el primer entrenamiento de Carlos Pouso. También muchísimos medios de comunicación. Tiene tirón mediático.


Pouso tenía muchas ganas de volver al trabajo de campo. Colocaba conos y picas e incluso intentó levantar con ayuda de Oriol una de las porterías para un ejercicio con espacios reducidos. El catalán le advirtió de que no podrían, pero Pouso tiró de la mítica coletilla: “¡Hombre, que soy de Bilbao!”. El excentral catalán le respondió antes de pedir ayuda: “Pero yo no, míster”. Todos estaban contentos. La llegada de un nuevo gato hace que los ratones afinen los sentidos.


De la depresión de la mala dinámica y los pobres resultados con Viadero se quiere pasar a un equipo de mucha presión e intensidad. “No dejar crecerse al rival”, llegó a decir el de Lejona en la sala de prensa.


En el césped del campo 2, que terminó maltrecho por la lluvia de estos días, se atisbó poco de un posible once titular. En uno de los equipos, en espacio reducido, formó Granero de central como pareja de Gándara. A Sergio y Álex les tocó ejercer de laterales. Antonio Tomás y Rivero tenían protagonismo distribuyendo balón, Dani Aquino y César Díaz hacían pareja ofensiva… Detalles sin mucho sentido.

Borja Lázaro entrenó al margen, sigue con problemas musculares a los que se suma un pequeño resfriado. Gonzalo de la Fuente comenzó con el grupo, pero rápidamente se tuvo que retirar. El burgalés sigue con dolores en el pie y en el tobillo a la hora de golpear el balón.


Al finalizar la sesión Carlos Pouso se quedó charlando con el capitán, Borja Granero. El hombre fuerte del vestuario. El veterano entrenador se las sabe todas. Su segundo, Raúl García, estuvo un buen rato hablando con Heber Pena. El de Hernani fue muchos años lateral derecho del fútbol de plata y bronce, así que le puede ofrecer buenos consejos a un lateral zurdo. El Racing necesita que el ferrolano recupere su mejor nivel. Pouso quiere dar cariño a sus futbolistas y “no entrar como una elefante en una cacharrería con gritos y humillaciones, hay que hacer ver a los jugadores que son mejores de lo que están ofreciendo”. El nuevo entrenador del Racing recalcó varias veces que la situación del equipo no es tan mala. “No soy mago ni quiero vender humo”, comentó. Viene a ascender y no le asusta la presión.


Mañana jueves no habrá entrenamiento en los Campos de Sport. Pouso repite en La Albericia. Tampoco habrá partidillo a campo completo con titulares y suplementes… “Eso es algo de otros tiempos”, llegó a decir en la rueda de prensa de su presentación. Pouso huye de esa etiqueta de técnico anticuado. No lo es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario