sábado, 10 de marzo de 2018

Barakaldo-Racing: Lasesarre juzga a Pouso



Quedan diez partidos para que termine la fase regular, pero la sensación que transmite el Barakaldo-Racing de este domingo a las cinco es de todo o nada para los dos equipos. Los vizcaínos están a siete puntos del cuarto puesto y necesitan ganar para no descolgarse definitivamente de la cabeza.

Las mismas urgencias tienen los cántabros, ubicados en tercera posición a seis puntos –más el enfrentamientos particular– del líder, el Sporting B. Los mismos siete puntos para cumplir objetivos. Aunque un empate con pocos goles o ninguno parece el resultado más lógico atendiendo a las estadísticas de ambas escuadras el punto serviría de poco a ambos.

La jornada no será fácil para ninguno de los aspirantes al ascenso. Los seis primeros clasificados del Grupo II juegan a domicilio. El Mirandés visita El Plantío en el derbi burgalés, salida tan incómoda o más que la del Racing a Barakaldo, donde no ha ganado nadie todavía. Será un buen examen para los primeros clasificados y una jornada que puede marcar tendencias en esta recta final del campeonato regular. El Sporting B cayó en Amorebieta 3-0 y la UDL empató a tres en Leioa. La victoria 6-1 del Athletic B ante el Izarra les coloca cuartos de manera transitoria.

El Racing buscará los tres puntos, una confirmación de que el “campeón” ha vuelto de la mano de Carlos Pouso. Desde la llegada del técnico vasco al banquillo santanderino la mejoría en juego y resultados ha sido escasa. Apenas 20 minutos buenos en Lezama con derrota estrepitosa y una goleada al débil Vitoria con más efectividad de Borja Lázaro que otra cosa.

Hacía 28 años que el club santanderino no visitaba Barakaldo en competición oficial. Ni los más viejos del lugar se acuerdan de aquel partido que concluyó sin goles. Al final de aquella campaña el Racing celebró un ascenso en Getafe.


No parece que Pouso vaya a tocar mucho de su planteamiento o del once titular después de haber dado tumbos y volantazos desde que llegó. El de Lejona cree haber encontrado el camino con el 4-3-3 tras el último triunfo. Son baja por lesión Antonio Tomás y Óscar. La gran novedad podría ser el central Gonzalo de la Fuente formando pareja con Regalón. Gurdiel y Julen seguirán como dueños de los laterales a falta de competencia.

A Sergio Ruiz le volverá a encomendar esa labor de ‘5’ argentino, aunque no es la suya, con Granero y Rivero por delante. Arriba repetirá el tridente formado por Heber, Lázaro y Aquino a su aire, aunque algo escorado a la derecha de inicio.

Borja Lázaro ha tenido un poco de fiebre esta semana, la fiebre goleadora, pero el madrileño se ha recuperado sin mayores contratiempos. Pouso ha tenido charla al acabar el entrenamiento del sábado con varios futbolistas por parejas, con Gonzalo y con César Díaz y con Quique Rivero y Granero.


Habrá un gran ambiente en Lasesarre, un estadio que todavía no se ha llenado nunca. El racinguismo tampoco se ha volcado especialmente en el desplazamiento más corto de la temporada, aunque habrá unos 800 seguidores cántabros en el recinto. A última hora quizá se ronden los mil, con los rezagados de última hora que compren la entrada el mismo domingo. El club fabril también ha puesto en marcha una iniciativa para poblar sus gradas multicolores. Es una final, quizá más para los locales que para los cántabros.


El Barakaldo apela a que Lasesarre es su fortín. Nadie ha ganado allí esta temporada, pero alguna vez tiene que ser la primera y tampoco presentan resultados tan brillantes o apabullantes en su feudo. Los santanderinos perdieron allí hasta en pretemporada. Lasesarre será el juez del Pousismo y dictará sentencia sobre si realmente el avión verdiblanco despega o sigue volando a media altura con altibajos y la irregularidad de toda la campaña.

El jovencísimo riojano Borja Martínez García, 24 años, arbitrará la contienda. Nunca ha pitado al Racing a domicilio, pero sí que lo hizo en El Sardinero, un 4-0 al Caudal la temporada pasada, su primera campaña en la categoría. No es un colegiado muy tarjetero y se prevé un partido de intensidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario